Industria Agroalimentaria

España consumirá 30 millones de roscones tras una campaña cada vez más larga

viernes, 4 de enero de 2019


Roscón de Reyes (Foto C. Guardia)


Los españoles consumirán este año más de 30 millones de roscones de Reyes, un 3% más que un año antes, según cálculos de un sector que se beneficia de lo arraigado de esta tradición y de una campaña de ventas cada vez más larga.


Son datos del presidente de la patronal de los productores industriales de pan y bollería (Asemac), Felipe Ruano, quien coincide con representantes de pastelerías artesanas y obradores a la hora de destacar que el roscón ha pasado de ser una receta reservada para los 5 y 6 de enero a consumirse desde semanas antes.


De hecho, algunos pasteleros señalan que los roscones -un dulce redondo cuyos orígenes se remontan a las tortas que se degustaban hace miles de años en las fiestas paganas de Saturnales con motivo de los solsticios- comienzan a estar a la venta ya en noviembre, mientras que cadenas de restauración organizada y supermercados los comercializan desde principios de diciembre.


"A los fabricantes industriales -de roscones- nos ha dado una gran ventaja que se alargue la campaña. Los supermercados y las cadenas de restauración nos los piden muy pronto, cuando antes la demanda no comenzaba hasta entrada la Navidad", ha confirmado Ruano.


En su opinión, la desestacionalización ha sido clave para dibujar un escenario en el que es más fácil crecer, aunque un porcentaje de las ventas son unidades de menor peso y tamaño, informa Efeagro. "Calculamos que en los últimos 5 años ha habido un aumento del 30 % de las unidades, aunque en toneladas la subida sería del 20 %", ha señalado.


Los números reflejan que el roscón en España es una costumbre consolidada, con una media de 1,6 unidades por hogar, incluso en un contexto en el que la tendencia por lo saludable marca el paso del sector de la alimentación -y el segmento del dulce no es una excepción- y pese a la pujanza de competidores como el "panetone".


De los 30 millones de roscones que se consumirán este año en España, cerca de la mitad procederá de pastelerías y panaderías artesanas, cuyos representantes se muestran optimistas de cara a la actual campaña.


Ejemplo de ello es el presidente de la Confederación Española de Empresarios Artesanos de Pastelería (Ceeap), Miguel Moreno, quien ha asegurado que hay "buenas sensaciones" en el sector y ha incidido en que las ventas "se alargan cada año más", pese a que el pico sigue concentrándose en la primera semana de enero.


Maestros reposteros como José Fernández, de Pastelerías Nunos (Madrid), explica que el roscón de Reyes ya es un clásico de su obrador los 365 días del año y que cada Navidad saca "colecciones" especiales. Este año están centradas en películas infantiles (Frozen o 101 Dálmatas) y series televisivas (La Casa de Papel).


Fernández también constata "más alegría" en los pedidos que en otros ejercicios, ya que "se piden más roscones de 750 gramos y de 1 kilo, y el precio lo preguntan luego", al contrario que durante la crisis.


La asociación de los pasteleros artesanos de Madrid (Asempas) ha calculado que en estas fechas sus socios venderán cerca de 2,5 millones de roscones "a un precio similar al del año pasado", el 45 % de ellos rellenos de nata o trufa, mientras que el Gremio de Pastelería de Barcelona estima otras 900.000 unidades.


El presidente de esta entidad catalana, Elies Miró, ha hecho énfasis en las diferencias entre un producto industrial y uno artesanal, ya que este último es de más corta duración y está elaborado a partir de masa madre y sin conservantes ni colorantes.


En Horno de San Onofre, uno de los obradores más emblemáticos de Madrid, también han hecho estos días hincapié en la calidad de sus ingredientes y han sacado versiones decoradas con coronas diseñadas por tres ilustradoras en homenaje a un año "tan femenino" como el que fue 2018. 

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

EVENTOS DE AGENDA

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

//]]>-->