Distribución

Ocultar datos que influyen en los precios es publicidad engañosa, según el tribunal europeo

jueves, 9 de febrero de 2017

TribunalJusticiaUE 1


Comparar los precios de los productos de un supermercado y un hipermercado sin informar al consumidor de la diferencia entre los establecimientos es publicidad engañosa, según dictaminó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE), en relación con un litigio que enfrenta a Carrefour e Intermarché.


Según los jueces europeos, la publicidad comparativa de precios entre establecimientos de formatos y tamaños diferentes no es lícita en determinadas circunstancias.


"Esta publicidad puede ser también engañosa si no se informa claramente al consumidor en la propia publicidad de la diferencia de formato y tamaño de los establecimientos comparados", concluye la sentencia.


El caso se inició en diciembre de 2012, cuando Carrefour lanzó una campaña publicitaria en la que se comparaban los precios de 500 productos de grandes marcas en los establecimientos Carrefour y en otros de la competencia, incluidos los de Intermarché, y se ofrecía al consumidor devolverle la diferencia de precio duplicada si encontraba precios inferiores en otro lugar.


A partir del segundo anuncio, todos los establecimientos de Intermarché seleccionados para la comparación eran supermercados, mientras que los de Carrefour eran todos hipermercados.


Esta información figuraba únicamente en letra pequeña, bajo el nombre Intermarché, recuerda la sentencia.


La empresa responsable de la estrategia y de la política comercial de Intermarché, ITM, solicitó ante la justicia francesa que se pusiera fin a esta publicidad y una indemnización por daños y perjuicios por publicidad engañosa.


Un tribunal de París preguntó al Tribunal de Justicia europeo si esta publicidad que compara los precios de productos vendidos en establecimientos de tamaños o formatos diferentes, es lícita según la normativa europea de publicidad engañosa y publicidad comparativa.


También pidió que precisara si el hecho de que los establecimientos sean de tamaños y formatos diferentes constituye una información esencial que debe conocer el consumidor.


La sentencia dice que cuando el anunciante y los competidores forman parte de grupos con una gama de establecimientos de tamaños y formatos diferentes y la comparación no se produce entre los mismos tamaños y formatos, se puede falsear la objetividad de la comparación si la publicidad no menciona esta diferencia.


Recuerda además que es engañosa una publicidad comparativa que omite o disimula una información importante que el consumidor necesita para decidir sobre una compra con conocimiento de causa, o si la da de manera poco clara, ininteligible, ambigua o fuera de tiempo.


El Tribunal precisa que esta publicidad sólo es engañosa si no se informa al consumidor de que la comparación se lleva a cabo entre los precios en los establecimientos de tamaños o formatos superiores del grupo del anunciante y los aplicados en los establecimientos de tamaños o formatos inferiores de los competidores.


En ese contexto, dice que esta información no sólo debe proporcionarse de forma clara, sino que además debe figurar en el mensaje publicitario y que corresponde al tribunal de París comprobar si se cumple este requisito en este caso en particular. 

EVENTOS DE AGENDA

AGENDA

Octubre 2017
LunMarMieJueVieSabDom
 
1
2
3
4
6
7
8
9
11
12
13
14
15
16
17
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 

DESTACADO