Comercio Exterior e Interior

La Comisión Europea fija las prioridades en la negociación y admite diferencias con el Reino Unido

jueves, 4 de mayo de 2017


La Comisión Europea (CE) ha confirmado las prioridades de los Veintisiete en la primera fase de las negociaciones sobre el "brexit", unas discusiones que Bruselas augura "difíciles" por las diferencias entre las partes. El Ejecutivo comunitario adoptó su recomendación para la apertura de las negociaciones con el Reino Unido, sobre la base de las orientaciones políticas que dieron los líderes europeos el pasado sábado en una cumbre extraordinaria.


Bruselas dejó claro que la primera fase negociadora, destinada a resolver el "divorcio" entre las partes, se debe centrar en la protección de los derechos de los ciudadanos (tanto europeos en el Reino Unido como británicos en la UE), en el acuerdo financiero y en evitar una frontera exterior entre Irlanda del Norte e Irlanda.


El negociador de la CE sobre el "brexit", el francés Michel Barnier, dijo en una rueda de prensa que la UE espera que de aquí al otoño exista "suficiente progreso" en esos puntos para poder comenzar la segunda fase de las conversaciones, en torno a la futura relación.


La CE dio hoy así un paso más hacia el inicio formal de las negociaciones entre las partes, que comenzarán tras las elecciones británicas del 8 de junio, sobre mediados de ese mes, precisó el Ejecutivo comunitario.


Barnier no quiso entrar en el supuesto "desencuentro" que se produjo el pasado miércoles en Londres en la cena que junto con el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, mantuvieron con la primera ministra británica, Theresa May.


Sin embargo, reconoció que "las posiciones (de las partes) son diferentes, a veces muy diferentes", algo que aseguró que "no sorprende a nadie", pero consideró que por ese motivo "hay que empezar las negociaciones lo antes posible".


Barnier insistió en que la factura que los británicos deberán abonar por salir de la UE "no es un castigo ni un impuesto", sino que obedece a la necesidad de que Londres cumpla con los compromisos que ha adquirido.


"Abandonar la Unión no es una cifra, no es un precio a pagar, es una retirada ordenada con cuentas que aclarar", recalcó Barnier, que advirtió de que "no respetar las cuentas es una situación que podría explotar", y mencionó los "problemas políticos y jurídicos" que derivarían de la interrupción de proyectos y programas en cuya financiación participa el Reino Unido.


No quiso especular sobre el coste exacto de la factura que deberá pagar Londres, que según el periódico económico "Financial Times" podría ascender a 100.000 millones de euros.


No obstante, insistió en que habrá que hacer los cálculos sobre la base de una metodología que previamente las partes tendrán que acordar.


Barnier reconoció asimismo que el "brexit" tendrá un gran impacto y criticó que algunos "creen la ilusión" de que no va a ser así.


El negociador enfatizó que la primera prioridad será la protección de los derechos de los 3,2 millones de europeos que residen en el Reino Unido y de los 1,2 millones de británicos que están en la UE.


En ese contexto, explicó que habrá que garantizar en particular los derechos de residencia, trabajo, el acceso a la seguridad social y a los sistemas de atención sanitaria, así como el reconocimiento de los diplomas y otras cualificaciones.


Esos derechos, según la CE, se deberían proteger "durante toda la vida de la persona afectada".


También se deberán garantizar los derechos que correspondan a las ciudadanos que hayan vivido o residido en el pasado en ambas zonas, según la Comisión.


El Consejo (países de la UE) debería adoptar las directivas negociadoras que liderará Barnier en una reunión de ministros el próximo 22 de mayo. 

EVENTOS DE AGENDA

AGENDA

Noviembre 2017
LunMarMieJueVieSabDom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
23
24
25
26
27
29
 

El tiempo - Tutiempo.net
/center>

DESTACADO