Meteorología

Un estudio relaciona la interacción de dos fenómenos climáticos con la sequía

jueves, 21 de diciembre de 2017


SequaFotoMagrama


Un estudio liderado por el Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), en colaboración con la Universidad Ginebra, ha hallado una relación entre dos fenómenos climáticos y la sequía y la productividad de los ecosistemas.


La investigación, que acaba de publicarse en la revista 'Nature Communications', trata de responder a preguntas como cuáles son las causas de las sequías que sufre España de forma periódica, por qué a veces los inviernos son templados y lluviosos y otros son fríos y secos o fríos y húmedos o cómo actúan estos ciclos sobre la productividad de los ecosistemas terrestres.


El trabajo, liderado el profesor Jaime Madrigal, interrelaciona los datos históricos indicativos de dos fenómenos climáticos, la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) y la Oscilación Multidecadal Atlántica (AMO), y demuestra por primera vez que la interacción de ambos modos controla en gran medida la productividad de los ecosistemas.


La Oscilación del Atlántico Norte (NAO) es una fluctuación a gran escala en la masa atmosférica situada entre la zona de altas presiones subtropicales y la baja polar en la cuenca del Atlántico Norte, y es, en gran parte, responsable de los períodos de sequía en el continente europeo.


Estudios anteriores muestran que la NAO tiene un gran efecto potencial sobre diferentes aspectos, desde la fijación de carbono y el crecimiento de los árboles, a la producción de frutos o los ciclos de plagas forestales.


Sin embargo, la conexión entre la productividad forestal a largo plazo y la NAO presentaba algunas inconsistencias, como periodos en los que los ciclos climáticos no se correspondían a lo esperado por el valor de la NAO.


En su trabajo, los investigadores de la Universidad de Alcalá muestran que estas inconsistencias pueden tener su origen en anomalías periódicas de la temperatura a nivel superficial del Océano Atlántico, conocidas como Oscilación Multidecadal Atlántica (AMO).


Se trata de fenómenos oceánicos que aparecen en el norte del Atlántico y por los cuales las temperaturas oceánicas siguen un ciclo de una duración total de unos setenta años.


Estos cambios de la temperatura del océano afectan a la atmósfera, pero no instantáneamente, sino con un cierto retraso.


El trabajo es el resultado de una línea de investigación exhaustiva que comenzó hace más de cinco años y que integra datos de archivos históricos, climatología, modelos estadísticos y ecología forestal.


"Ha sido un trabajo fascinante, desempolvar archivos de finales del siglo XIX para tener estimaciones precisas de cómo ha evolucionado la productividad de los bosques en España durante el último siglo y analizarlos con herramientas del siglo XXI para comprender las causas de los ciclos climáticos y sus consecuencias sobre la productividad de los ecosistemas españoles" explica Miguel Ángel de Zavala, coordinador del estudio en la UAH.


La investigación, que ha sido posible gracias a la colaboración de la Universidad del País Vasco y de la Universidad de Castilla-La Mancha, integra datos de pinares de varias localidades en Castilla-La Mancha y en Castilla y León.


"Estos pinares eran la base del sustento de muchas zonas rurales en España desde el siglo XIX, por lo que se llevaba a cabo una cuantificación exhaustiva de los recursos disponibles, madera, pastos o resina", explican los investigadores.


El problema es que muchos de los trabajos anteriores se basaban en proyecciones de modelos y además no consideraban la interacción entre ambos modos climáticos, la NAO y AMO.


Los resultados del trabajo muestran que la NAO y la AMO en sus distintas fases ejercen un elevado control sobre la productividad forestal, debido a la disminución de las precipitaciones y temperaturas invernales.


La NAO es como una llave que abre y cierra la entrada de las borrascas, pero es necesario el control de AMO -ligada a la temperatura del Atlántico en latitudes extratropicales y a la formación de borrascas- lo que finalmente determina la temperatura y humedad del aire que llega a la península.


En una situación de sequía como la que está azotando el Mediterráneo en los últimos tiempos, estos hallazgos podrían ser esenciales para la planificación hídrica, agraria y forestal, y en particular para evaluar la vulnerabilidad climática de los ecosistemas, según la UAH.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

EVENTOS DE AGENDA

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

//]]>-->