Regadíos y Abastecimientos
Estudiarán fórmulas para no pagar la tarifa y alerta del "drama social" que podría generar la desaparición del trasvase "sin un plan B"

Los regantes anuncian movilizaciones "continuas" ante la "decisión política desvergonzadamente falsa" de dejar al Levante sin agua

jueves, 19 de diciembre de 2019

WhatsApp Image 2019 12 19 at 08.41.08


El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura anunció ayer "movilizaciones continuas" tras autorizar el Ministerio para la Transición Ecológica un trasvase para diciembre únicamente para abastecimiento, dejando a cero los regadíos del Levante y el Sureste con el argumento del estado del Mar Menor, lo que supone una "decisión política desvergonzadamente falsa" en palabras del presidente del Scrats, Lucas Jiménez.


En una rueda de prensa en la que compareció toda la Junta de Gobierno del Scrats, Jiménez advirtió que el uso de este tipo de argumentos anuncian "la muerte" de la agricultura no sólo en la zona ribereña del Mar Menor, sino de toda la zona de riego del trasvase, una infraestructura "declarada de utilidad pública", pero de la que el Gobierno de España se "averguenza" en lugar "de sacar pecho por ser una agricultura sostenible de las más avanzadas del mundo".


Las movilizaciones comenzarán hoy cuando, tras la celebración de la Junta de Gobierno del Scrats, todos sus integrantes vayan dando un paseo hasta la Delegación del Gobierno en Murcia para entrevistarse con su titular,  Francisco Jiménez. "En modo alguno queremos causar molestias a los comerciantes y menos en estas fechas", apuntó el presidente del Scrats, quien subrayó que "sin la ciudadanía, nuestro movimiento está perdido".


Asimismo, alertó que la decisión de trasvase cero para el regadío pone "en jaque" al sector agrario Levantino por su "enorme dependencia" del Tajo-Segura y dijo no entender cómo el ministerio adopta esta decisión "a las bravas, sin pagar indemnización" y manteniendo la obligación a los regantes de seguir pagando la tarifa por un agua que no recibirán.


Por ello, están estudiando la posibilidad de devolver por impago esta tarifa o ejercer la objeción fiscal "por cada decisión aberrante de este ministerio politizado", lo que supondría dejar de pagar algo más de un millón de euros al mes. Además, cuestionó al Miteco que haya tomado esta decisión "sin un plan B", lo que podría generar un auténtico "drama social" en las miles de familias cuya economía depende, directa o indirectamente, de la riqueza que genera el trasvase.


Jiménez, quien reconoció que "lo que impera dentro de mi es la ira", lamentó que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se haya reunido "hasta con el orfeón de Ponferrada, pero no con los regantes del país representados en Fenacore, ni con los agricultores".


Por su parte, el vicepresidente del Scrats y presidente de Riegos de Levante Margen Derecha, José Antonio Andúgar, ha dicho que la explicación que ha dado el ministerio "no la entiende ni la ministra", y aseguró que cuentan con el respaldo del Gobierno de la Comunidad Valenciana.


FINAL DE AÑO "AMARGO"


"El gobierno está empecinado en darnos un final de año verdaderamente amargo. Estamos ante un trasvase cero que intenta culpabilizar a toda la agricultura de Murcia, Alicante y Almería de un problema ambiental como es el Mar Menor", agregó Lucas Jiménez, quien se preguntó "cómo puede influir un riego de invernadero en Almería o un cultivo en Alicante en el Mar Menor".


"Siento hoy pesar por unos magníficos técnicos que tiene le ministerio para la Transición Ecológica que están siendo menospreciados por sus jefes", añadió, y apuntó que esos técnicos decían que había 108 hectómetros cúbicos para un semestre y "de momento llevamos cero".


"Nadie puede demostrar que dejando a la agricultura de Alicante, de Murcia y de Almería en secano vaya a mejorar la situación del Mar Menor", incidió, y advirtió que tal medida "pone en jaque a todo el sector primario que en recientes tiempos de crisis ha mantenido esta economía regional y lo pone en jaque precisamente cuando se anuncian tiempos de recesión".


Además, remarcó que "pone en jaque a la propia desalación, porque si no llegan aguas procedentes del trasvase es inviable, no ya por precio, sino por propia regulación del recurso, que está preso en la costa y que solamente con el uso de comunidades de regantes cercanas a la desaladora, entre ellas del Campo de Cartagena, es posible que otras comunidades de regantes puedan recibir el agua desalada".


Finalmente, comentó que "la ministra y el secretario de Estado deben creer que en esta región habitan una manada de imbéciles", y lamentó que la dirección del ministerio "se ha plagado de auténticos ilusos porque los regadíos del Levante no tienen la culpa en absoluto de lo que esté ocurriendo en el Mar Menor y no vamos a pagar este pato".

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD