EN NOMBRE PROPIO

​Gigante (Avicam): “El reto es la declaración del huevo como producto sujeto a contingentes y aranceles especiales contra la competencia desleal”

viernes, 6 de marzo de 2020

Presidente avicam (foto fedeto)


Avicam es la asociación más importante de España en el sector del huevo, representando la tercera parte de la producción de huevos en nuestro país. ¿Cuál es el censo de gallinas con el que cuentan en la actualidad? ¿Cuántas granjas existen y cómo son?


La Asociación de Avicultores de Castilla-La Mancha (Avicam), actualmente cuenta con cerca de 50 empresas asociadas, unos 13 millones y medio de ponedoras, las cuales se estima que representan más del 90% de la cabaña actual en Castilla-La Mancha (C-LM). Dentro de Avicam se encuentran asociadas empresas con explotaciones ubicadas en las 5 provincias, aunque la gran mayoría de las explotaciones se encuentran localizadas en las provincias de Toledo y Guadalajara. Ese elevado porcentaje de asociados dentro del sector de avicultura de puesta de C-LM se ve respaldado aún más por el tipo de granjas a las que representa, ya que la Asociación da cabida tanto a grandes explotaciones avícolas, como a pequeñas explotaciones de carácter familiar, así como a granjas de recría e industrias de producción de ovoproductos. Nuestros asociados son en su mayoría Pymes asentadas en zonas rurales donde contribuyen a la fijación de la población y al desarrollo económico. Casi todas las granjas están vinculadas con centros de embalaje propios, en los cuales, con una actividad de carácter industrial, se seleccionan y envasan los huevos para su posterior comercialización. En muchas de las explotaciones existen también fábricas de pienso anexas para consumo interno.


¿Qué peso económico supone la producción de huevos en Castilla-La Mancha?


Según los últimos datos correspondientes al año 2017, la producción de huevos en C-LM ascendió a una cifra de 277,79 millones de euros, lo que supone, en el total de nuestra comunidad autónoma, el 16,94% de la producción animal total, y el 5,17% de la producción agraria total, incluyendo en esta última tanto la producción vegetal como la animal. Si comparamos la producción de huevos en C-LM con los datos agregados a nivel nacional, vemos que, para ese mismo periodo, la producción de huevos en nuestra región, medida en miles de docenas, supuso el 26,30% de la producción total en toda España. También resulta interesante comparar el peso de nuestro sector en la producción agraria total de C-LM, que como hemos visto antes representa el 5,17%, con el mismo valor a nivel nacional, que sólo llega al 2,27%, es decir, menos de la mitad del peso que el sector ostenta en Castilla-La Mancha.


Uno de los retos de Avicam es la implantación de un nuevo protocolo de bioseguridad para mejorar las condiciones de trabajo en las explotaciones ganaderas. ¿Qué supondrá esta iniciativa para el sector y sus productos?


Cuando hablamos del liderazgo nacional del sector de C-LM, trasladamos un mensaje breve, objetivo y comprensible: número de aves y porcentaje que representa C-LM sobre la producción nacional. Pero si esto es así, es porque detrás hay un gran tejido empresarial y excelentes profesionales que día a día trabajan en mejorar aspectos fundamentales que garantizan la sostenibilidad del sector, como es la bioseguridad, elemento básico en la sanidad/bienestar animal y la seguridad alimentaria. En relación al nuevo protocolo de bioseguridad y seguridad alimentaria, el trabajo de Avicam ha consistido en liderar y poner a trabajar juntos a todos los técnicos del sector en C-LM, en el Comité Técnico Veterinario, que después muchas horas de trabajo y numerosas reuniones de coordinación, fueron identificando todos los elementos de incidencia en bioseguridad, seguridad alimentaria y experiencias de campo personales. Tras la identificación de puntos críticos procedió a la jerarquización y ponderación de los mismos. El objetivo final es tener una categorización de explotaciones sobre la base de las puntuaciones obtenidas en la aplicación del protocolo y establecer planes de mejora y vigilancia de las puntuaciones obtenidas. A este desarrollo contribuyeron también excelentes profesionales de las Junta de Comunidades que trabajaron conjuntamente con nuestros Técnicos, impulsados por los Directores Generales de la Áreas de Ganadería y Sanidad a través del Convenio de Colaboración firmado entre estas DG y Avicam.


Desde nuestro punto vista, se trata de un trabajo en equipo ejemplar de lo que debe ser la colaboración entre la Administración y sector privado. Para culminar el proyecto se contrató a una compañía certificadora que dio forma a todo este trabajo, mediante la elaboración de un protocolo y que será quien actué como evaluador o certificador independiente. En definitiva, con este proyecto el sector asume un nivel de autoexigencia superior al establecido por la normativa y bajo el control de un organismo independiente que certificará el nivel de cumplimiento y una valoración en base a la puntuación obtenida. Es un proyecto con tanto trabajo detrás, tan ambicioso e ilusionante que me parece de justicia poner en valor el esfuerzo de todas las personas que han contribuido a su desarrollo, entre los que no tengo por menos que destacar a mi predecesor en el cargo Juan Julián Sánchez Cifuentes y toda la anterior Junta Directiva de Avicam a la que tuve el honor de pertenecer y ante todo al Comité Técnico Veterinario. Un trabajo de este nivel supone un factor fundamental en la RSC, la sostenibilidad y dignificación de las empresas de Avicam adheridas al protocolo. Esta iniciativa supondrá para el sector, un nuevo estímulo de mejora, que más pronto que tarde será reconocida por los mercados tanto nacionales como internacionales. Una parte importante de nuestras exportaciones están dirigidas a mercados muy exigentes donde podríamos posicionarnos como proveedores preferentes. De cara a las granjas de la región marcamos un incentivo para la mejora y dejar trazado un camino para hacerlo de la forma más eficiente. Para la Administración estamos facilitando instrumentos, controles, certificaciones de terceros independientes y en definitiva unos niveles de transparencia que deben contribuir a potenciar el clima de confianza necesario.


¿Existen diferencias importantes en la distribución de la producción de huevos entre España y la Unión Europea?


En primer lugar, debo destacar que hablamos de un mercado único y sujeto a idéntica normativa en temas de Bienestar Animal, Seguridad Alimentaria, Medio Ambiente, Nutricionales, … etc., todos estos aspectos recogen lo que llamamos Modelo Europeo de Producción, por cierto, uno de los más exigentes del mundo en todos estos ámbitos. Al igual que existe un modelo de producción europeo existe también una normativa de comercialización única para todo el ámbito UE. Sin embargo, si existen diferencias importantes en la forma que se organizan los productores para abordar los mercados. Mientras que en España la mayor parte de las empresas, independientemente de su tamaño, controlan toda la cadena de valor del huevo “de la granja a la mesa”. En el resto de la UE es más frecuente un modelo en el que productor concentra su oferta en unos pocos comercializadores, de forma que esta oferta llega a los mercados de una forma más ordenada, facilitando la obtención de mejores precios por parte de los productores, de hecho, al visitar cualquier país europeo es habitual encontrar precios de venta mucho más elevados que en España. La dispersión de la oferta, en el caso español, hace que se obtengan precios inferiores de venta (demasiados ofertantes para una demanda cada vez más concentrada), a pesar contar con una calidad excepcional, por el mayor control sobre toda la cadena productiva y comercial que además a estar integrada y ser mucho más corta, puede aportar un huevo mucho más fresco al consumidor.


¿Cómo afectarán las negociaciones de libre comercio al sector del huevo en Castilla-La Mancha?


Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en los acuerdos de libre comercio, es la dificultad de trasladar los mayores costes que supone el Modelo Europeo de Producción (bienestar, medio ambiente, limitación de empleo de transgénicos, … etc.), a los acuerdos comerciales. Se trata de normas que regulan los aspectos productivos pero que no tienen reflejo en las normas de comercialización. No deja de ser una de las reivindicaciones del sector a nivel europeo, pero dada la complejidad de muchos de los acuerdos comerciales internacionales, la transacionabilidad entre productos e intereses estratégicos, nos colocan en una posición de debilidad en estos acuerdos. El reto, en los diferentes acuerdos internacionales, es la declaración del huevo como producto sensible sujeto a contingentes y aranceles especiales que nos protejan de una competencia que podría calificarse de “desleal”, al no estar adaptada a las normas de producción europeas y gracias a esta situación disponer de unos costes de producción muy inferiores. Para mayor complejidad el problema no termina aquí, puesto que en los mercados internacionales muchas veces se comercia con derivados de huevo (huevo polvo combinado con otros ingredientes) que a través de partidas arancelarias distintas al huevo “ingrediente alimentario XXX”, llegan a vulnerar los mecanismos de protección establecidos. Para un gran productor como es CLM, es fundamental conseguir que a los acuerdos comerciales internacionales se incorporen las exigencias existentes para la producción interna, de forma que el mercado interno no se vea invadido por producción externa con unos estándares de exigencia inferiores. Por otra parte, está nuestra posición de exportadores que nos obliga a:


  • Diseño de explotaciones muy eficientes que ayuden a paliar los mayores costes del Modelo Normativo Europeo.
  • Poner en valor todas las ventajas derivadas de dicho modelo, más las que nosotros podamos aportar como elemento diferenciador. Nuestro protocolo y ese nivel de exigencia “por encima de normativa”, será un elemento de valor para algunos mercados con un nivel de exigencia extraordinaria.


Huevos (Foto Mapama)


¿Cuáles son los destinos internacionales más importantes de las producciones de huevos en Castilla-La Mancha?


Si estudiamos los datos agregados a nivel nacional, cuya evolución se desarrolla de forma paralela a los de nuestra comunidad autónoma, los principales destinos a nivel de la UE durante el ejercicio 2018 fueron: Francia, con el 45,37%, Italia, con el 18,33%, Portugal, con el 15,59%, Países Bajos, con el 11,82%, Alemania, con el 3,54% y Reino Unido, con el 3,20%, quedando el 2,14% para el resto de países comunitarios. Con respecto a los países terceros, es decir, exportaciones extracomunitarias, para ese mismo periodo, tenemos los siguientes destinos principales: Israel, con el 39,13%, Mauritania, con el 17,38%, Filipinas, con el 6,37%, Rusia, con el 4,77%, Hong-Kong, con el 4,46%, y Guinea Ecuatorial, con el 3,92%, quedando el 23,95% para el resto de destinos. Cabe destacar la evolución de las exportaciones a países terceros en el periodo 2017-2018, con un incremento del 103,23% en las exportaciones a Israel, del 64,2% a Mauritania, y del 237% a Filipinas, lo que denota el peso cada vez mayor que estos países tienen como destino final de la producción del sector.


¿Cuál cree es la principal amenaza para el sector del huevo?


No sé si me encuentro entre los calificados como “optimistas antropológicos”, pero veo un alimento tan lleno de cualidades que será capaz de superar los obstáculos, a los que con frecuencia tenemos que hacer frente. El sector ya fue capaz de hacer grandes esfuerzos para adaptarse en 2.012 a la Directiva Europea de Bienestar Animal (1999/74) que supuso una reestructuración total de nuestro tejido productivo y que puso a Europa a la vanguardia en medidas de protección de las gallinas ponedoras. En la actualidad, nos enfrentamos a nuevas demandas de huevos procedentes de sistemas de producción que apenas si tenían presencia en nuestro país hace tan solo dos años y el sector está siendo capaz de abordar esa demanda (a veces real, a veces inducida). 


¿Cuáles son las oportunidades para el sector del huevo en Castilla La Mancha?


Si a la oportunidad de tener un gran producto; en CLM sumamos la de tener un excelente tejido empresarial, grandes profesionales y una Asociación que lucha por hacernos mejores, ya tenemos un factor de éxito importante. Pero además debemos añadir una ubicación geográfica privilegiada que nos posiciona en un área de proximidad al principal núcleo de población del país y de forma equidistante del resto de España y de sus puertos (desde donde exportamos y recibimos alguna materia prima importante).  Finalmente, debemos decir que se trata de una actividad desarrollada en el mundo rural, aportando inversión, empleo y valor añadido a los productos agrícolas que allí se producen y que son transformados en un alimento básico de gran calidad e importantes cualidades nutricionales, exportado al resto de España y resto de mundo, retornando toda la riqueza generada a nuestro lugar de origen. Diría que hay una simbiosis importante entre nuestra tierra que nos aporta unas ventajas muy importantes y el sector que le retorna empleo, riqueza e inversión.


Algunos movimientos animalistas tratan de trasladar al consumidor la eliminación de la cría de gallinas en jaulas. ¿Qué opina de esta propuesta?


En primer lugar, deseo trasladar todo mi respeto hacia estos movimientos, aunque con importantes discrepancias en muchos aspectos, pero me parece fundamental mantener el respeto desde la diferencia, porque aquí no se está planteando un tema “ético”, es una cuestión ideológica y de forma de vida en la que no cabe la imposición, sino respeto a la opción que cada uno libremente elija. Por otra parte, dentro de todos estos movimientos hay que distinguir entre animalistas, flexitarianos, vegetarianos, veganos, ecologistas, ... etc. Comento esto porque hablamos de ideologías o propuestas de forma de vida muy diversas que tienden a mezclase y meterse en el mismo saco, pero que en algunos aspectos tienen muy poco que ver y en otros presentan serias discrepancias. Dicho lo anterior, desde el sector respetaremos siempre la demanda que libremente manifiesten nuestros consumidores y siempre que sea posible desde la máxima trasparencia e información al respecto nuestro objetivo será atender esa demanda.


¿Considera que hay cierta confusión entre los consumidores sobre el bienestar animal de las gallinas de puesta? ¿Cuál es la realidad?


Hay bastante confusión, desinformación y desinformación, a veces intencionada. Sin embargo, hay en esto tres grandes verdades. Tenemos en Europa la legislación mas exigente en protección del bienestar de las gallinas ponedoras, todos los sistemas de producción europeos bajo los que operamos los productores españoles, son respetuosos con el bienestar de las gallinas ponedoras y ningún sistema de producción “per se” es garantía de bienestar animal si no va acompañado de una alimentación adecuada, calidad del agua suministrada, adecuado manejo de los animales, control sanitario, medidas de bioseguridad, condiciones higiénicas, control de parásitos etc…. Por tanto, debe entenderse el bienestar como un concepto independiente de sistema de producción que debe ser correctamente evaluado por expertos de acuerdo a protocolos aceptados universalmente.  En la Unión Europea, tras la aplicación de la normativa de bienestar animal de gallinas ponedoras en 2.012. Se establece un compromiso con el bienestar animal dotado de un presupuesto importante, destinado al estudio de evaluación y medición del bienestar animal. Fruto de este proyecto nace un modelo que es capaz de medir y en definitiva cuantificar los niveles de bienestar, se trata del modelo “Welfare Quality”, avalado por más de 25 universidades y centros de investigación de todo el mundo y en cuya aplicación y certificación están las grandes firmas de certificación de todo el mundo. En base a todo esto diría al consumidor, consuma huevos, consuma el tipo de huevo que mejor se adapte a sus preferencias ya sean objetivas o subjetivas. Pero si entre sus prioridades está el Bienestar Animal, exija que el producto este certificado en este aspecto. Tal y como actuamos en cualquier ámbito de nuestra vida.


Sobre este aspecto, ¿es suficiente la implicación de las administraciones para dar a conocer la importancia del huevo y su visibilidad?


Creo que no se le da la importancia suficiente desde la administración, al menos es mi percepción como productor y en comparación con otros alimentos que han contado y cuentan siempre con apoyo institucional importante de promoción del consumo. Dentro de las tendencias y recomendaciones de consumo podríamos destacar tres vectores a seguir: comer sano, comer natural y controlar el sobrepeso. Nadie duda del huevo como producto natural, que hoy en día ha desterrado la creencia sobre su efecto en el nivel de colesterol en sangre, se puede catalogar entre los productos más sanos, por otra parte, el huevo es un alimento tan completo que es capaz de generar un nivel de saciedad al organismo, elemento esencial para evitar esa necesidad de “comer y picar” que es uno de los hábitos que contribuye al sobre peso.


¿Qué responsabilidad tienen los productores de huevos en relación con la información facilitada a los consumidores?


Pocos o ningún producto de alimentación cuenta con tanta información al  consumidor, información que en gran parte aparece impresa en la cáscara de cada huevo (sistema de producción, país de origen, municipio, número de explotación del municipio y opcionalmente gallinero de la explotación en que ha sido producido), en cada envase además de recogerse el sistema de producción, se incluye el centro de clasificación en el que ha sido seleccionado y envasado, ubicación del mismo y registro sanitario, a esto se añaden algunos elementos de etiquetado facultativo como alimentación especial, Bienestar Animal, etiquetado facultativo que debe ser certificado por el organismo correspondiente, … etc. Creo que pocos productos pueden ofrecer tanta información, siempre trazable y con tanto nivel de detalle.


Por último, ¿cuáles son los retos de futuro para Avicam?


El objetivo es dar voz al sector, hacer de la asociación una organización inclusiva donde pueda sentirse representada toda la avicultura de puesta. Los retos los seguirá marcando en propio asociado a través de sus órganos de participación, Asambleas, Junta Directiva, Comités de Dirección, Comités Técnicos Veterinarios, … etc., siempre intentado defender los intereses del sector, la de llevar las mejores prácticas disponibles a nuestros asociados e incentivar fórmulas de mejora y competitividad. A día de hoy el reto más inmediato es la implantación mayoritaria del protocolo de bioseguridad y seguridad alimentaria.


EN NOMBRE PROPIO


-Un libro o una película...La vida es bella.

-Un color...El rojo, rojiblanco como buen Atlético.

-Un animal... Tiene que ser … la gallina.

-Una afición... Las sobremesas con amigos, la lectura, todo tipo de ciclismo, los viajes, … me falta espacio y sobre todo tiempo.

-Un deseo... La Paz en el Mundo, el fin del hambre y la miseria y que la ciencia encuentre respuesta a algunas de esas enfermedades que tanto sufrimiento generan.

-Un día de la semana... Cualquiera, soy de los de “hoy puede ser un gran día, plantéatelo así …”

-Una estación del año... El inicio del otoño.

-Una comida... Huevos fritos con patatas.

-Un destino... Cualquiera en la compañía adecuada.

-Un refrán... Prefiero un dicho. Para expresar algo de gran valor decimos “vale un huevo” y aunque digan que es de necios confundir valor con precio, la valoración positiva del producto es en si muy importante.

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

EVENTOS DE AGENDA

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

PUBLICIDAD