Ciencia

El cultivo de trufa negra, pistacho y lúpulo, alternativa en las zonas altas y en despoblamiento de la Región de Murcia

lunes, 2 de marzo de 2020

103551 20200229Cultivos alternativos



El cutivo de la trufa negra, del pistacho y el lúpulo se han convertido en una alternativa en las zonas altas y en desploblamiento de la Región de Murcia. Así se pone de manifiesto en función de los resultados obtenidos de los proyectos que desde hace unos años se desarrollan en Centro de Demostración Agraria ‘Las Nogueras de arriba’, situado en la pedanía de Los Prados de Caravaca de la Cruz.


Estos proyectos estudian diferentes técnicas de cultivo, nuevas especies y variedades, con el objetivo de mejorar la calidad de las producciones, ampliar los calendarios y aumentar la rentabilidad. Para ello cuenta con una superficie de 15 hectáreas y 14 parcelas experimentales, con cultivos como los del cerezo, nogal, albaricoque, además de trufa negra, pistacho y lúpulo.


Los mencionados proyectos, impulsados por la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente,  se enmarcan en el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 de la Región de Murcia, cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Comunidad Autónoma.


Precisamente, la Consejería celebró la pasada semana dos jornadas en las pedanías altas de El Sabinar y Benizar, en colaboración con el Ayuntamiento de Moratalla, para dar a conocer la viabilidad de cultivos alternativos como la trufa negra, el pistacho y el lúpulo.


El director general de Producción Agrícola, Ganadera y del Medio Marino, Francisco Espejo, señaló que el objetivo de estos encuentros es “llevar la transferencia tecnológica a las zonas que más lo necesitan, por el hecho de estar alejadas, tener menos alternativas agrarias y menores márgenes de cultivo por su extrema climatología, y sufrir además un acusado despoblamiento”. 


Añadió que “se pretende ofrecer opciones económicamente viables y que permitan diversificar los cultivos tradicionales, cuya rentabilidad es escasa”, informaron fuentes de la Consejería.


En este sentido, apuntó que “el cultivo de la trufa negra está dando buenos resultados y está indicado para estas zonas, donde puede adaptarse bien y establecer sinergias con el agroturismo, que es otro aspecto a potenciar. El pistacho se viene cultivando con éxito desde hace cinco años y el lúpulo está previsto que este mes de marzo se puedan plantar 2,2 hectáreas por parte de tres agricultores de la comarca”.


El director general destacó la necesidad de “revertir la tendencia del despoblamiento de las pedanías altas de Moratalla y de las zonas rurales de montaña en general, ya que supone el abandono de la actividad agraria y ganadera tradicional, y pone en riesgo el patrimonio natural que han sabido preservar sus habitantes”.

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

NOTICIAS DESTACADAS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD