Regadíos y Abastecimientos

La CHS repara el canal del trasvase en Los Valientes, que vuelve a dar servicio a los usuarios tras la 'gota fría'

lunes, 9 de marzo de 2020

Canal del trasvase reparado Los Valientes (Foto CHS)



La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha concluido la reparación del canal del trasvase Tajo-Segura, que se vio seriamente dañado en Los Valientes durante el temporal que afectó a la cuenca del Segura en el mes de septiembre. La grave rotura que sufrió la infraestructura provocó que se viese afectada la planta potabilizadora de la MCT en Torrealta y más del 34% de la superficie regable del trasvase.


Gracias a las obras de emergencia que se han llevado a cabo y que ya han concluido, los usuarios de las aguas del trasvase ven restituido el servicio y además se mejorará la calidad de las aguas circulantes en la Vega Baja, ayudando de esta forma a los regadíos de la zona. 


El presidente de la CHS, Mario Urrea, ha visitado el lugar, y ha estado acompañado por el delegado del Gobierno en la Región de Murcia, José Vélez; por la presidenta de la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT), Francisca Baraza; y por el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Lucas Jiménez.


El canal de la Margen Izquierda tiene una longitud total de 55 kilómetros hasta el embalse de La Pedrera.  Se rompió en el kilómetro 23, por lo que se vieron afectados 32 kilómetros hasta la Pedrera y 30 del canal de Crevillente. En menos de un mes tras la rotura, la CHS finalizó un baipás provisional que permitió que el agua volviera a circular y que llegaran recursos a la planta potabilizadora de la MCT. Ahora, las obras concluyen definitivamente y se restaura por completo el servicio.


Las obras principales se iniciaron con la demolición del resto del canal que había quedado colapsado una vez se produjo el gran socavón. A la misma vez se ejecutaba una ataguía de tierras con el fin de contener las aguas que aun discurrían por la propia rambla y que impedían alcanzar la base de la obra de drenaje arruinada. Para alcanzar la base de la obra de paso antigua, se han tenido que excavar del orden de 21.000 m3 de tierras.


Desde el primer momento del colapso del canal, se empezó a trabajar en una fuente de suministro alternativo de los caudales mínimos necesarios, ejecutando un sifón que ‘baipaseaba’ la rotura del canal mediante dos tuberías capaces de suministrar unos 3 m3/s.


Una vez alcanzada la cota de cimentación de la nueva obra de fábrica, debido al mal estado de dicho estrato, se decide la ejecución de una mejora del terreno mediante la ejecución de escollera compactada y sobre ésta una base de hormigón sobre la que apoyar directamente la solera de los nuevos marcos. Se han empleado del orden de 2.000 m3 de escollera y 1.450 m3 de hormigón.


Para la ejecución de la estructura de hormigón armado, se han empleado unos 1.800 m3 de hormigón y casi 285.000 kilos de acero; dada la altura y espesores de hastiales y forjado, se ha tenido que recurrir al empleo de cimbra autoportante con un volumen aparente de casi 3.000 m3. Finalmente, se ha procedido al relleno del terraplén hasta la cota del canal con un volumen total del orden de 17.500 m3 debidamente compactado y controlado.


La reconstrucción de los paños del canal, que ha ascendido a un total de casi 920 m2 entre soleras y cajeros, se ha llevado a cabo mediante hormigón proyectado con fibras de polipropileno además de malla electrosoldada de acero, informaron fuentes del organismo de cuenca.


RAMBLA SALADA


En la rambla Salada, las obras de emergencia que se han llevado a cabo han consistido principalmente en la ejecución de dos marcos de hormigón armado con unas dimensiones interiores de 5,5 x 4,5 metros cada uno, mientras que también se han ejecutado dos hincas mediante tubería de hormigón armado en una rambla secundaria por su margen derecha.

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

EVENTOS DE AGENDA

PUBLICIDAD

NOTICIAS DESTACADAS

PUBLICIDAD