OPINIÓN

Lo peor está por llegar para España en su lucha contra el COVID-19

viernes, 20 de marzo de 2020

Lo peor está por llegar para España, cuarto foco mundial de la epidemia del COVID-19. Las autoridades sanitarias advirtieron este jueves de que toca resistir en casa y asumir que la enfermedad no ha alcanzado su pico.


"Llegan los momentos mas duros", dijo el ministro de Sanidad, Salvador Illa.


"Seguiremos viendo un aumento de casos mientras en estos próximos días nos vamos acercando al pico", añadió Illa durante una conferencia de prensa.


Poco antes, se conocieron los últimos datos oficiales, 17.147 casos confirmados, 767 fallecidos (209 más que ayer) y 939 personas luchando por su vida en unidades de cuidados intensivos (UCI).


Los sanados son 1.107, un dato que se suele destacar poco en momentos de angustia como los que hoy vive cada familia española, la que tiene enfermos de COVID-19 o cualquier otra dolencia que hoy no es prioridad, la que tiene a sus mayores solos o, sencillamente, la que tiene miedo de haber enfermado y sabe que no hay pruebas de detección para todos.


Mientras tanto, se mantiene la atención en los brotes registrados en residencias de ancianos de todo el país, ya que en los últimos dos días se han anunciado 60 fallecimientos en esos centros.


El portavoz del centro de emergencia para esta pandemia, Fernando Simón, admitió que hay problemas en esos centros, al tiempo que observó que las cifras de letalidad del COVID-19 entre la población de mayor edad -18% entre mayores de 75 años- "no supera la letalidad que se ha observado en otros países en grupos equivalentes".


Las residencias atienden a una población que no tiene cabida en las emergencias de los hospitales, muchas de ellas no tiene medios para proteger a sus trabajadores y ninguna tiene el equipamiento médico que requiere una crisis sanitaria como esta.


El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció el envío inmediato a las regiones de 300 millones de euros para asistir a los más desprotegidos: personas sin techo, dependientes de la asistencia social y ancianos en residencias.


"Es urgente medicalizar estos centros", dijo Iglesias.


TODO ES URGENTE


Todo es urgente ahora. El Gobierno anuncia cada día las medidas de respuesta que va adoptando para cuando llegue el pico de la enfermedad, como la distribución de equipo médico y de protección.


La región de Madrid ha comenzado a usar los primeros dos hoteles medicalizados para atender a pacientes con síntomas leves con el objetivo de liberar camas de los hospitales que están saturados por la fuerte incidencia de la enfermedad en la capital y sus alrededores.


El objetivo es que más de 40 hoteles, con 9.000 habitaciones, estén operativos en pocas semanas, atendidos por médicos recién titulados, en la región de la capital, que acapara casi la mitad de los casos y muchos de los fallecimientos de todo el país.


Además, Illa informó de la incorporación al esfuerzo sanitario de 8.000 médicos y 11.000 enfermeros que estaban desempleados y de 7.000 estudiantes de últimos años de Medicina y 10.000 de Enfermería.


Es el quinto día de reclusión para la mayoría de los 47 millones de españoles, de todos aquellos que no tienen que ir a trabajar a hospitales, supermercados, farmacias, comercios esenciales y empresas sin teletrabajo.


Simón les pidió "aguantar la tensión" y seguir con disciplina la orden de aislamiento social.


INICIATIVAS DE TODO TIPO PARA MANTENER LA MORAL


Todos los días, a las 20.00 horas, salen a balcones y ventanas a saludarse, infudirse ánimo y aplaudir a sus médicos y enfermeras. Ayer hicieron doblete y, a las 21.00 horas, una buena parte salió también a regañar a su rey, que en ese momento hablaba por primera vez de la emergencia, haciendo una cacerolada clamorosa.


Las redes sociales difunden sin descanso las convocatorias a los balcones -hoy también para felicitar por el Día del Padre-, las muestras de apoyo de unos a otros, los gestos de humanidad tan valiosos en estos días, y no faltan los de censura a los egoístas que hacen suyas las calles vacías.


Un policía antidisturbios que guía y anima a niños en sus balcones a hacer ejercicio, los empleados de un súper bailando "Resistiré", la canción española que más se escucha ahora, o dos soldados llevando la compra a una anciana con muletas. Millones de españoles se animan compartiendo estos ejemplos.


El Ejército propone seguir sus valores: disciplina, espíritu de sacrificio y moral de victoria, dijo el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Villaroya.


"Esto es una guerra de todos los españoles. Todos estamos implicados en esta pelea contra el virus", dijo Villarroya. "Sabemos que vamos a vencer".


Las Fuerzas Armadas han desplegado algo más de 2,600 efectivos en casi 60 ciudades para tareas de vigilancia y de desinfección en hospitales, puertos y aeropuertos, estaciones de trenes.


Los diversos cuerpos policiales despliegan diariamente 10.000 patrullas en las calles. Ayer, hicieron 60 detenciones de irresponsables y desalojaron una iglesia evangelista en Madrid con medio centenar de personas que no guardaban la distancia requerida, informaron hoy las autoridades. 

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Espacio cedido por Agrodiario