Distribución

Marzo, el mes de mayor actividad para los supermercados británicos por el acopio de provisiones ante el Covid-19

miércoles, 1 de abril de 2020

Supermercado fluorados Refrigerados (Foto Mapama)



El pasado mes de marzo ha sido el de mayor actividad para los supermercados de todo el Reino Unido al experimentar un incremento en las ventas del 20,6%, según datos divulgados este martes por la consultora Kantar. 


Este hecho se atribuye al notable aumento en el número de compradores que corrieron a las tiendas de alimentación del país a hacer acopio de provisiones ante la llegada del coronavirus.


Los niveles de ventas de comestibles subieron un 20,6% en las últimas cuatro semanas y un 7,6 % en las últimas 12, superando incluso los niveles de compras efectuadas durante el periodo navideño.


"Los minoristas y sus empleados han estado en primera línea mientras los hogares se preparaban para un periodo extenso de estar en casa, y las ventas de comestibles contabilizaron 10.800 millones de libras (12.000 euros) durante las últimas cuatro semanas solamente", dijo Fraser McKevitt, responsable de proyecciones del sector minorista y de consumidores en la firma de consultoría.


Ese experto observó que esa cantidad "es incluso mayor que los niveles vistos en Navidad, el periodo del año de mayor actividad en circunstancias normales".


Si bien las ventas de comestibles fueron elevadas durante la primera quincena de marzo, los británicos incrementaron sus compras hacia mediados de mes.


El 88 % de los hogares del país visitó una tienda de comida entre 16 y el 19 de marzo, efectuando una media de cinco desplazamientos al supermercado por cada casa en ese periodo.


En tan solo cuatro días se facturó una cantidad de 42 millones de libras extra durante esos viajes a las tiendas.


Sobre el gasto efectuado en productos alimentarios en cada hogar del Reino Unido, este aumentó, como media, 62,92 libras (69,92 euros), de acuerdo con los datos facilitados por la consultora.


Solamente en la capital del Reino Unido, Londres, donde el impacto de la COVID-19 se notó antes que en otras zonas del país, cada hogar se gastó un cuarto más del dinero que normalmente invierten en la compra de alimentos. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD