Frutas y Hortalizas

Los viveros de flor perderán el 75% de la producción si no empiezan a vender ya

lunes, 20 de abril de 2020

FloresinvernaderoInstalacionesdelaempresaBarberetBlancenPuertoLumbrerasFotoCARM



El decreto del estado de alarma para hacer frente a la crisis del coronavirus ha coincidió con los dos meses en los que los viveros dedicados a la planta con flor venden el 75 por ciento de la producción de todo el año, una producción que perderán si no empiezan a vender ya.


Así lo explica María Borrás, que regenta el vivero familiar que su padre fundó hace más de 30 años en la localidad valenciana de Algemesí y que asegura que "estamos en una situación muy crítica" porque, si no se podemos empezar a vender, ya "nos tocará tirarlo todo a la basura".


A la mayor parte de las plantas con flor que tienen en este vivero valenciano les queda como plazo máximo un mes "y ya tenemos algunas que no son aptas para la comercialización", señala Borrás, quien confiesa que tiene "una sensación de impotencia" aunque por otro lado le queda "una pequeña esperanza para que haya una solución y podamos vender algo".


Hortensias y geranios, son de las variedades más afectadas por este parón en las ventas y de las "más vendidas" para el Día de la Madre el primero de mayo.


María Borrás reivindica el poder terapéutico de las flores, que consiguen que haya "más calidad de vida en el interior de las casas" durante el confinamiento", señala.


Una solución que podría suavizar un poco las pérdidas en este sector con un producto con fecha de caducidad pasaría por "permitir" la venta en las floristerías y los centros de jardinería. "Si se abriesen, empezarían a venderse plantas y flores".


Cuenta que en algunos países europeos, a pesar del coronavirus, se permite la venta de flores y plantas en los supermercados y, aunque "no sería una solución definitiva, ayudaría", explica.


Mientras que la solución llega, María pasa horas quitando, una a una, las flores de los geranios "para que puedan aguantar algunos días más", confiesa mientras sostiene en la mano algunas de las flores que acaba de retirar "y que terminarán en la basura". 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD