Tecnología

Las empresas emergentes ofrecen soluciones al campo aunque se recorte inversión

jueves, 23 de abril de 2020

Dron campo cultivo shutter stock



Las empresas emergentes o 'start-ups' quieren seguir ofreciendo soluciones al campo para adaptarse a la nueva etapa marcada por el coronavirus, aunque está previsto que sufran recortes en financiación por la crisis.


Así lo han explicado este miércoles expertos, inversores y emprendedores participantes en un seminario telemático dedicado a la tecnología y organizado por la plataforma "Agrifoods Beats Coronavirus" (el sector agroalimentario vence al coronavirus).


Desde Silicon Valley, Adrián Ferrero, director de Biome Makers, ha subrayado que ahora "la principal preocupación de todas las start-ups es la supervivencia".


"En nuestro caso, hemos tenido la suerte de haber cerrado la ronda de financiación, en comparación con otras que empezaban a negociarla y entiendo que se han cerrado canales", ha señalado.


Su empresa ha desarrollado una herramienta de secuenciación de ADN capaz de identificar al completo los microorganismos de los suelos del viñedo y otros cultivos, una metodología que han puesto a disposición de las autoridades sanitarias para utilizarla en la investigación del coronavirus.


Tras analizar los riesgos en el sector agrario, Ferrero ha considerado que "el impacto no será estructural, a menos que se agrave con el tiempo", y ha avanzado planes para abrir su tecnología a agricultores y técnicos interesados en mejorar la salud de los suelos, reducir el uso de insumos y, por tanto, de los costes.


Desde la Fundación Europea para la Innovación y Desarrollo Tecnológico (Intec), su vicepresidente, Juan Francisco Delgado, ha remarcado que los acuerdos de financiación de empresas emergentes se han parado en este momento, con recortes en inversión de hasta el 80 % por el clima de incertidumbre.


Ha sostenido que casi el 70% de las 'start-ups' europeas necesitan ayudas ante el riesgo de desaparecer, lo que ha llevado a países como Alemania y Francia a anunciar fondos especiales para esas compañías, capaces de crecer con la tecnología y ofrecer "empleos de futuro".


"Tenemos que intentar ayudar en la medida de lo posible para que ocurra igual en España", donde estas empresas han recibido inversiones por unos 2.000 millones de euros, ha dicho Delgado.


En su opinión, el sector agroalimentario tiene el mayor déficit de 'start-ups' en el país, donde se han desarrollado más en otros sectores como los contenidos digitales, la salud o la automoción.


El coordinador de "Startup Europe" de la Comisión Europea (CE), Massimiliano Dragoni, ha recordado que la CE acaba de lanzar un paquete de medidas económicas para proteger el empleo y garantizar la liquidez a las empresas, en particular a las pymes.


Entre ellas figura la iniciativa SURE, con hasta 100.000 millones de euros, para ayudar a los trabajadores europeos que se hayan visto afectados por la crisis, incluidos los del sector agrario.


También ha animado a las empresas a presentarse a las convocatorias abiertas para financiar proyectos ambientalmente sostenibles.


La realidad de las empresas emergentes varía de país a país y en México, el inversor y director de Startup Marcus Dantus, lamenta que "no se esté apoyando a estas compañías" y se hayan cerrado varias incubadoras.


"La única iniciativa de crédito que pueden pedir aquí las pymes para sobrellevar la crisis son unos 800 euros, que no son suficientes", ha indicado Dantus, quien intenta ayudarlas en su transformación digital.


Para el director de la plataforma israelí de inversión OurCrowd en la península Ibérica, Isaac Chocron, las empresas van a tener que reducir al máximo su caja, su valoración disminuirá y se verán afectadas por un retraso en la salida de la crisis, que durará alrededor de dos años.


OurCrowd busca empresas de alto potencial con inversión de más de un millón de euros en tecnología innovadora y trata de detectar nuevos mercados a largo plazo. "Las oportunidades salen en las crisis, como vimos con la de 2008", ha asegurado Chocron.


A invertir en dispositivos médicos y tecnologías para el sector agroalimentario se dedica otra empresa israelí, Trendlines, cuyo fundador Steve Rhodes prevé un aumento de las inversiones para mejorar la gestión de las cadenas de suministro.


En ese sentido, ha mencionado que están analizando propuestas empresariales relacionadas con agricultura vertical, gestión de residuos, robótica para reducir la dependencia de la mano de obra y tecnologías que aseguren la trazabilidad de los alimentos. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD