Regadíos y Abastecimientos

El bombeo de agua a Las Tablas de Daimiel se detiene tras garantizar la saturación de las turbas

martes, 28 de abril de 2020

Tablas de Daimiel (Foto Gobierno de CLM)



La Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha, reunida ayer en videoconferencia, ha decidido detener el bombeo de agua que venía realizándose desde el pasado 16 de marzo con el objetivo de garantizar la humectación de las turbas de Las Tablas de Daimiel, en conformidad con lo establecido en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional en el Pleno celebrado el 4 de marzo de 2020.

 

La Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha, formada por representantes del Organismo Autónomo de Parques Nacionales (del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico) y la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad del Gobierno regional, autorizó la puesta en servicio de la batería de sondeos como alternativa de último recurso ante la situación extrema que vivía el parque nacional desde finales de año.

 

La puesta en servicio de la batería de sondeos se inició el 16 de marzo aportándose un caudal constante de 1 m3/s, habiéndose bombeado hasta la fecha 3,5 hm3, lo que ha permitido ir aumentando progresivamente la superficie inundada hasta alcanzar una superficie inundada de 300 hectáreas, apuntaron desde el Gobierno castellanomanchego.

 

En palabras de Félix Romero, presidente de la Comisión Mixta y director general de Medio Natural y Biodiversidad de Castilla-La Mancha, “la decisión responde a la necesidad de ser eficientes con el propio recurso agua y minimizar el impacto sobre el propio acuífero, una vez que se considera garantizado el objetivo de eliminar el riesgo de ignición de las turbas del Parque Nacional y se garantiza una superficie mínima encharcada durante la fase de cría de las aves acuáticas”.

 

Según informes técnicos del Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN), el bombeo efectuado durante más de cuarenta días ha inundado la zona de turbas del Parque Nacional, saturándolas y generando un encharcamiento superficial que garantiza que a lo largo del verano no se pueda producir su autocombustión. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD