Fitosanitarios, plásticos y maquinaria

Pequeños pero indispensables, aumenta la demanda de envases herméticos

miércoles, 6 de mayo de 2020

Tapas facil apertura (Foto  Bemasa Caps web)



El aumento de la demanda de productos como las conservas ha provocado una mayor demanda de envases herméticos y tapas para los recipientes, lo que ha obligado a los fabricantes de envases y tapaderas a no frenar el ritmo durante el estado de alarma por coronavirus.


El éxito de los alimentos conservados se debió precisamente a la capacidad que tienen para evitar que el producto en su interior se estropee a la misma velocidad a la que lo haría si estuviera fresco, lo que les permitió posicionarse, según cifras oficiales, entre los productos alimentarios más vendidos en las compras entre el 9 y 22 de marzo (el estado de alarma se decretó el 14 de marzo).


Pero los envases metálicos y de cristal cerrados herméticamente no ofrecen solamente la oportunidad de que los alimentos duren más tiempo conservados, sino que son una garantía de seguridad, han recordado fuentes del sector.


Una empresa productora de tapas afectada por la mayor demanda de envases ha sido Bemasa Caps, que, cumpliendo con las medidas de seguridad para garantizar la salud y el rendimiento de todos sus empleados, ha optado incluso por "alguna incorporación puntual" durante las últimas semanas, ha explicado el director general de la compañía murciana, Ernesto García-Balibrea.


Desde la llegada del coronavirus al país y con el decreto del estado de alarma, la compañía ha registrado un repunte en la demanda de tapas, "principalmente motivado por el incremento lógico de la compra en supermercados, grandes superficies, tiendas online, etcétera de productos enlatados y envasados en cristal con tapa tipo twist".


En esa línea, el incremento en la petición de adelanto de pedidos "ya cursados" se ha posicionado entre un 15 y un 20 %, ha explicado el director general.


Las solicitudes sobre todo eran para tapas destinadas a envases de cristal empleados en conservas vegetales, de legumbres, botes de mermelada y compotas, entre otros.


Para abordar la producción de estos días han tenido que pedir más material para adaptarse a la demanda pero no han tenido problemas con el suministro, han explicado desde la compañía.


Otra empresa que ha experimentado una mayor demanda de envases- ya con sus tapas incluidas- para tiendas de alimentación y grandes superficies ha sido Iberembal SL, del grupo Massilly.


La compañía fabrica envases metálicos para sectores como la nutrición infantil, tomate, pescado, vegetales, dietéticos, platos precocinados y aceitunas, entre otros, y cuenta entre sus clientes a empresas del sector Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), así como a clientes que sirven a las grandes superficies.


Con el cierre de la restauración han registrado una "importante caída" -de la que no disponen aún de cifras- y su recuperación dependerá "enormemente de la reactivación de la actividad turística y de ocio", ha explicado a Efeagro el director general de Iberembal S.L., Enrique Mastral.


La distribución a grandes superficies, sin embargo, ha generado una demanda un 20 % superior a lo habitual (en algunos formatos incluso más), según sus primeras estimaciones.


Entre los productos más demandados están los envases destinados a cantidades cuyo peso es de 1 kilo o inferiores, que han registrado una "fuerte demanda inicial" desde el inicio del estado de alarma, aunque aquellos cuyo peso es superior han sufrido "importantes reducciones".


Para hacer frente a este incremento de peticiones, toda la plantilla está trabajando -entre medidas de seguridad sanitaria- para continuar con la producción de envases, una actividad reconocida como esencial por el Gobierno.


No han tenido problemas con los materiales para su fabricación, ya que, han explicado desde la compañía, disponían con antelación de material suficiente.


Desde Iberembal han enfatizado que "los alimentos conservados en el interior de los envases metálicos son una garantía absoluta de seguridad alimentaria y de ausencia de cualquier tipo de virus gracias a los estrictos procesos de producción en las fábricas y los posteriores procesos de esterilización que llevan asociados".


Han destacado además el empuje de sus trabajadores, que han calificado como "digno de reconocimiento".


"Un trabajador de una fábrica no es un médico, un policía o un bombero, que están entrenados para enfrentarse a situaciones de emergencia. El ejercicio de profesionalidad realizado por todos los trabajadores de Iberembal, así como el de nuestros clientes y otras empresas de la cadena alimentaria, está siendo digno de reconocimiento", ha enfatizado Mastral.


Asimismo, tanto Iberembal como Bemasa Caps han recordado que estos productos envasados, además de su utilidad en esta época en la que está especialmente valorada la seguridad alimentaria, permiten "un almacenado tan largo como pueda ser necesario", además de ser materiales reciclables y fabricados de manera respetuosa con el medio ambiente. 

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Publicidad