Frutas y Hortalizas

Rusia prevé una producción récord de hortalizas de invernadero en 2020

miércoles, 20 de mayo de 2020

InvernaderoFotoCoiarm



Rusia produjo 389.300 toneladas de hortalizas de invernadero hasta el pasado 28 de abril, lo que supone un 29,4 % más que en el mismo periodo de 2019, según datos de su Ministerio de Agricultura, que prevé una producción récord el año 2020 de al menos 1,25 millones de toneladas (+9,6 %).


Según un comunicado de la federación hortofrutícola española Fepex, así lo recoge el último Boletín de Noticias del Exterior del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en el que se precisa que en los últimos cinco años en Rusia se han construido más de 1.100 hectáreas de invernaderos.


Por variedades, la cosecha de pepinos de invernadero hasta el pasado 28 de abril ascendió a 274.600 toneladas, un 30 % más que el año anterior, mientras que la de tomates se elevó a 107.600 toneladas (+30 %); estos volúmenes cubren ya la demanda de consumo interno de ambas hortalizas en un 90 % y un 60 %, respectivamente.


El ministerio ruso destaca que el crecimiento se está debiendo a las inversiones hechas en modernización de invernaderos y en la construcción de otros nuevos, según el director de la Unión Nacional de Productores de Frutas y Hortalizas, Mijaíl Glushkov.


Fepex recuerda que las autoridades rusas han declarado de forma reiterada su apuesta por alcanzar el autoabastecimiento con hortalizas del país, tras el veto impuesto a la entrada de productos hortofrutícolas comunitarios desde agosto de 2014, en respuesta a las sanciones de la Unión Europea por la anexión de Crimea.


Rusia era hasta 2014 el primer mercado no comunitario para las frutas y hortalizas españolas (en 2013, exportó 230.729 toneladas, 161.356 t de frutas y 80.000 t de hortalizas).


Desde la federación española han pedido a la Comisión Europea (CE) que impulse las negociaciones para la apertura del mercado ruso -cuyo veto está previsto que concluya el 31 de diciembre-, aunque temen que cuando se abra no tendrá ni la dimensión ni las características que antes del veto.


Según han apuntado, a la política de fomento de la producción nacional impulsada por el gobierno ruso hay que sumar el refuerzo de la presencia de hortalizas de otros países proveedores como Turquía y Marruecos. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD