Aceite

El Gobierno negociará con el sector del aceite un nuevo modelo de etiquetado que ponga en valor el olivar tradicional

viernes, 12 de junio de 2020

Aceite de olica Aove (Foto MAPA)



El Gobierno tiene previsto discutir con el sector del aceite de oliva un nuevo modelo de etiquetado obligatorio en el que se especifique el sistema de producción con el que ha sido elaborado, con el objetivo de facilitar que el consumidor dé más valor al procedente del olivar tradicional.


Así se lo ha transmitido este jueves a las entidades representativas de todos los eslabones del sector el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, en una reunión mantenida por videoconferencia para tratar la "hoja de ruta" diseñada por el Ejecutivo ante la crisis de precios en origen que afrontan los olivareros.


Según ha informado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en un comunicado, Miranda ha destacado que el aceite procedente del olivar tradicional merece una protección especial debido a los beneficios sociales y medioambientales que aporta frente a los métodos intensivos.


El olivar tradicional consigue menos producto y a un mayor coste que el intensivo, por lo que en opinión del Ejecutivo es difícil que pueda competir si no se especifica en el etiquetado y se explica al consumidor cuáles son las ventajas de su modelo.


"El desarrollo de este sistema se realizará mediante un real decreto, pero es necesario un trabajo previo con el sector para establecer un marco común de acuerdo acerca de cómo implantar este modelo", han apuntado desde el Ministerio.


La "hoja de ruta" para el aceite presentada la semana pasada por el ministro Luis Planas incluye entre otros puntos la posibilidad de que Cooperativas Agro-alimentarias pueda almacenar de forma privada una parte de la producción en momentos en que ésta sea muy elevada con el propósito de reducir la oferta.


La entidad prevé presentar la solicitud correspondiente ante la Comisión Europea (CE) para poder aplicar esta medida antes del 30 de junio, de acuerdo con Miranda, ya que es Bruselas la que debe autorizarlo.


Sobre permitir la cosecha temprana (para recoger una oliva de más calidad pero de la que se extrae una menor cantidad de grasa), será la Interprofesional del sector la encargada de liderar el proyecto para que todos los eslabones de la cadena implicados lleguen a un acuerdo con la idea de que pueda aplicarse en la próxima campaña (2020-2021).


Otra opción encima de la mesa es que sea obligatorio almacenar una parte de la producción cuando ésta supere cierta cantidad, algo que dependerá de la aprobación del reglamento de transición de la Política Agraria Común (PAC), programado para este mes de junio.


Desde el Ministerio han defendido que la nueva PAC ofrece posibilidades al sector, con la opción de establecer un programa específico a imagen y semejanza del que ya tienen el vino y la industria hortofrutícola encima de la mesa.


Además, el secretario general de Agricultura y Pesca ha señalado que la nueva norma de calidad del aceite de oliva -ya en fase de tramitación- se prevé que vea la luz a finales de año, y en materia de promoción ha reclamado al sector que identifique cuáles son las necesidades, tanto a nivel nacional como en el exterior, para intentar así estimular un aumento del consumo.


La propuesta hecha pública por Planas la semana pasada también recoge el incremento de la producción ecológica de aceite de aquí a 2030, a la que actualmente se destinan 200.000 hectáreas en toda España.


En la reunión han participado organizaciones y cooperativas agrarias, la industria y las interprofesionales del aceite de oliva y del aceite de orujo. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD