Hostelería y restauración

La hostelería se enfrenta a galimatías de restricciones en función de la CC.AA

jueves, 25 de junio de 2020

Participantes en un curso de restauración de Reincorpora de la Caixa



Superado el estado de alarma, la hostelería afronta una nueva etapa marcada por el reto de retomar la actividad a niveles similares a los del verano anterior, aunque para ello afronta una dificultad añadida: la disparidad de las restricciones aprobadas por cada comunidad autónoma.


La legislación varía de forma notable por regiones, lo que añade complejidad sobre todo para aquellos operadores que tienen establecimientos en distintos puntos del país, como es el caso de las cadenas de restauración organizada.


Según la documentación transmitida por las patronales autonómicas a sus asociados -a la que ha tenido acceso Efeagro-, uno de los ejemplos más claros se dan en el aforo del interior de los bares y restaurantes, ya que mientras en Cataluña se restringe a la mitad, en Asturias, Canarias y La Rioja no hay limitaciones.


"Locura" y "caos" son dos de los calificativos utilizados por fuentes del sector para calificar la situación, que exige un análisis pormenorizado de los diarios oficiales de cada región para adaptarse a la regulación vigente desde que acabara el estado de alarma el pasado fin de semana, con las últimas disposiciones aprobadas entre el 18 y el 20 de junio.


"Este tipo de divergencias no sólo dificultan la operativa, sino que también hace asimétrico el seguimiento de la recuperación, se pierden elementos para poder comparar", explica a Efeagro un dirigente patronal de la hostelería, que cita como ejemplo el "rescate" del personal afectado por los ERTE.


"Al final esa recuperación de trabajadores de los ERTE depende de cada comunidad, porque en función de sus condiciones mi capacidad de venta se reactivará antes o después", detalla.


Desde el sector recuerdan que las competencias en materia de Comercio son autonómicas y aseguran que ya están acostumbrados a que existan diferencias, aunque la diversidad de criterios en esta ocasión supone un obstáculo más dado el contexto actual, con una hostelería que se ha visto duramente golpeada por las restricciones aprobadas como consecuencia de la pandemia.


AFOROS


Si en el interior de los locales las diferencias oscilan entre el 50 % y la falta de límites de ningún tipo, en las terrazas la mayoría se permite ocuparlas al 100 % siempre que se respete la distancia de seguridad de metro y medio excepto en los casos de Cataluña y Murcia, al 75 %; Galicia y Madrid (al menos hasta el 6 de julio en este último caso), con un 80 %; y Extremadura, con un 90 %.


BARRA


Las normativas autonómicas sí muestran unanimidad a la hora de fijar los criterios para dar servicio en barra de bares y cafeterías, con metro y medio de distancia entre clientes.


OCUPACIÓN DE LAS MESAS


Por el contrario, no existe consenso sobre cuál debe ser el límite de personas por mesa o agrupaciones de mesas, que oscila entre las 20 personas de la Comunidad Valenciana y las 30 de Murcia, aunque también hay regiones que no especifican cifra alguna.


OCIO NOCTURNO Y SALONES


El galimatías llega a su máxima expresión cuando se regula la situación en pubs y discotecas, así como en salones de banquetes, bodas y similares.


Comunidad Valenciana y La Rioja permiten abrir el interior de los locales, pero a un tercio de su aforo, en contraste con Galicia por ejemplo, que apenas admite terrazas y siempre que se esté sentado en mesa.


En el interior de locales de ocio nocturno los porcentajes de aforo -entre las regiones que también permiten su apertura- varían desde el 33 % al 75 % en función de la comunidad.


Zonas como Baleares introducen un límite total de 300 personas por establecimiento, mientras que Madrid prohíbe que se abran los espacios interiores hasta el 5 de julio y dependiendo de la evolución de la pandemia tomará nuevas decisiones.


Del lado de los salones, la mayoría de administraciones autonómicas ha optado por fijar un límite de aforo del 75 %, aunque en el País Vasco se menciona que sólo se permiten cócteles y bufés de hasta 25 personas, en contraste con Canarias, donde fijan un máximo de 150 personas en espacios interiores y de 250 en exterior. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD