REMITIDOS

El autoconsumo agrícola: autosuficiencia y ahorro

jueves, 16 de julio de 2020

Puesta de sol


Contar con energía renovable en el campo, permite disponer de autosuficiencia y mejorar el ahorro. Hoy en día, uno de los costes más elevados a los que se tiene que enfrentar la agricultura, es el de la energía. Este problema se consigue minimizar a través del uso de energías renovables. De esta manera, basta con contar con unas placas solares fotovoltaicas instaladas en el campo, para obtener toda la energía que se necesita para la tarea del día a día. Contar con un kit fotovoltaico tiene muchas más ventajas que el ahorro que se consigue, ya que, gracias al uso de estas energías renovables, estaremos dando un respiro a nuestro planeta, algo más que necesario hoy en día.


Cada vez son más las instalaciones autosuficientes en las casas y son muchas las personas que disfrutan de todas las ventajas que esto tiene. La llegada de estos paneles fotovoltaicos al campo, permiten ofrecer productos ecológicos, productos para los cuales no ha tenido que sufrir la tierra. A través de estas placas, es mucho más sencillo cumplir con las obligaciones energéticas tanto de edificaciones como fábricas, así como con la ley de Responsabilidad Social Corporativa.


La energía solar, en aumento en el sector agrícola


Los agricultores no son ajenos a todas estas ventajas y precisamente por esto, la inversión en estas energías limpias ya acapara el 25% del total de la potencia energética a nivel nacional, una cifra para nada desdeñable, que aumenta año tras año.


La energía fotovoltaica lleva muchos años entre nosotros, no se trata de nada nuevo. Sin embargo, la investigación y el desarrollo en esta tecnología, ha logrado abaratar la misma, por lo que ahora resultan mucho más accesibles todas aquellas herramientas que la utilizan. Gracias a esta accesibilidad, los agricultores empiezan a confiar en este tipo de energía sin dudarlo, ya que los costes energéticos de muchos ellos, son capaces de superar más de la mitad de los costes de producción.


De hecho, debido a los márgenes tan apretados con los que se encuentra la agricultura, cada vez resulta más necesario el acudir a este tipo de energía para poder ser competitivo en el mercado. Gracias al uso de estas instalaciones fotovoltaicas, se calcula que se puede llegar a ahorrar hasta un 30% dentro de la factura eléctrica. Este ahorro, además de permitir a la explotación agrícola ser mucho más competitiva, le permite invertir en otros aspectos que mejoren la calidad de la misma como, por ejemplo, una eficiencia en cuanto al uso del agua se refiere o el uso de otros elementos de una mayor calidad como pudieran ser los fertilizantes.


En definitiva, aprovechar la energía que proviene de nuestro sol se postula como la mejor opción de cara a poder abaratar los costes energéticos, produciendo una energía limpia que cuenta con una gran cantidad de beneficios para todo el mundo, tanto para el que la usa, como para el resto de habitantes de la tierra. La tecnología sigue imparable en cuanto a la evolución y el uso de estas energías renovables, por lo que cada vez es más habitual encontrarlas entre muchos de nosotros.

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Espacio cedido por Agrodiario