Laboral

Empresas freseras en Marruecos dicen que no son responsables del brote de Covid-19

martes, 28 de julio de 2020

Recogida fresa jornaleros (Foto Junta de Andalucía)


Los empresarios de las plantas de tratamiento de frutos rojos pidieron hoy que se ponga fin a la persecución judicial de algunos de ellos por el estallido el pasado junio de uno de los peores brotes del coronavirus en la región de Souk al Arbaa, en el norte de la capital marroquí.


En un comunicado, la Confederación Marroquí de la Agricultura y el Desarrollo Rural (Comader) recordó que las plantas freseras toman "todas las disposiciones" necesarias para mantener esos lugares inmunes a la propagación de la COVID-19.


La confederación recordó que pese a los esfuerzos del sector el riesgo cero "no existe".


El pasado miércoles la Fiscalía marroquí ordenó juzgar a los responsables de tres fábricas de frutos rojos y de transporte del personal acusados de violar la Ley de emergencia sanitaria, y su pena podría alcanzar hasta tres meses de prisión.


"Cada vez que se detecta un foco en una empresa, ¿va a ser su directivo presentado ante la justicia, o es una disposición reservada solo para el sector de los frutos rojos?", se preguntó la confederación hoy en la nota, en alusión a los focos del virus aparecidos en otros sectores industriales.


La misma fuente recordó que el sector ha podido preservar 100.000 empleos durante los tres meses de confinamiento decretado en el país, ha podido exportar este año 170.000 toneladas de frutos rojos, con una subida del 24 % respecto al año anterior, y garantizar al estado lo equivale a 6.500 millones de dirhams (600 millones de euros) en divisas, todo esto en un año de crisis.


"Los inversores del sector necesitan reconocimiento y apoyo en lugar de ser perseguidos judicialmente y señalados con el dedo por parte de la opinión pública", aseveró.


El foco epidémico aparecido el 19 de junio en tres unidades de tratamiento de frutos rojos se convirtió en el más grave aparecido hasta entonces, aunque luego han sucedido casos parecidos en conserveras de pescado o en fábricas de cableado eléctrico. 

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Publicidad