Comercio Exterior e Interior

Bruselas destaca su "buena fe" al negociar y concluir pactos tras comentarios de Johnson

viernes, 18 de septiembre de 2020

Brexit (Imagen ICEXweb)



La Comisión Europea (CE) resaltó este jueves su "buena fe" al negociar y concluir "cientos de acuerdos" internacionales con terceros países "de todo tipo", después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, dijera creer que la UE no negocia "de buena fe" la futura relación con el Reino Unido.


"Puedo señalar los cientos, literalmente cientos de acuerdos internacionales, firmados con terceras partes muy diferentes de todo tipo", declaró el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Eric Mamer, durante la rueda de prensa diaria de la institución.


En su opinión, esos pactos "testifican una trayectoria más bien espléndida cuando se trata de llevar a cabo negociaciones con buena fe e incluso de concluirlas".


Así, instó al Reino Unido a que se dirigiera a esos otros países con los que la UE ha alcanzado pactos para que le comunicaran su experiencia con Bruselas.


"Simplemente, te pediría que vayas y hables con esas terceras partes con las que hemos firmado esos acuerdos, y estoy seguro de que testificarán sobre la calidad de nuestra negociación", comentó.


Mamer agregó que el negociador comunitario, Michel Barnier, mostró durante las conversaciones para cerrar el acuerdo de retirada que, "incluso en cuestiones extremadamente complejas y sensibles desde el punto de vista político, la Comisión y la UE negocian con una perfecta buena fe".


El miércoles, Johnson aseguró que su proyecto legislativo para modificar partes del pacto de salida del club comunitario responde al hecho de que no cree que la UE esté negociando "de buena fe" la futura relación bilateral, aunque concedió que podría "estar equivocado".


Sostuvo que Bruselas no ha querido ofrecer "garantías" de que no dificultará la circulación de bienes dentro del Reino Unido si no hay un pacto comercial británico-comunitario antes de la fecha límite de finales de diciembre.


El polémico proyecto de ley del Mercado interno del Reino Unido prevé modificar algunas de las normas relativas a la circulación de bienes entre Irlanda del Norte y la isla de Gran Bretaña, diseñadas para poder mantener abierta la aduana entre ambas Irlandas cuando, por el Brexit, el territorio británico haya quedado fuera de la unión aduanera europea.


La Comisión Europea ha exigido a Londres retirar esa propuesta con rapidez y, en cualquier caso, antes de que termine septiembre. De no hacerlo, ha amenazado al Reino Unido con recurrir a los mecanismos previstos en el acuerdo de salida para resolver disputas sobre la implementación del convenio. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD