Frutas y Hortalizas

Las comarcas de la DOP Granada Mollar de Elche producirán 40.000 toneladas en una campaña con más certificaciones

lunes, 28 de septiembre de 2020

Granada Mollar de Elche (Foto IGP Granada Mollar de Elche)



Las comarcas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Granada Mollar de Elche comienzan esta semana una campaña que rondará las 40.000 toneladas, con frutos de gran calidad y buen tamaño que permitirá aumentar el número de piezas certificadas con el sello de calidad.


El presidente de la DOP, Francisco Oliva, recuerda que en 2019 se pudieron certificar 11.000 toneladas de la producción total, que también fue de 40.000 toneladas, "más baja que la de una campaña normal, que se sitúa en torno a las 50.000 toneladas".


"El descenso de la producción este año -explica- ha estado motivado por dos factores fundamentales: las lluvias durante la primavera, en plena floración del granado, que afectaron al cuajado y, posteriormente, al sol en exceso recibido este verano por algunos ejemplares conocido como albardado".


Oliva añade que "lo positivo" de que este año cuajaran menos frutos se traduce en "beneficios para los que llegan al final de su ciclo", que son de mayor calibre y más calidad y por tanto podrán cumplir con los requisitos para ser de categoría "extra" o "primera", que son las amparadas por la DOP.


La granada mollar de Elche cuenta con un millar de hectáreas en las comarcas de L’Alacantí, Baix Vinalopó y Vega Baja -la principal zona productora de Europa- y a su cultivo se dedican 600 agricultores.


A diferencia de otras variedades -"en el mundo existen unas 500"-, la granada mollar es, según Oliva, de un color exterior que oscila entre el dorado-crema y el rojo intenso y con los granos dulces y de semilla blanda.


"La gama cromática es porque el color depende de la exposición que ha tenido la fruta en el árbol; las que se encuentran en la parte más exterior y que reciben más sol, suelen ser más rojas por fuera, mientras que las de color dorado-crema están en la parte interna y la tonalidad de los granos es más viva", aclara.


La granada, originaria de la zona que comprende desde Irán hasta el norte del Himalaya, fue introducida por los cartagineses en tierras mediterráneas a raíz de las guerras Púnicas y, posteriormente, los romanos extendieron su cultivo por todo su imperio.


"En el caso de Elche, los orígenes los encontramos en el siglo II y I antes de Cristo, en el yacimiento arqueológico de La Alcudia, el mismo en el que se descubrió a la Dama de Elche, donde se encontraron varias granadas carbonizadas y cerámica de la época final de los íberos con grabados" de la fruta, comenta.


En su repaso sobre la historia de la granada alicantina, precisa a Efeagro que las primeras referencias comerciales datan de 1864 y que a partir del siglo XIX el olivar se empezó a sustituir en Elche por "huertos de granados", que ya en el siglo XX se transformaron en el primer cultivo de la zona.


La granada, que ha simbolizado el amor y la fertilidad en diferentes culturas, está ahora considerada como una "superfruta" por sus propiedades saludables, lo que se ha traducido en que su consumo en España haya aumentado un 20 % en algo más de cinco años.


Este aumento de la demanda nacional -continúa Oliva- se ha traducido en que "hemos pasado de exportar entre el 70 y 80 % de lo que se producía, a una balanza comercial que oscila entre el 40-50 % para el mercado nacional y el resto al exterior".


En el exterior, el principal mercado es Francia -donde "todavía tenemos mucho margen de crecimiento"-, seguido de Holanda, Reino Unido, Bélgica, Portugal e Italia, a los que hay que sumar otros "emergentes" situados en el Golfo Pérsico, sudeste asiático, Canadá y Brasil y la demanda creciente de los países nórdicos.


Respecto a la futura relación comercial de la Unión Europea con Reino Unido, Oliva reconoce que el mercado británico es "importante" para la granada mollar de Elche, por lo que "un brexit duro será un revés más para el sector".


"Llevamos haciendo frente al aumento de la producción mundial, a las nuevas variedades, al veto ruso... y si a todo ello añadimos el brexit pues es un escollo más", sentencia Oliva, no si antes añadir que "por el bien del sector y de los consumidores de Reino Unido, deseamos que la situación se solucione de la mejor forma posible". 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD