Comercio Exterior e Interior

La Comisión Europea prefiere negociar con EE.UU antes que imponer los aranceles que permite la OMC

miércoles, 14 de octubre de 2020

ComisinEuropeaFotoComisinEuropeaweboficial



La Comisión Europea (CE) insiste en que su preferencia es negociar con Estados Unidos antes que imponer las sanciones comerciales de hasta 4.000 millones de dólares que le autorizó la Organización Mundial del Comercio (OMC) por ayudas ilegales estadounidenses al gigante aeronáutico Boeing.


"La UE volverá a implicarse con EE.UU de manera positiva y constructiva para decidir sobre los próximos pasos. Nuestra preferencia es un acuerdo negociado. De otro modo, nos veremos forzados a defender nuestros intereses y responder de manera proporcionada", indicó el vicepresidente ejecutivo de la CE y titular de Comercio, Valdis Dombrovskis, en un mensaje en Twitter.


La OMC autorizó hoy a la Unión Europea (UE) a imponer sanciones comerciales a Estados Unidos de hasta casi 4.000 millones de dólares por los subsidios indebidos de este último en favor de su constructor Boeing.


Esta es la principal conclusión de un dictamen que ha emitido un panel de arbitraje de la organización, que en octubre pasado ya había permitido a EE.UU empezar a aplicar aranceles a productos europeos -como el aceite de oliva, la aceituna de mesa o el vino-, que pueden ascender hasta 7.500 millones de dólares, por las ayudas ilegales comunitarias a su constructor aeronáutico Airbus.


"Esta largamente esperada decisión permite a la UE imponer aranceles a productos estadounidenses que entren en Europa. Preferiría verdaderamente no hacerlo; aranceles adicionales no interesan económicamente a ninguna de las partes, en particular mientras luchamos por recuperarnos de la recesión de la Covid-19", recalcó Dombrovskis en un comunicado.


Recordó que ha estado en contacto con el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y señaló que tiene "esperanza en que EE.UU ahora retire los aranceles impuestos a exportaciones de la UE el año pasado".


En su opinión, esto generaría "un impulso positivo tanto económica como políticamente y nos ayudaría a encontrar una base común en otras áreas clave".


"La UE seguirá persiguiendo vigorosamente ese resultado", subrayó, pero hizo hincapié a su vez en que, "si esto no ocurre, estaremos forzados a ejercer nuestros derechos e imponer aranceles similares".


"Si bien estamos completamente preparados para esta posibilidad, lo haremos a nuestro pesar", concluyó. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD