Regadíos y Abastecimientos
Advierte que la situación es "muy preocupante" en la zona del Almanzora tras el cierre de los trasvase del Negratín y Tajo-Segura

La Mesa del Agua exige la puesta en marcha de un bastidor de la desaladora de la capital para el Bajo Andarax

jueves, 15 de octubre de 2020

Mesa del Agua de Almeru00eda oct2020 (Foto Mesa del Agua Almeru00eda)



La Mesa del Agua exige al Ayuntamiento de Almería y a la Junta de Andalucía la puesta en marcha de un bastidor de la desaladora de la capital para el Bajo Andarax. Asimismo, advierte que la situación es también "muy preocupante" en la zona del Almanzora tras el cierre de los trasvase del Negratín y Tajo-Segura.


A su vez, en Níjar se reclama, una vez más, la ampliación de la desaladora de Carboneras y la autorización para construir una balsa de un hectómetro cúbico. Además, se solicitarán reuniones urgentes con el subdelegado del Gobierno, la consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía y con el alcalde de Almería.


Así se puso de relieve en la reuión de la Mesa del Agua de Almería celebrada ayer “con carácter de urgencia” para analizar la “crítica situación que se está viviendo en la provincia. No en una sola zona, sino en diferentes lugares como el Bajo Andarax, Níjar, la Comarca del Almanzora, el Poniente almeriense o Adra”, según ha explicado el portavoz de este colectivo, José Antonio Fernández Maldonado. 


Por todo ello, y basado en las competencias de cada administración, desde la Mesa del Agua se van a pedir reuniones “de carácter urgente” con el subdelegado del Gobierno, Manuel de la Fuente; la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo; y el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco.


Desde la Mesa del Agua también se ha querido destacar el papel que tiene la agricultura con la sociedad, y ha recordado que “durante la pandemia los mercados han estado abastecidos gracias a nuestro trabajo”. Igualmente, han pedido “que se agilicen los trámites burocráticos porque es inadmisible que se tarde más de dos años en solucionar cualquier tipo de expediente”. 


La provincia de Almería “necesita una inversión de verdad, que sea real, para un sector comprometido y que siempre ha estado produciendo”, han recordado desde la Mesa del Agua.


En la reunión, mantenida en la sede de la CGUAL, Comunidad de Regantes de la EDAR de Almería, se ha analizado la penosa situación que se vive y que “la falta de determinación de las administraciones” está provocando que los regantes se vean ante una situación “de extrema preocupación”. 


Por ejemplo en el Bajo Andarax donde la CGUAL ha criticado que tanto la Junta de Andalucía, que es quien otorga la concesión, como el Ayuntamiento de Almería, que es el que tiene disponibilidad de la desaladora, sigan sin poner en marcha uno de los cinco bastidores (actualmente en desuso) de la planta desaladora para el riego en el Bajo Andarax. 


Para la Mesa del Agua, “no podemos permitir que no hagan nada mientras la solución que hay para acaba con los problemas de agua para riego es tan sencillo como darle a un botón, ya que las conducciones desde la desaladora hasta la Comunidad de Regantes, están construidas y operativas”.


Desde la Mesa del Agua de Almería se le ha recordado a los representantes políticos “que cuando ellos salen a los medios de comunicación presumiendo de la producción agrícola de Almería y de la riqueza que genera, deben acordarse de que es gracias a los agricultores y del buen uso que hacemos del agua. Sin agua no hay crecimiento, ni generación de riqueza y solo habría empobrecimiento. Las administraciones tienen que colaborar en ese aspecto”.


Y han recalcado que ya se han producido cortes de suministro e incluso hay regantes que han tenido que contratar camiones de agua para poder regar sus cultivos. A su juicio, se está produciendo una situación “que nadie puede entender porque hay una solución a corto plazo y fácil para acabar con este problema en esta zona de la provincia”. 


La CGUAL está representada en un 64% por la Comunidad de Regantes Las 4 Vegas y en un 36% por la Comunidad General de Regantes del Bajo Andarax. Y que la dotación que recibe la CGUAL es insuficiente para cubrir las necesidades básicas del regadío ante el incremento del número de usuarios.


Además, desde la Mesa del Agua se he recordado que se está cediendo agua a terrenos “fuera de ámbito” con lo que este problema también supone y pide que se tenga en cuenta este extremo. “Todo ello, en detrimento de los regantes con derechos de agua”, han detallado.


En el Almanzora, sin trasvases y tirando de reservas


La situación no es mucho mejor en la Comarca del Almanzora donde hay que recordar que no llega agua procedente de los trasvases. Ni del Tajo-Segura, cortado por obras, ni del Negratín. Fernando Rubio, presidente de la Junta Central de Usuarios del Almanzora, que ha estado acompañado del presidente del Sindicatos del Trasvase Tajo-Segura (SCRATS), Lucas Jiménez, ha detallado que la situación es “especialmente crítica con los dos trasvases cerrados". 


"Sobrevivimos porque hemos ido ahorrando agua durante estos últimos dos años y lo hemos ido echando al pantano de Cuevas del Almanzora. Ahora hay que pensar también en estos pueblos de la zona que están conectados al trasvase que se quedan sin agua también”, apuntó. 


Fernando Rubio ha explicado, además, que “hemos tenido que hacer con fondos propios un trasvase al revés, llevando agua desde la cota 80 a la cota 600. Hemos invertido 1,8 millones de euros para que el trasvase funcione al revés. Ninguna administración es capaz de solventar los problemas y tenemos que ser nosotros, pero el agua almacenada en Cuevas tiene su límite y en dos o tres meses nos vamos a quedar sin agua”. Por lo que ha alertado de que “con las plantaciones que en enero se pueden paralizar y perder los clientes a los que suministramos. No podemos esperar más. La situación es gravísima”.


Ha recordado igualmente que “dependemos del Gobierno central con el trasvase y la desaladora del Almanzora que lleva ocho años sin funcionar y nos sentimos engañados por las administraciones porque sigue sin funcionar, con lo que dejemos de contar con esos 20 hectómetros cúbicos al año. Es decir, llevamos 160 hectómetros cúbicos perdidos. Por eso yo al Gobierno central le pondría un cero y al autonómico también porque no nos dan respuestas y las soluciones siguen sin llegar”.


Fernando Rubio ha explicado que “cuando se acabe agua del pantano de Cuevas va a ser un drama porque se va a echar mano de acuíferos salinizados. El futuro no es halagüeño. Hemos entregado documentos, estudios que pagamos los regantes y nos sentimos abandonados por el Gobierno central y también por el autonómico. ¿Qué pasaría si no hubiera gasoil para los camiones? Habría muchas movilizaciones, ¿verdad? Pues sin agua no hay producción”.


El precio del agua se encarecerá para regadíos y abastecimiento


Por su parte, el presidente de Scrats, Lucas Jiménez, ha alertado de los propósitos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) en lo que se refiera al trasvase Tajo-Segura “todos los regadíos del trasvase van a experimentar un descenso del 21% y los abastecimientos del 18% en la provincia de Almería también. Afecta a 13 municipios y 7 comunidades de reganes. 


Significa que se sigue aplicando el tasazo que es una cuota lineal dando igual lo que recibamos. Y esa merma de caudales va a exigir un aporte externo que viene por la desalación y proviniendo de Torrevieja es una desalación muy cara. Pero que no se olviden que de la mano vienen los abastecimientos en las provincias de Almería, Murcia y Alicante y también les va a afectar. Van a pagar sí o sí, venga agua o no venga, 6 millones de euros. Además, ha recordado que si se ejecutan los planes del Gobierno de aumentar el caudal ecológico “llegará menos agua aún” de la que procede del trasvase del Tajo.


Situación en Níjar


Desde la Comunidad de Usuarios de la Comarca de Níjar se ha recordado que se cuenta  con agua de la desaladora de Carboneras y se ha vuelto a insistir en la necesidad de duplicar el agua que llega de misma  para recuperar el acuífero. En la Comarca nijareña “hay soluciones y no son ni de mucho dinero ni de mucho tiempo. Es cuestión de las administraciones y de que quieran hacerlo”.


Los regantes han recordado que se han redactado varios proyectos como, por ejemplo, uno para realizar un embalse nuevo con un hectómetro cúbico (l balsa número 8) “y necesitamos de la administración es que nos permiten hacer la obra con carácter de urgencia porque así en unos cinco meses podríamos recibir ese agua en esa balsa. Pedimos que la Consejera tenga sensibilidad con Níjar y se apruebe con carácter de Urgencia. Está en manos de la administración”.


Por todo ello, “creemos que en Níjar ha habido falta de previsión y porque se debían haber hecho embalses hace años”. También han recordado que en los pozos, los niveles no bajan en demasía pero la conductividad aumenta de manera constante. Es decir, con una salinidad que no la hace compatible con el riego. Se pide al Gobierno de España que ejecute el plan de mejoras energéticas que ya estaba previsto haber acabado y que ahora sigue aún con el anteproyecto. Esa mejora consiste en que con el mismo consumo se pueda producir un 15% más de agua. Con lo que la administración recuperaría su inversión en tres años.


Poniente y Adra


En lo que se refiere a la Comarca del Poniente se ha recordado que se necesitan avances en la planta de tratamiento de la Balsa del Sapo, en las aguas que podrían proceder de la Depuradora de Roquetas de Mar, en la ampliación en 10 hectómetros cúbicos de la desaladora del Campo de Dalías. Y piden medidas concretas a la Consejería de Agricultura, al Ayuntamiento de Almería para que diga “qué soluciones va a tomar porque hay un serio déficit y se sigue sacando agua de los Pozos de Bernal” y a la Subdelegación del Gobierno “a la que pedimos reuniones de carácter formal con Acuamed”.


Y en la zona de Adra los regantes han recordado que “el problema principal está en que en los márgenes del rio Adra “tienen una gran falta de agua, especialmente en su margen derecho”. Además, han alertado de que hay una serie de fincas que recogen agua directamente del cauce y sin ningún tipo de control, “algo que ya hemos puesto en conocimiento de la delegación”. 


Finalmente, las extracciones en la zona de Berja están también debilitando el acuífero con lo que el equilibrio que había entre recursos disponibles y extraidos ha empeorado.


PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD