Ganadería y Pesca

Andalucía pide al MAPA la defensa de los marisqueros por la "competencia desleal" del permiso europeo a Italia para tallas mínimas

lunes, 26 de octubre de 2020

Marisqueo a pie Golfo Cu00e1diz (Foto Junta de Andalucu00eda)


El Gobierno andaluz ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que defienda en Bruselas a los marisqueros ante la competencia desleal que supone el permiso excepcional concedido a Italia para capturar chirlas de menor tamaño que la talla establecida para el resto de la UE.


La Consejería de Agricultura y Pesca ha informado de que responde así a la petición del sector andaluz tras conocer que existe un borrador de Reglamento Delegado que permitiría a Italia continuar extrayendo de sus aguas y comercializando chirlas de 22 milímetros durante el 2021 y el 2022, mientras que la normativa europea recoge que el tamaño mínimo de referencia establecido para la captura sostenible de esta especie (‘Venus app’) es de 25 milímetros.


Andalucía considera que se trata de una situación grave a la que, a priori, parece que la Comisión Europea no ha dado importancia, a pesar de que supone un agravio comparativo importante entre los pescadores de las distintas zonas comunitarias, una competencia desleal dentro del Mercado Único y un severo perjuicio para las poblaciones de chirlas del caladero italiano que podría llegar a colapsar las aguas del Mediterráneo al impedir que se garantice la sostenibilidad de los recursos pesqueros en este mar.


Por esta razón, la Administración andaluza pide al Gobierno central, a quien corresponde la interlocución con Bruselas, que evite “en la medida de sus posibilidades” la publicación de la normativa que permitiría la ampliación de esta excepción de captura de chirla de 22 milímetros concedida a Italia hasta el 31 de diciembre del 2020.


El año pasado ya se produjo una primera prórroga de este permiso aprobado en el 2016 que, inicialmente, concluía al finalizar el 2019.


"La actividad del sector marisquero de Italia durante estos años ha tenido y va a seguir teniendo un gran impacto negativo en Andalucía al afectar a su comercialización en España, donde la entrada de ejemplares italianos de menor tamaño supone una importante competencia con la producción nacional en condiciones desiguales", indica la Junta.


Según los estudios del Instituto Español de Oceanografía (IEO), la flota marisquera de Andalucía implementa medidas de reducción de esfuerzo pesquero cuando se registra una bajada en el número de individuos de talla superior a 25 milímetros, como el cierre temporal de caladeros o la disminución de las horas de pesca.


Todo, para favorecer la incorporación de más ejemplares de chirla adultos (‘reclutas’) al medio natural y así impulsar la recuperación de la pesquería, según informaron fuentes de la Junta de Andalucía.


Por tanto, "llama la atención que mientras en las aguas italianas se permite una reducción de la talla que favorece el monopolio de los mercados, en el resto de países se impone la obligación de desembarque de unos ejemplares que, con las mismas dimensiones (entre 22 y 24 milímetros) se consideran inmaduros. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD