REMITIDOS

Métodos de pesca artesanal

viernes, 30 de octubre de 2020


La pesca artesanal, conocida también como pesca tradicional, es uno de los métodos más genuinos para obtener los diferentes moluscos, peces y crustáceos que pueden encontrarse en ríos, lagos y mares. Su objetivo es generalmente el consumo local o en todo caso el comercio a pequeña escala en vez de la exportación o la comercialización de mayor alcance, que son más propias de la pesca industrial. Esta alternativa también resulta realmente económica, pues, entre otras cosas, los costes de explotación suelen ser bastante bajos.


Lo más habitual es realizarla en aguas poco profundas, en las que incluso el pescador puede estar en la orilla, sin necesitar embarcaciones ni instrumentos muy costosos (otro de los factores que hacen que su coste sea tan bajo). No obstante, hay varios métodos diferentes para llevarla a cabo. Por ejemplo, la pesca artesanal pulpo o la pesca con redes, entre otras.


Métodos de pesca artesanal


Estos son algunos de los principales métodos que se utilizan para pescar artesanalmente.


Pulpera


Tal y como su nombre indica, este método se enfoca en la pesca del pulpo. Se hace mediante anzuelos (en este caso dos o tres debido al tamaño de este animal marino). A estos se les une también un sedal que ayudará a que se despegue más fácilmente el pulpo después de que pique el anzuelo. Esta pesca se lleva a cabo en zonas rocosas donde es más sencillo que los tentáculos agarren.


Con redes


Está pensada para aguas poco profundas. Para esta técnica se usan redes (conocidas también como atarrayas). La distancia entre cada uno de sus cuadrantes es de entre 1,5 y 2 centímetros. A estas redes se les amarran además varios plomos en las esquinas para que caigan a causa del peso de estos. Una vez que se sumergen se consigue atrapar a los peces rápidamente.


Con caña


Se usa una caña rígida con una raya de nylon fuerte sujeta en la parte de arriba. Cuando se divisa el lugar con una mayor concentración de peces se echa la línea sobre ellos unida al anzuelo (habitualmente en forma de “U” para facilitar que el pez se desenganche una vez pescado) y a la carnada. La pesca artesanal con caña se suele llevar a cabo en orillas de los sistemas acuáticos o desde las embarcaciones.


Cuerda de mano


Para esta técnica se precisa de una cuerda de poliamida cuya longitud variará en función de la zona pesquera. Para que la cuerda pueda sumergirse, se ata a uno de sus extremos un peso. En cuanto a los anzuelos, puede tener uno o más (cada uno con sus cebos, que servirán como señuelo para capturar a los peces).


Además de resultar muy eficaz, esta técnica tiene la ventaja de ser muy selectiva, pues, una vez capturados los peces, se puede elegir entre los que son aptos para el consumo y los que no, teniendo la posibilidad de devolver a estos últimos al mar para que completen su ciclo de vida.   


Lo cierto es que con estas técnicas bien aplicadas es más que suficiente para pescar una gran cantidad de crustáceos, moluscos y peces, y además tienen la ventaja de resultar más económicas que otras opciones. Solamente es cuestión de saber elegir la adecuada para cada circunstancia.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD