Ciencia

España mantiene su actividad de investigación y seguimiento de poblaciones de especies marinas en la Antártida

domingo, 1 de noviembre de 2020

Antartida tcm30 550390



España ha participado en la reunión anual de la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos de la Antártida (CCRVMA), que concluyó anoche, día 30, y en la que ha logrado mantener su actividad de investigación y seguimiento de poblaciones comerciales de especies marinas en la zona.


La delegación española estaba formada por expertos de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y también contó con la participación de representantes del Instituto Español de Oceanografía, del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.


En esta trigésimo novena reunión, celebrada por videoconferencia del 27 al 30 de octubre, se aprobaron asuntos de interés para España como el referente a la actividad pesquera (pesquerías exploratorias y de investigación) que diversos miembros de la Comisión llevan a cabo.


Esta actividad se realiza bajo los auspicios y el asesoramiento del comité científico de la citada Comisión. Todos los barcos participantes deben de llevar al menos dos observadores científicos a bordo, uno de ellos internacional. La información que aportan estos científicos es de vital importancia para el conocimiento de los recursos, teniendo en cuenta la dificultad para llevar a cabo investigaciones puramente científicas en esta remota zona, por motivos técnicos y económicos.


Las medidas de conservación acordadas permitirán continuar la pesca científica española, que proporciona los datos necesarios para el seguimiento de las poblaciones de peces en la Antártida por parte del Instituto Español de Oceanografía, indicaron desde el MAPA.


La Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos fue fundada en 1982 por una convención internacional con el objetivo de conservar la fauna y flora marina de la Antártida, y como reacción al interés creciente en la explotación comercial del kril antártico (que es un componente esencial del ecosistema antártico) y a la historia de una explotación excesiva de varios otros recursos vivos marinos del Océano Austral.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD