BRANDED CONTENT

Seguridad Alimentaria: Cuál es la importancia de la nueva normativa de IFS FOOD 7

viernes, 6 de noviembre de 2020

Imagen


Esta norma de seguridad alimentaria es fundamental para todos los fabricantes de alimentos, especialmente para marcas privadas. Certificarse en esta normativa impulsa la mejora continua, aumenta las ventas y reduce gastos de funcionamiento, entre otros beneficios.


La Industria Agroalimentaria enfrenta más desafíos que nunca debido al contexto mundial de incertidumbre y crisis. Pero como siempre, la mejor opción es no detenerse y apostar a posicionarse y proyectarse en un mercado cada vez más competitivo.


De cara al lanzamiento de la normativa IFS Food 7, la mejor opción es informarse y certificarse, con el fin de que todos los esfuerzos de producción y marketing que realiza una empresa productora o empaquetadora de alimentos para garantizar la seguridad y calidad de la marca, vean resultados en el corto, mediano y largo plazo.


Cursos oficiales de IFS Academy


IFS Food 7 se centra en la seguridad y calidad alimentaria de los productos procesados. “IFS Food es importante para todos los fabricantes de alimentos, especialmente aquellos que producen marca privada, porque contienen muchos requisitos relacionados con el cumplimiento de las especificaciones”, aseguran los responsables de IFS.


Los fabricantes de alimentos toman una sabia decisión al invertir en esta certificación y en la realización de cursos oficiales de IFS. En ese sentido, tienen la opción de avocarse a los servicios y formaciones de KPI Agroalimentaria, una Consultora de Seguridad Alimentaria autorizada por IFS para la impartición de cursos oficiales de IFS Academy.


¿Cuáles son los beneficios de estar certificado por IFS Food?


La industria que obtiene certificaciones relacionadas con seguridad alimentaria, es una industria que no tardará en recibir las ventajas de este impulso a la mejora continua, ya que el Sistema de Puntuación IFS indica cómo una empresa evaluada puede mejorar aún más su rendimiento y por lo tanto, siempre es posible alcanzar el siguiente nivel.


Además, el enfoque basado en el riesgo de IFS permite realizar evaluaciones individuales y cubrir las áreas de importancia para los procesos de cada empresa, encontrando soluciones a medida.


Los requisitos para obtener la IFS Food 7, así como cualquier otra certificación en seguridad alimentaria, reducen los gastos de funcionamiento y, por lo tanto, aumentan la eficiencia.


Por último y según los responsables de IFS, la certificación aumenta las ventas: “Las empresas certificadas retienen los clientes existentes y ganan nuevos clientes con IFS. Demuestran que cumplen las expectativas de los clientes en cuanto a la seguridad y la calidad de los productos y que son un socio comercial de confianza”, explican.


Principales novedades de IFS Food 7


La versión 7 de esta normativa pretende evitar ambigüedades y ser lo más clara posible, eliminando o fusionando los requisitos de las versiones anteriores.


Con respecto a las auditorías, IFS dedica un 50% de su duración total a la parte de las salas de producción e introduce cambios que se ajustan a los criterios exigidos por GFSI (Global Food Safety Iniciative). Es decir, el sistema APPCC no tiene cambios significativos.


Donde sí se advierte un cambio más notorio es en que esta nueva normativa dota de mayor responsabilidad a la dirección o gerencia de la empresa, ya que la implica en el proceso de Revisión.


Otro punto clave de IFS Food 7 es la formación de los empleados, para lo cual se va a exigir la demostración de la formación recibida. La renovación y actualización de los contenidos de formación son obligatorias.


Los requisitos más importantes de la nueva normativa


En la parte 2 de la norma se estipulan todos los requisitos que deben cumplir las empresas para obtener la certificación de su cumplimiento.


Entre sus primeros requisitos, obliga a la gerencia de “asegurarse de que el organismo de certificación esté informado de los cambios que puedan afectar su capacidad de cumplir con los requisitos de certificación”. Esto incluiría el nombre de la entidad jurídica y el cambio de ubicación del sitio de producción. Asimismo, en caso de retiro del producto, “debe ser informado dentro de los 3 días hábiles”.


Tal y como mencionamos anteriormente, implica a la gerencia o dirección en la revisión, que debe “evaluar las acciones de seguimiento de las revisiones por la dirección anteriores y cualquier cambio que podría afectar al sistema de gestión de la calidad y la seguridad alimentaria”.


Con respecto a los casos en que la empresa subcontrata una parte del procesamiento del producto, empaque primario o etiquetado, se establece que deberá tenerlo documentado en la gestión de calidad y seguridad alimentaria del sistema y asegurar el control de dichos procesos.


Higiene, materiales y trazabilidad


Estos tres puntos son también muy destacados dentro de la nueva norma.


En relación a limpieza, IFS Food 7 establece que “los registros de monitoreo de limpieza y desinfección deberán estar disponibles” y que “el producto que se procesa estará protegido contra la contaminación física, como contaminantes ambientales, aceites o goteos de maquinaria y derrames de polvo”.


Por seguridad, el uso de vidrio y materiales quebradizos deberán excluirse en áreas donde se manejan materias primas, productos semielaborados y terminados.


Con respecto al sistema de trazabilidad, IFS Food 7 determina que se probará al menos una vez al año y cada vez que existan cambios. “Las muestras de prueba deben representar la complejidad de la empresa gama de productos. Los registros de prueba deben verificar la trazabilidad aguas arriba y aguas abajo (desde productos a materias primas, y viceversa).”


Cursos útiles para esta certificación


Para cumplir con estos y otros requisitos de IFS Food 7, la formación es imprescindible. Entre los cursos de KPI Agroalimentaria, destacamos algunos que pueden resultar de utilidad:


  • APPCC Análisis de Peligros y Puntos de control crítico
  • Etiquetado de alimentos
  • Trazabilidad
  • Buenas Prácticas de Manufactura
  • Guía Prácticas Correctas Higiene y Manipulación de Alimentos

En definitiva, existen muchos recursos disponibles para que la aplicación de esta nueva normativa redunde en beneficios para la industria agroalimentaria que esté dispuesta a esforzarse para proyectar su producción y volverse más confiable y competitiva.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD