Laboral

Las patronales piden "flexibilidad" de la jornada laboral en los almacenes de cítricos de la Comunidad Valenciana

lunes, 16 de noviembre de 2020

Iindustria naranjas cooperativa (Foto Junta de Andalucía)



El Comité de Gestión de Cítricos (CGC) y la Federación de Cooperativas AgroAlimentarias han pedido "flexibilidad" en la jornada laboral de los almacenes citrícolas, ante las exigencias de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT de mayor rigidez.


La negociación del convenio de Manipulado y Envasado de Cítricos de la Comunidad Valenciana, que regula las relaciones de los almacenes de cítricos con sus trabajadores, se encuentra en punto muerto ya que los empresarios creen que la rigidez en la jornada "no tiene cabida en un producto perecedero y estacional", en el que las empresas y cooperativas valencianas "deben poder diferenciarse de los proveedores no comunitarios" frente a la gran distribución europea por el servicio al cliente.


Consideran que desde esta perspectiva, la reclamación sindical "no se puede aceptar", según han indicado en un comunicado donde argumentan que la actividad de los cítricos es estacional y las horas de trabajo necesarias para el manipulado, confección y comercialización son mucho mayores que las necesarias en el resto del año.


Las patronales del sector, Comité de Gestión de Cítricos (CGC) y Federación de Cooperativas Agroalimentárias, han presentado una plataforma en la que buscan convertir los sábados en jornada ordinaria, de forma que, garantizando a los trabajadores del sector los descansos legales mediante sistemas de rotación, se pueda cubrir el trabajo durante seis días a la semana y dar el servicio requerido por el cliente.


Señalan que la jornada ordinaria de lunes a sábado está contemplada en numerosos convenios colectivos del sector agrario y del resto de empresas que participan en la cadena alimentaria, como la gran distribución y los supermercados, así como en los convenios de manipulado y envasado de frutas y hortalizas de otros territorios cercanos a la Comunitat, y es aceptada en estos casos por los sindicatos negociadores CC.OO y UGT.


Además, debido a la pandemia, esa flexibilidad es más necesaria para evitar contagios, sin que represente un incremento de costos injustificado y sin la voluntariedad, han argumentado.


Los sindicatos han reivindicado una jornada máxima de ocho horas diarias de lunes a viernes y un incremento del 40 % en el precio de las horas extra, medidas que las patronales ven "inasumibles" y recuerdan que desde hace años en el convenio se han acordado salarios superiores hasta en un 30 % a otros del mismo sector.


El salario de un manipulador de cítricos está como mínimo más de un 11,40% por encima del Salario Mínimo Interprofesional, añaden.


CC.OO, por su parte, defiende una jornada ordinaria de ocho horas de trabajo en lugar de una hora de trabajo disponible adicional a lo que el convenio llama la "novena hora" (hora extra a precio ordinario), y se muestra en contra de extender su jornada de lunes a sábado de manera ordinaria. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD