Naturaleza

Crece la presión para el cierre definitivo de las granjas de visones en la UE

jueves, 19 de noviembre de 2020

Visión europeo (Foto WWF)



Los brotes de coronavirus en granjas de visones de la Unión Europea, y en especial en Dinamarca, donde se ha detectado un nueva cepa peligrosa para los humanos, han aumentado los llamamientos de los ecologistas para el cierre definitivo de esas explotaciones, mientras Bruselas pide extremar la vigilancia.


El asunto se abordó esta semana en un reunión de ministros europeos de Agricultura, donde Dinamarca explicó las razones que le han llevado a ordenar el sacrificio de cerca de 17 millones de visones tras la detección de una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 que se ha propagado entre las granjas de cría y después ha contagiado a humanos.


Muchos países expresaron su preocupación por la situación y pidieron a la Comisión Europea que haga un seguimiento de la evolución de la enfermedad en los visones en cautividad.


Los Países Bajos, donde también se han sacrificado centenares de miles de estos animales en el último año, abogó por una "política de control armonizada en la UE" ya que según consideran, se está constatando que los visones pueden ser un reservorio del coronavirus.


Por ello pidieron a Bruselas que tome medidas y elabore un programa de seguimiento de las enfermedades de los visones en cautividad.


Por su parte, Bélgica explicó que ha creado un grupo para evaluar el riesgo que implica la cría de estos animales y abogó por que el SARS-COV-2 sea considerado como enfermedad emergente y que haya un marco de seguimiento europeo.


También Finlandia pidió un seguimiento coordinado por la Comisión Europea y, si fuera necesario, la adopción de medidas para restringir los movimientos de los animales y derivados a fin de evitar la propagación de la enfermedad.


España, donde un brote de coronavirus obligó hace unos meses a sacrificar a los cerca de 100.000 visones de una granja de un pueblo de Teruel, afirma que en el país se lleva a cabo un seguimiento puntual y continuado de las explotaciones de esos animales.


El hecho de que las autoridades veterinarias europeas estén en contacto permanente sobre este asunto, ofrece "seguridad", dijo el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que dejó caro que en caso de que haya una amenaza para la salud pública, la UE debería intervenir.


COMISIÓN EUROPEA Y CENTRO EUROPEO DE CONTROL DE ENFERMEDADES


La Comisión Europea se muestra no obstante prudente y cree que lo primero que hay que hacer es comprender el riesgo real que la propagación del virus en esas granjas puede implicar para los humanos, explicó en la reunión del pasado lunes la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides.


Indicó que tanto el Centro Europeo como la Agencia de Seguridad Alimentaria han publicado una evaluación de riesgos y que de momento las variantes del virus, aunque pueden circular rápidamente en las granjas, no parecen ser más transmisibles que otras.


La Comisión admitió no obstante que se sabe poco del cluster 5, la cepa de coronavirus de Dinamarca e indicó que se ha puesto en contacto con los fabricantes de vacunas para ver las repercusiones que podrían tener.


Bruselas señala que en caso de que exista un agravamiento se revisaría la situación para evaluar si existe una amenaza para la salud pública.


La Comisión valora que los países de la UE "estén estrechando la vigilancia", indicaron por su parte a Efeagro fuentes comunitarias, que recordaron que las medidas adoptadas por Dinamarca, al igual que las que se están tomando en otros estados, son "una competencia nacional".


El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) instó por su parte recientemente a los países a introducir medidas de control y prevención y aumentar los test a animales y personas.


ORGANIZACIONES ECOLOGISTAS


Para las organizaciones ecologistas, que llevan años haciendo campaña contra las granjas de visones en defensa del bienestar animal, el coronavirus debería ser la puntilla para su cierre definitivo, explicó a Efeagro Ann De Greef, de la organización protectora de animales GAIA.


"Ha llegado el momento de prohibir las granjas de cría de visones. Si ahora con todo lo que está pasando no se vetan esas explotaciones, ¿Cuándo se va a hacer?", señaló la activista.


Recordó que la preocupación por el bienestar de los visones en cautividad ha sido una queja de estas organizaciones desde hace años y añadió que además la piel de estos animales "ya no es popular".


La propagación del coronavirus en las granjas y su riesgo para los humanos "es un argumento extra" que los países europeos deberían tener en cuenta, consideró. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD