Organizaciones agrarias y de productores

"Sorpresa y estupefacción" en AVA-Asaja por las sanciones a los agricultores de campos abandonados en Valencia

miércoles, 25 de noviembre de 2020

CampobaldosequaFotolaUniCOAG 3



La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha expresado su "sorpresa y estupefacción" ante el anuncio de amenazas de sanciones económicas y penalizaciones de ayudas a los agricultores con campos abandonados en Valencia pues "criminalizan a la víctima" cuando los actos supuestamente punibles son consecuencia directa de "la incapacidad de las propias administraciones".


La asociación considera que si un agricultor abandona su explotación "es porque no percibe precios justos por su producción al estar desamparado por las administraciones", y denuncia a las instituciones "por no garantizarles una rentabilidad digna", después de que el Ayuntamiento de Valencia, según Ava-Asaja, haya lanzado una campaña de apertura de expedientes sancionadores a aquellos propietarios de campos abandonados que se encuentran en mal estado de mantenimiento.


"Que esta iniciativa surja de Valencia resulta especialmente sangrante, ya que llevamos varios años con una Ley de la Huerta que solo ha comportado limitaciones, obligaciones y restricciones a la actividad agrícola, pero hasta el momento no ha puesto un euro para mejorar la rentabilidad", ha indicado Ava-Asaja, que también ha demandado que "menos multas y más incentivos es lo que necesitan los agricultores valencianos”.


Asimismo, la asociación ha asegurado que la Conselleria de Agricultura también advirtió este lunes a los arroceros del parque natural de la Albufera de pérdidas de ayudas europeas si no fanguean la paja del arroz arrastrada por las lluvias a sus parcelas.


En respuesta, Ava-Asaja ha destacado que "los graves problemas económicos, sociales y medioambientales que genera la gestión de la paja del arroz es responsabilidad de las propias administraciones y la mejor solución es retirar todo el residuo que se pueda, que no suele superar ni el tres por ciento del montante total, y todo lo demás quemarse de un modo ordenado y controlado con la finalidad de evitar plagas y enfermedades del cultivo".


Ava-Asaja ha reprochado al Ayuntamiento y a la Conselleria que estén "más preocupados por criminalizar al sector agrario y por recaudar impuestos que por proporcionar soluciones que favorezcan una sostenibilidad de la actividad agraria en sus territorios”.


"De nada nos sirve que la clase política proclame el papel esencial y la función estratégica de la agricultura si luego ese mensaje no viene acompañado de medidas de apoyo, y menos aún si lo que llega en realidad son más multas y más impuestos. En las crisis se ve claramente de qué pasta estamos hechos y tanto la Conselleria de Agricultura como el Ayuntamiento de Valencia se han quitado la careta", concluyeron fuentes de la asociación.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD