Tecnología

Ainia desarrolla un nuevo método de análisis que controla los residuos de plaguicidas en los alimentos

lunes, 30 de noviembre de 2020

Laboratorio quu00edmica 06 1200px



El centro tecnológico Ainia ha desarrollado un nuevo método de análisis para el control de residuos de plaguicidas en alimentos, que detecta el óxido de etileno en semillas destinadas a la alimentación, un plaguicida prohibido en la Unión Europea pero que se utiliza en terceros países para tratar semillas como el sésamo.


Fuentes de Ainia explicaron que el análisis consigue, mediante tecnología GC-MS, una cromatografía gaseosa acoplada a la espectrometría de masas, determinar el óxido de etileno en alimentos, en un análisis que no se había realizado en España, y que ha surgido tras haber incrementado los controles de plaguicidas sobre estos productos después de que la Unión Europea encontrara niveles muy elevados de óxido de etileno en lotes de sésamo importados desde la India.


El responsable de seguridad alimentaria de Ainia, Roberto Ortuño, ha destacado que el laboratorio "cuenta con un método rápido y sensible, con un límite de cuantificación inferior a 0,05 mg/Kg, que permite verificar que el plaguicida no supera el nivel máximo establecido por ley".


A partir de octubre, se han aumentado los niveles de control oficial, con un incremento de hasta el cincuenta por ciento para residuos de plaguicidas y específicamente de óxido de etileno, en las partidas de semillas de sésamo procedentes de la India que llegan a la UE.


El pasado mes de septiembre el Rapid Alert System for Food and Feed (RASFF), el sistema de alerta rápida para alimentos y piensos, notificó la presencia de niveles muy elevados de óxido de etileno en determinados lotes de semillas de sésamo originarias o procedentes de la India, que habían sido introducidos en la Unión Europea.


Estos niveles superaban más de mil veces el límite máximo de residuos de 0,05 mg/kg de óxido de etileno establecido, lo que originó que se intensificaran los controles en frontera de óxido de etileno en semillas de sésamo procedentes de la India.


Desde Ainia aseguran que esta contaminación constituye un grave riesgo para la salud humana, ya que el óxido de etileno está clasificado como un mutágeno de categoría 1B, un carcinógeno de categoría 1B y un tóxico para la reproducción de categoría 1B y que, asimismo, su uso como sustancia activa en productos fitosanitarios en la Unión Europea no está aprobado, aunque sí se utiliza en países terceros.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD