Laboral
UGT cree que el aumento de la temporalidad frente a la contratación indefinida no ayuda a atraer empleo

El sector agroalimentario logra frenar la caída del PIB nacional por la pandemia, pese a la dificultad para encontrar trabajadores

martes, 1 de diciembre de 2020

Agricultores recogiendo ciruelas en Extremadura (Foto Joaquín Terán)


El sector agroalimentario ha sido un ejemplo de resiliencia en los últimos meses ante la crisis provocada por la pandemia y ha logrado amortiguar la caída del PIB nacional, aunque afronta dificultades como la de atraer mano de obra para poder jugar un papel clave en la recuperación de la economía.


Así se desprende de un informe publicado por la división agroalimentaria del sindicato UGT que analiza el comportamiento del sector, y que incluye encuestas a empresas y trabajadores tanto del campo como de la industria alimentaria para conocer cómo les ha afectado en su día a día y cuáles son las perspectivas de futuro.


"Ha sido el único sector principal que ha incrementado su producción, por lo que ha paliado un retroceso mayor del PIB y del empleo y ha seguido actuando como un motor de la economía en el comercio exterior", resalta el documento.


El estudio recuerda que en el primer y el segundo trimestre de 2020, el Valor Añadido Bruto (VAB) aportado por el sector creció un 1,6 y un 4,4%, respectivamente, en contraste con la caída generalizada de la economía.


Pese a que la repercusión fue menor, el número de afiliados bajó un 2% en el primer semestre del ejercicio y la cifra de parados subió un 18%, de acuerdo con sus cálculos.


Entre las empresas participantes en la encuesta, el 75% aseguró seguir manteniendo el empleo e incluso un 10 % dijo que lo está reforzando, mientras que un 7% ha recurrido a algún tipo de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).


Además, tres de cada cuatro ha tenido problemas a la hora de recibir productos de sus proveedores, y la mayoría ha tenido que afrontar una subida de los precios a cambio de estos servicios.


Para un 45% de las compañías agroalimentarias la crisis no ha tenido casi impacto, frente a un 20% que considera que éste ha sido "moderado" y un 35 % restante que sí se ha visto muy afectado.


Los responsables de UGT-FICA han apuntado a que la recuperación del sector "se producirá a partir de 2021 y se alargará hasta bien entrado 2022" y se caracterizará por ser un proceso "más progresivo y menos acelerado" que en otras áreas económicas debido en gran parte a que su caída ha sido menor y "no tan abrupta".


Para jugar un rol clave en la mejora de la economía española, el sindicato detecta que existen retos en materia laboral pendientes de abordar.


"Durante la pandemia ha quedado visible la carencia de mano de obra disponible por diferentes motivos, destacando la falta de interés por trabajar en el sector, especialmente en la rama agraria", han apuntado los autores del estudio, que han insistido en que hubo dificultades para reforzar las plantillas cuando fue preciso.


"Desde el 2013 se observa una temporalización del sector en detrimento de la contratación indefinida, con incrementos en la rotación y el número de contratos por trabajador", lo que en su opinión no ayuda a atraer mano de obra, especialmente en la parte más vinculada a la agricultura y el campo. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD