EN NOMBRE PROPIO

Ordoñez (Aefi): "Las ayudas del MAPA podrán paliar las pérdidas de los productores de flor y planta, pero para el comercio de floristería no ha habido ayudas específicas"

viernes, 18 de diciembre de 2020

Aefi Gabriel Ordoñez 2


El sector de las floristerias se ha visto dañado en los últimos meses desde que en marzo diera comienzo la pandemia por la Covid-19. Cierres perimetrales en días señalados o las prohibiciones de fiestas han traido que las ventas de flores en estos establecimientos hayan mermado. En Agrodiario hemos entrevistado a Gabriel Ordoñez, presidente de la Asociación Española de Floristas (Aefi), en nuestra sección 'En nombre propio', para conocer cómo están afrontando la situación y sus proyectos de futuro. 


¿Qué es la Asociación Española de Floristas (Aefi)? ¿Cómo y por qué nació?


Es la patronal del comercio de floristería. Tiene su origen en 1951, en lo que entonces se llamó a Sección Nacional Española de Fleurop Interflora, cuando un pequeño grupo de floristas se asocia con fines comerciales para poder realizar transmisiones florales y que los clientes pudieran enviar flores de una ciudad a otra, incluso a nivel internacional. En 1965, tras la publicación de la Ley de Asociaciones, pasa a regirse por esta Ley y cambia su denominación por “Asociación Española Interflora”, adaptando sus Estatutos Sociales a la nueva normativa. En la misma entidad había una actividad comercial y asociativa que fue separándose y adecuándose a la realidad normativa. Tras la Ley de Sociedades Anónimas en 1993, a partir de la Asociación se constituye la sociedad mercantil de Fleurop Interflora España y queda la Asociación a partir de esa fecha con los contenidos más puramente asociativos, prestando apoyo y servicio a toda la actividad empresarial y profesional.


En 1996, se realiza una nueva modificación de los Estatutos Sociales para adaptarlos a los requisitos exigidos en la Ley 19/77 de 1 de abril que regula el derecho de asociación sindical y el Decreto 873/ 77, y se inscribe a la Asociación en el registro de Asociaciones Empresariales y Patronales bajo la denominación “Asociación Española de Floristas Interflora”. Ya como patronal continuó su consolidación y para tener un carácter más abierto como patronal de todos los floristas, no sólo de los que pertenecieran a la mercantil Interflora, en 2015 da un paso más con modificación de sus estatutos y supresión de la palabra Interflora de su denominación, con un nombre más genérico “Asociación Española de Floristas”. A partir de entonces, amplia su ámbito a todos los comercios de floristería, con independencia de la empresa de transmisión floral con la que trabajen o incluso aquellos que no trabajen con ninguna.


Desde su nacimiento, hace casi 70 años, ha ido evolucionando, se ha ido adaptando a los tiempos, a los cambios legislativos y a las necesidades del sector.


¿Cuáles son los objetivos de la asociación?


Los objetivos principales son representación, gestión y defensa de los intereses empresariales de sus asociados, promover y facilitar la formación y el desarrollo profesional de los mismos, y fomentar el consumo de flores, plantas y artículos complementarios. Para conseguir esos objetivos se desarrollan una gran cantidad de actividades con las que procuramos que el florista asociado se sienta ayudado en toda su actividad empresarial.


¿Cuántos socios componen AEFI? ¿Existe alguna zona mayoritaria de España de donde provengan los asociados?


Somos 550 asociados, repartidos por toda España, sin que la diferencia por Comunidades sea significativa, ya que en nuestra organización tampoco tienen ningún peso mayor los asociados de ningún territorio. Todos tenemos los mismos derechos de ocupar cargos y nuestro funcionamiento es muy democrático, con celebración de asambleas anuales y elecciones cada cuatro años.


En la actualidad, con la crisis sanitaria que atraviesa España, ¿qué retos afronta el sector?


Como sector lo que más nos preocupa es que se recupere la actividad, que se retomen los eventos, la actividad de la hostelería a la que estamos muy vinculados, que se puedan celebrar bodas con normalidad, ya que la actividad floral nupcial es una gran parte de nuestro trabajo.


Otro reto que tenemos por delante es la digitalización de las empresas de floristería, ya que estamos viviendo un crecimiento exponencial del comercio online y no existe aún un alto grado de implementación en el pequeño comercio.


Este año ha sido excepcional por el impacto de la pandemia de la covid-19. ¿Cómo afectó el cierre de las floristerías por el estado de alarma decretado en marzo y el reciente cierre perimetral de comunidades y municipios? ¿Y la cancelación de eventos?


Durante el estado de alarma muchas floristerías cerraron, inicialmente ni siquiera quedo claro si se podía hacer venta online o si esta estaba limitada a los productos de primera necesidad.


Este momento de cierre coincidió con la cancelación de eventos sociales como bodas y comuniones, y de ámbito local, por ejemplo, el primero de ellos fueron las fallas. Después todos los demás propios de esa época del año como Semana Santa, Pascua, Corpus, San Jordi, todas fiestas locales relacionadas con la primavera. Las floristerías tenían bastante flor y algunas fueron realizando sobre todo composiciones funerarias durante los primeros días, hasta que también hubo restricciones para ello. Toda la mercancía que tenían en la tienda o se estropeo o se donó a personal de hospitales de supermercados, pero hasta esto había que hacerlo con autorización policial.


En la mayoría de las floristerías los autónomos cesaron en su actividad y tuvieron que realizar ERTES para sus trabajadores, se han ido reincorporando paulatinamente, pero casi todas las floristerías tienen aún algún trabajador en ERTE porque no se ha retomado toda la actividad.


La segunda ola, en la que se han producido cierres perimetrales de comunidades y municipios, ha afectado sobre todo a la Campaña de Santos, ya que es una festividad que suele ir acompañada de una gran cantidad de desplazamientos y donde es muy habitual que las flores se compren en la floristería cercana a la residencia y se desplacen a los pueblos o localidades donde se tienen enterrados a los familiares fallecidos. En esta compaña ha habido un gran impacto de los cierres, sobre todo de los que se produjeron en los últimos días cuando ya teníamos la flor comprada e incluso los encargos realizados.


La continuidad de los eventos cancelados continúa afectando por la disminución de las ventas, pero el problema mayor ha sido cuando se preveía que se podían realizar los trabajos como ocurrió en los Santos, ya que desde la Asociación llevábamos meses trabajando instando y ofreciendo nuestra colaboración a Consejerías de Sanidad y Ayuntamientos para que se estableciesen protocolos de acceso seguros con previsión de varios escenarios. El agravamiento de la situación sanitaria la última semana de octubre y las decisiones de adoptar cierres perimetrales incluso la misma víspera de la festividad provocaron cancelaciones de pedidos, que ha sido lo que más ha perjudicado al florista porque ya tenía la flor comprada y en muchos casos la composición funeraria realizada.


Hablemos de cifras. ¿Qué pérdidas económicas y puestos de trabajo estiman para este año debido a la pandemia?


Hasta este momento del año hemos tenido una disminución de un 45% sobre las ventas del ejercicio anterior. Analizando los datos de afiliación a la Seguridad Social, los meses más duros de la pandemia, de marzo a junio, han supuesto una perdida el 5% de las empresas y un 1,6% de trabajadores y autónomos. Esta segunda cifra resulta mitigada por la existencia de los ERTES, ya que esta medida está amortiguando la caída y dando oxígeno a las empresas para intentar que puedan continuar si en los próximos meses vivimos una recuperación más efectiva.


¿Qué líneas de ayudas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación podrían paliar los daños? ¿Cree que las proporcionadas hasta el momento han sido suficientes?


Las ayudas del Ministerio de Agricultura podrán paliar las pérdidas que han tenido los productores de flor y planta, sobre todo con el estado de alarma de marzo, pero para el comercio de floristería no ha habido ayudas específicas. La flor que se tuvo que destruir con los cierres de los establecimientos en marzo, cuyas pérdidas pueden ser una media de 2000 € por floristería, han sido asumida asumir ellas. Del mismo modo, han asumido la flor de las cancelaciones que se han producido por las decisiones de cierres perimetrales en la víspera del día de Todos los Santos, pese a haber protocolos para visitar los cementerios y un riesgo controlado al ser espacios muy amplios y abiertos.


Las ayudas que ha recibido el comercio de floristería son la política de ERTES para sus trabajadores. Las ayudas generales para autónomos  han sido los ceses de actividad hasta el mes de junio y con unos importes que apenas llegan para cubrir los costes fijos de un comercio y, por tanto, menos aún para poder cubrir para ellos y su familia un mínimo salario. Además, se han ido aprobando, en algunas Comunidades Autónomas y municipios pequeñas ayudas para autónomos, algunas por ejemplo consistentes en un único pago de 400 €, que son pequeños gestos por parte de las Administraciones pero desde luego totalmente insuficientes para que muchos negocios puedan mantenerse y para cubrir el sustento básico del autónomo y las personas que de él dependen.


En su opinión, ¿ha cambiado el tipo de venta? ¿La venta online qué papel ha tenido en estos meses?


Desde que finalizó el estado de alarma, se están observando algunos cambios relevantes. El porcentaje principal de la clientela son particulares, es escasa la demanda de empresas y administraciones públicas, y es el ciudadano particular ahora el cliente principal de las floristerías, donde se observa un incremento de la compra de plantas. Respecto al año pasado, los meses de verano julio y agosto que suelen ser los más flojos de ventas, no lo han sido tanto al haber permanecido más las personas en sus casas. Si que se han anulado, en su mayoría, las bodas y esto afecta sobre todo aquellas floristerías que estaban más centradas en eventos. Se ha observado también que en momentos en el que muchas personas no pueden verse y celebrar cumpleaños o aniversarios juntos recurren a las flores y plantas como regalo, es un valor seguro ya que las flores gustan a todo el mundo y no ocasionan los inconvenientes de otros regalos que si no se acierta pueden requerir cambios. En esto, el servicio que dan los floristas con entregas a domicilio y la posibilidad de compra telefónica o por web con pago con tarjeta es un valor añadido. El cliente valora la profesionalidad, el asesoramiento del comerciante cercano, que si tiene alguna duda, por ejemplo, con la planta que adquiere le va a ayudar.


Como decía anteriormente, el comercio online ha crecido exponencialmente desde marzo. En floristería supuso la diferencia entre poder trabajar o no. Poder tener ingresos o tener 0 ingresos. Desde la anterior crisis se había puesto de manifiesto la importancia de la venta online, esto ha quedado totalmente subrayado en estos meses. El hecho de que hubiera floristerías cerradas durante el estado de alarma, incrementó las ventas de los que pudieron vender online.


Aefi Gabriel Ordoñez



Se acerca la Navidad y una de las flores más demandadas en esta época es la de Pascua. ¿Qué previsiones de venta tienen para esta época?


Las Flores de Pascua o Poinsettias se empiezan a tener en las floristerías a principios de Noviembre y antes se hacen las reservas de las previsiones de venta a los productores. Este año debido a la situación que estábamos viviendo en ese momento nadie se atrevía a hacer las reservas, por miedo a otro confinamiento domiciliario y a los cierres perimetrales de localidades.  Como afortunadamente no se ha producido el confinamiento, incluso en comunidades donde se han producido cierres del comercio, hemos trabajado mucho para que contemple a las floristerías como esenciales y hemos podido permanecer abiertos. Por ello, las previsiones que tenemos son un poco inferiores a otros años ya que hoteles y hostelería siguen cerrados y son consumidores habituales de este producto tanto para regalo como para decoración. Cada Floristería puede vender de media entre 100 – 150 poinsettias en estos días, pueden ser unas 850.000 poinsettias solo en floristerías


¿Qué usos se le puede dar a esta flor además de para decorar los hogares?


En circunstancias normales, la poinsettia suele inundar muchos espacios en estas fechas, hoteles, restaurantes, comercios, espacios comerciales, edificios públicos, eventos realizados durante esta época.


Es una flor muy vistosa y además los floristas la complementamos con elementos decorativos, la combinamos con otras plantas para crear composiciones más creativas y originales, adaptándola siempre a los espacios.


Además de la más conocida poinsettia roja, las floristerías apuestan por nuevas variedades, como una “más original en colorido como Beauty Lime (blanca verdosa o amarilla) o Princettia Pink (diferentes tonalidades de rosa), e incluso las denominadas “de fantasía” (moteadas, jaspeadas, etc.) como la variante Glitter o Ice Punch.


¿Es cierto que las flores de pascua de las floristerías tienen mayor durabilidad que las vendidas en hipermercados y supermercados? ¿Cómo se puede disfrutar de esta planta de origen mejicano durante todo el año?


Si, por supuesto por los cuidados que les damos. Las poinsettias o Flor de Pascua que vendemos en las floristerías, en la mayorías de los casos, son seleccionadas por el florista directamente en el lugar donde se producen, que suele ser un productor cercano y de confianza y no sufren el los traslados ni pasan frio en ellos. Una vez en la tienda, las cuidamos con mucho mimo en un lugar adecuado y siempre aconsejamos al cliente los cuidados que tienen que darle. En hipermercados y supermercados no tienen las condiciones de luz ni los conocimientos para darles los cuidados necesarios, ya que los vendedores de estos centros no tienen formación floral como ocurre con los profesionales de floristería.


Para disfrutar de esta planta durante todo el año, lo primero es adquirir una poinsettia de buena calidad, en ocasiones se adquieren en supermercados envueltas con plástico y no se aprecia que no están sanas. A partir de la compra, con unos cuidados básicos, podemos prolongar su vida mucho tiempo. Es esencial no regarla en exceso, basta una vez por semana con agua tibia en el plato para que la tierra absorba la cantidad necesaria y eliminando el sobrante para que las raíces no se pudran, así como añadir fertilizante líquido cada dos semanas para fortalecerla -en otro caso, el elevado número de flores la debilita desprendiéndose las hojas. Ees importante que no tenga corrientes de aire, que reciba luz directa pero sin estar cerca de fuentes de calor y la temperatura idónea es entre 18 y 22 ºC.


Sobre la venta desleal de esta flor existe una normativa aprobada por el Gobierno para frenar la venta a pérdidas. ¿Hasta qué punto este hecho desacredita un elemento como la flor y la planta natural?


La venta de flores y plantas en formatos comerciales que no la tienen con el cuidado que se merecen, siendo un elemento perecedero y un ser vivo, perjudica totalmente al sector, ya que se asocia con poca durabilidad o pueden venir con enfermedades que cuando se ha adquirido en una floristería donde se cuidan individualmente por el florista las plantas desde que se reciben esto no ocurre. Tenemos una normativa para frenar la venta a pérdidas, pero el problema es que no se hace valer por las autoridades. Este es un tema que no se controla, sería muy fácil y bastaría con ver las publicidades y los productos de muchos supermercados, que venden las plantas y flores como reclamo a precios más bajos que los compramos nosotros. En estos casos o la calidad no es buena o están vendiendo a pérdidas. Esto es uno de los principales problemas que están teniendo muchas floristerías, y en época de crisis la competencia desleal pone en riesgo la continuidad de muchas empresas.


Por último, como presidente de AEFI, ¿qué le diría a los ciudadanos para que se animen a comprar flores?


Las flores y plantas las tenemos presentes en todos los momentos de nuestra vida y nos llenan de belleza. Son de los primeros regalos que se reciben en el momento del nacimiento y están en todas las celebraciones de nuestra vida hasta el último adiós. Son productos naturales que hacen que nos sintamos a gusto en nuestro hogar, nos lo embellecen y dan color, nos ayudan a relajarnos y mejorar el ánimo, nos generan bienestar dan alegría a quien las reciben y, en consecuencia también a quien las regala. En estos momentos que estamos viviendo de pandemia nos alegran y ayudan a estar más cerca de los seres queridos, llenando la distancia o transmitiendo emociones. En este año, que además vamos a tener unas Navidades más hogareñas, no nos puede faltar en casa la poinsettia en cualquiera de sus variedades y colores.


EN NOMBRE PROPIO


Un libro o una película.... La Catedral del Mar

Un color... Verde

Un animal... Gato

Una afición… Fotografía

Un deseo... Que esta crisis sanitaria se acabe

Un día de la semana...Viernes

Una estación del año... Verano

Una comida.... Pote Asturiano

Un destino.... Para vivir Asturias, para viajar crucero por los fiordos Noruegos

Un refrán... Amigo por interés no dura porque no lo es


PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD