Naturaleza

Restaurar las condiciones ambientales del Mar Menor requeriría una inversión mínima de 620 millones

martes, 2 de febrero de 2021

Flamencos El Carmolí 1 (Foto C. Guardia)



La mejor vía para restaurar los humedales de España es enfocarse en prevenir la degradación, lo que significa plantear un "cambio profundo de modelo y de las políticas sectoriales" y el ahorro de millones de euros en su recuperación, según apunta la Sociedad Española de Ornitología SEO/BirdLife con motivo del Día de los Humedales.


Con ocasión del 50 aniversario del Convenio Ramsar sobre la conservación de zonas húmedas y aves acuáticas, firma en la que SEO/BirdLife representó a España, la organización conservacionista hace hincapié en que cada año se destinan millones de euros en la restauración de humedales degradados en España


La organización recuerda que el ahorro podría resolverse con un modelo de gestión de estos ecosistemas que cumpla la Directiva Marco del Agua, como son los planes hidrológicos definitivos que deben aprobarse en 2021.


La factura de restaurar los daños del modelo actual "es exorbitante", advierte el responsable de programa de aguas de SEO/BirdLife, Roberto González, quien explica que restaurar las condiciones ambientales de tan solo tres de los humedales más amenazados en España -Doñana (500 millones), delta del Ebro (570) y Mar Menor (620)- conllevaría una inversión mínima de 1.690 millones de euros.


Inversión, añade González, que las administraciones "tratan de esquivar, a pesar de que ya solo quedan seis años para cumplir con la Directiva Marco del Agua (DMA)".


Para la organización, la dimensión de la factura que provoca la desconexión entre las políticas de protección de la naturaleza y el agua con otras políticas como la agraria, el urbanismo o la ordenación del territorio "es, a todas luces, excesiva".


Ejemplos de ello son los 7.230 millones necesarios tan solo en la cuenca del Ebro para paliar los problemas de contaminación difusa presente en los aguas subterráneas y superficiales, los cerca de 500 millones precisos para asegurar la sostenibilidad de las aguas subterráneas en la cuenca del Duero o los más de 240 millones presupuestados para revertir problemas derivados de alteraciones hidromorfológicas en las demarcaciones del Cantábrico, Duero y Ebro.


González alerta de que estos son sólo algunos ejemplos y de que, hasta ahora, España únicamente ha ejecutado el 15 % de la inversión prevista en los planes hidrológicos para conservar y mejorar los ecosistemas acuáticos.


"Es mejor no degradar los humedales y, para ello, es innegociable una verdadera alianza de las instituciones públicas para cumplir con las obligaciones comunitarias en materia de conservación de la naturaleza y protección del agua”, afirma.


Se trata, de acuerdo con SEO/BirdLife, de evitar el colapso definitivo al que se enfrentan estos ecosistemas en España, donde la mitad de los ríos, humedales y acuíferos se encuentran en mal estado ecológico, el 54 % de los humedales Ramsar está en mal estado de conservación, tan solo el 6 % de los hábitats de agua dulce se valora en situación favorable, el 91 % del hábitat 'lagunas costeras' está en peligro de desaparición y el 100 % de las especies de peces de agua dulce presentes en España está en mal estado de conservación o el 71 % en el caso de los anfibios.


Para SEO/BirdLife, estos datos demuestran que un cambio de modelo no sólo es deseable, sino también necesario, y solicita a las administraciones públicas que "afronten el año 2021 con responsabilidad y honestidad" y apuesten por "un modelo que se base en ecosistemas acuáticos saludables" para evitar un colapso definitivo de estos.


"Son decenas los humedales que necesitan una restauración urgente y prioritaria, por lo que el dinero tiene que invertirse en evitar que esta lista siga aumentando con el paso del tiempo", ha señalado la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruíz.


Ruíz ha destacado la petición que desde la organización se ha hecho al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para declarar las lagunas costeras como "primer hábitat en peligro de desaparición en España". 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD