Distribución

Mercadona reduce en más de 96.000 los trayectos de camión al año al cambiar las cajas rígidas por plegables

lunes, 22 de febrero de 2021

Logo de mercadona (Foto Mercadona)



La conversión de cajas rígidas a plegables ha aportado beneficios en toda la red de suministro (en el espacio ocupado por una caja rígida, ahora se transportan tres plegables), ya que ha supuesto una disminución de 96.710 trayectos de camión al año, menor consumo de combustible y de emisiones de CO2 a la atmósfera, según informaron fuentes de Mercadona.


Fundada en 1996, Logifruit inició ese mismo año su relación con Mercadona para dar servicio a sus proveedores de frutas y verduras. Desde esa fecha, trabaja siguiendo las premisas de la política de economía circular promovida por la UE (Reducción, Reutilización, Reparación y Reciclaje del envase al final de su vida útil), haciendo un uso eficiente de los recursos y favoreciendo que los materiales permanezcan en el ciclo productivo el mayor tiempo posible.


El diseño y los materiales utilizados permiten que palets y cajas completen múltiples circuitos, desde el productor primario hasta la tienda.


Su limpieza, fácil reparación y reciclabilidad -son diseños modulares- convierten a Logifruit en un modelo de economía circular ya que cada caja o palet, tras cada ciclo de uso, vuelve al almacén y entra un proceso automatizado de limpieza y desinfección que garantiza la seguridad e higiene y queda listo para ser utilizado de nuevo.


Gracias a estos envases reutilizables es posible el ahorro de más de 180.000 toneladas al año de materiales de un solo uso.

Los proveedores de Mercadona han llevado a cabo más de 300 medidas con esta estrategia en los últimos años con un ahorro total de 2.500 toneladas de material de envase, según apunta con datos del Plan Empresarial de Prevención de Ecoembes.


En términos de costes, el modelo de reutilización elimina considerablemente las inversiones realizadas en la fabricación de un mayor número de envases y reduce el coste en las partidas de gestión, control y producción de la cadena de suministro, al tiempo que permite alcanzar precios más competitivos derivados de las economías de escala.


En términos de envase, se propicia la estandarización y se refuerza la higiene incidiendo en la seguridad alimentaria, y se obtienen ventajas en la manipulación al reducirse el espacio en almacenes y reforzar la seguridad del proceso de retirada de envases vacíos.


El sistema utilizado por Mercadona y Logifruit funciona también gracias a la logística inversa y a la "estrategia del ocho", cuyo objetivo es que los camiones nunca viajen vacíos.


Según la directora de Responsabilidad Social de Mercadona, Margarita Muñoz, tras todos estos años de colaboración con Logifruit, cada vez "estamos más convencidos de la necesidad de seguir cuidando el planeta y de impulsar iniciativas y modelos sostenibles".


En 2019 Mercadona destinó más de 40 millones de euros en protección al medio ambiente y hasta 2025 va a dedicar más de 140 millones para reducir el plástico y gestionar sus residuos. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD