Naturaleza

El 30 % de la superficie agrícola de la Unión Europea corre riesgo de abandono

lunes, 5 de abril de 2021

Campo


Un 30 % de la superficie agrícola de la Unión Europea (UE) corre riesgo de abandono, un problema que en España se traduce en la pérdida prevista de 2,3 millones de hectáreas agrarias para 2030 y que los productores urgen a solucionar.


Según un reciente estudio publicado por el Parlamento Europeo, el abandono amenaza unos 56 millones de hectáreas de las superficies agrícolas de la UE (en torno al 30 %) y puede concretarse en la pérdida de 5 millones de hectáreas en 2030, el 2,9 % de la superficie agrícola útil actual.

Los países con un riesgo más elevado son Austria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia y Rumanía; y por áreas, las montañas, islas, zonas costeras y regiones poco pobladas.

El estudio sostiene que los problemas de gestión y la adaptación estructural siguen siendo los principales factores de un problema que se ve agravado por el cambio climático, la globalización y las crisis sanitarias.

En cuanto a la Política Agraria Común (PAC), las ayudas directas pueden mitigar el abandono de tierras, que -no obstante- puede aumentar por la falta de ambición ambiental y de apoyo financiero a las explotaciones pequeñas y medianas, según el informe.

El vicepresidente del Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores (CEJA), Sean Finan, insta a abordar en las negociaciones actuales sobre la PAC el problema del acceso a las tierras para los jóvenes productores y la gestión de las superficies abandonadas.

Anima a estrechar la colaboración entre los propietarios de terrenos y los agricultores que deseen producir en ellos, como ocurre en su país, Irlanda, mediante un programa de transferencia de tierras.

Más mecanismos de asociación a largo plazo, incentivos a los agricultores jóvenes y políticas públicas de desarrollo rural pueden ayudar a poner en valor las tierras y evitar su abandono, desde su punto de vista.

PRIORIZAR A AGRICULTORES PROFESIONALES Y JÓVENES

Para el representante del Comité Económico y Social Europeo (CESE) Josep Puxeu, cuando se produce el abandono es “muy difícil” que se ponga a la venta, pero los arrendamientos pueden ser una solución que "habría que mejorar".

Destaca que el acceso a tierras de secano y de menor valor ha permitido la ampliación de las explotaciones de cereales en algunas partes del interior de la península Ibérica, si bien no ha habido tanta movilización en cultivos más intensivos en mano de obra como los viñedos.

Puxeu pone de ejemplo las experiencias de cooperativas que han realizado programas de gestión para "respetar bastante" la propiedad de las tierras, manteniéndolas activas, y las de titularidad compartida de explotaciones porque, sin las mujeres, "el abandono es automático".

El integrante del Comité de Dirección de ese órgano consultivo de la UE reconoce que para comprar tierras se necesita mucho dinero, lo que dificulta las inversiones en una agricultura más tecnificada.

"Hay que priorizar al agricultor profesional y al joven en todo lo que sea posible. La nueva PAC debería dirigirse más a esas agrupaciones de productores o a aquel que quiere dedicarse al campo", enfatiza.

La organización Unión de Uniones ha alertado del riesgo de abandono de 2,3 millones de hectáreas agrarias para 2030 en España, cerca del 10 % del total.

Entre 2012 y 2019, la superficie agraria en el país se ha reducido especialmente en Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, País Vasco, Murcia y Comunidad Valenciana.

Su responsable de Desarrollo Rural, Vicente García Fraile, asegura que los cambios “tan bruscos” en agricultura y ganadería de las últimas décadas han sido “bastante difíciles de asumir” en algunas zonas, castigadas por la falta de rentabilidad en las explotaciones.

Apunta que la PAC debería haber servido para destinar más ayudas diferenciadas a esas zonas desfavorecidas y aboga por llevar las infraestructuras y las nuevas tecnologías a los pueblos para mantener los servicios.

FACILITAR LA GESTIÓN DE TIERRAS

El presidente de la Red Española de Desarrollo Rural (REDR), Secundino Caso, cree que debería haber un “pacto de Estado” para solucionar el problema de las tierras porque se están “perdiendo oportunidades” de explotación y defiende soluciones como las que se han puesto en marcha para rehabilitar viviendas abandonadas.

Muchas fincas siguen sin estar inscritas en el registro de la propiedad, otras figuran en el catastro a nombre de personas fallecidas, por otras no se han pagado tributos, numerosos herederos figuran en el reparto y en general “legalizarlas cuesta más de lo que valen”, comenta.

El coordinador de la Red Estatal de Desarrollo Rural (Reder), Víctor Jolin, llama a acometer políticas para facilitar que los jóvenes puedan aprovecharlas, con ayudas a fondo perdido o incentivos para créditos y préstamos.

Y recalca que el abandono de tierras perjudica tanto al sector agrario como a la población rural, puesto que la agricultura es uno de los principales motores de la economía de las zonas rurales. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD