Distribución

Mercadona pierde medio punto de cuota de mercado en el año de la pandemia

miércoles, 21 de abril de 2021

Exterior del almacén para la venta online (denominado Colmena) ubicado en Barcelona (Foto Mercadona)


Mercadona perdió medio punto de cuota de mercado en 2020, hasta el 26,4 %, debido a factores como la posición de los competidores, la pérdida de turistas por la pandemia, la ubicación de tiendas fuera del centro de las ciudades y el confinamiento.


El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha asegurado, durante la presentación de los resultados de la compañía en 2020, que los supermercados regionales son unos grandes competidores y se adaptan "mucho mejor" al territorio que una empresa como Mercadona.


Entre los otros factores que han influido en la pérdida de cuota, ha apuntado a la fuerte presencia de los supermercados de Mercadona en zonas turísticas del Mediterráneo, en Canarias y Baleares, así como a los efectos del confinamiento y las restricciones, que han afectado a la actividad de hacer la compra.


De hecho, el número medio de tiques por tienda se ha reducido un 16 % durante el año 2020 porque el cliente ha ido a comprar con menos frecuencia, si bien el importe medio de compra ha crecido un 26 %.


Asimismo, la presencia de tiendas en las afueras de las ciudades ha ocasionado también pérdida de cuota debido a las restricciones de movilidad.


Roig ha afirmado que algunos competidores "lo están haciendo mejor", pero eso, ha añadido, "te hace ponerte las pilas, y en eso estamos". "Mientras los demás se preocupen de nosotros, y nosotros por los clientes, esto va fenomenal", según el presidente de Mercadona.


Los competidores regionales "saben adaptarse mucho mejor a cada terreno, nosotros no", y saben gestionar mucho mejor los productos frescos, mientras que las grandes cadenas internacionales tienen un portafolio de proveedores "enorme", ha comentado. 


727 MILLONES DE BENEFICIO NETO


Mercadona cerró el ejercicio 2020 con una subida de sus ventas brutas del 5,5 %, hasta los 26.932 millones de euros, y su beneficio neto se disparó un 17 %, hasta los 727 millones.


Así lo ha anunciado este martes durante la presentación de los resultados anuales de la compañía su presidente, Juan Roig, quien ha asegurado que está "muy satisfecho" de las cifras obtenidas en un año especialmente complejo debido a la pandemia.


La firma invirtió 1.500 millones de euros (frente a los 2.200 de 2019) y acabó el ejercicio con 1.641 tiendas (20 en Portugal y el resto en España), cinco establecimientos más que el año anterior.


De cara a este 2021, las previsiones de la empresa apuntan a mantener su beneficio neto en el entorno de los 700 millones de euros y crecer en facturación en torno a un 3,7 %, hasta rondar los 27.850 millones.


Además, la cadena de supermercados incorporó 5.000 empleados y cuenta ya con 95.000 trabajadores en total, y de cara al próximo ejercicio espera sumar otras 1.600 personas.


El negocio "online" de Mercadona prácticamente se cuadruplicó, hasta los 176 millones de euros, una línea de negocio que todavía apenas representa un 1 % de todos sus ingresos pese a que crece con fuerza, especialmente en Madrid, Barcelona y Valencia, donde el modelo se basa en el uso de "colmenas" (centros logísticos donde se preparan los pedidos en vez de hacerlo en tienda).


La primera aventura internacional de la compañía discurre en Portugal, donde la facturación se ha multiplicado casi por seis, hasta ascender a 186 millones de euros, tras haber duplicado su red de establecimientos en el país (de diez a veinte).


Durante su intervención, Roig ha destacado la gestión realizada por el grupo pese al difícil contexto provocado por la covid-19, y ha cuantificado en 200 millones de euros la inversión realizada en medidas dirigidas principalmente a la protección de empleados y clientes.


En este sentido, ha citado como ejemplo la compra de mascarillas justo cuando se declaró el Estado de Alarma en España (el fin de semana del 13 de marzo), y ha recordado que pagaron entonces por unidad 1,57 euros, muy por encima de los 8 céntimos de coste que abonan hoy por el mismo producto.


El presidente de Mercadona ha avanzado que la compañía no pretende reclamar ayudas públicas, aunque sí ha incidido en que "muchas empresas y sectores" necesitan apoyo para superar la crisis.


"Vamos a seguir haciendo inversiones y tiraremos para adelante pero con nuestros propios medios", ha defendido.

Roig también ha subrayado que no entrarán en la incipiente "guerra de precios" que se detecta en el sector de los supermercados y se marca como objetivo principal conseguir más calidad.


"Mercadona no va a entrar en la guerra de precios, va a entrar en la guerra por la calidad (...) Nuestro problema no es de precios, es de calidad. Tenemos que mejorar", ha insistido.


El presidente de la cadena se ha declarado "orgulloso de pagar impuestos" y ha revelado que la contribución soportada por la empresa ascendió a 1.118 millones de euros el año pasado.


"Si queremos servicios públicos, justicia universal, sanidad universal y una formación universal, hay que pagar impuestos. Y para nosotros es un orgullo, otra cosa es cómo se gestionan esos impuestos. Pero eso a nosotros no nos toca", ha señalado. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD