Organizaciones agrarias y de productores

El sector agrícola ha ayudado a mantener la actividad en la energía fotovoltaica durante "los años más duros"

martes, 27 de abril de 2021

Fecoam Coop fotovoltaica en Lorca


La potencia instalada de las placas fotovoltaicas ha crecido en los últimos años en España hasta alcanzar los casi 600 megavatios (MW) para autoconsumo el año pasado, ha señalado la Unión Española Fotovoltaica (Unef).


El director general de Unef, José Donoso, ha explicado en un seminario web, organizado junto con la organización agraria COAG, que el sector agrícola ha ayudado a mantener la actividad del sector de la energía fotovoltaica en "los años más duros, desde 2012 hasta 2017".


En ese periodo, la mayor parte de las instalaciones de autoconsumo energético se registraron en el sector agrícola, inicialmente en explotaciones muy pequeñas, con apenas 20 megavatios de potencia, de acuerdo a sus datos.


A su juicio, el sector primario ha sido uno de los primeros que vio posibilidades en ese tipo de energía renovable para reducir costes y ha demostrado "más comprensión sobre lo que significaba el autoconsumo".


Donoso ha subrayado que, tras la eliminación de las "trabas burocráticas", se ha llegado a los 596 megavatios instalados para autoconsumo, según lo registrado el año pasado.


El directivo ha defendido también los beneficios ambientales que las placas aportan para empresas agrícolas, como las que exportan al resto de Europa, y la adecuación a las necesidades de cada una.


En ese sentido, ha citado la posibilidad de crear "colectividades energéticas" para dar independencia económica a las cooperativas o el avance en la reducción de los costes de riego a través de la desalinización.


El director técnico de COAG, José Luis Miguel, ha pedido que se den las condiciones para que pueda haber conexión en red para la producción de energía fotovoltaica, facilitando la creación de comunidades de generación eléctrica más distribuida con la participación de "todos", de modo que se puedan evitar las "posiciones dominantes que hay en el mercado".


En su intervención, Miguel ha señalado que con la energía fotovoltaica se abre un "mundo de posibilidades", que puede ayudar a la agricultura a mejorar su sostenibilidad ambiental, utilizar vehículos eléctricos, abaratar costes, reducir la dependencia de otros actores e incrementar su actividad.


En el acto han participado técnicos de distintas empresas energéticas como Konery, Stansol o Akuo, que han presentado sus proyectos en invernaderos, granjas avícolas y balsas de agua, entre otras opciones.


El fundador de Stansol, Fermín Ollora, ha destacado que los paneles solares flotantes hacen sombra y reducen la evaporación de agua, mejoran su calidad, reducen los costes de mantenimiento de las bombas y aumentan el rendimiento al estar a una temperatura más baja, al tiempo que ha animado a aplicar la "racionalización" desde el punto de vista técnico en esta clase de inversiones. 


PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD