Reserva Hidráulica

Aprobados los planes de sequía de las cuencas Mediterráneas y Guadalete y Barbate

martes, 4 de mayo de 2021


Pantano de Zahara de la Sierra Cuenca Guadalete Barbate (Foto Junta de Andalucu00eda)


El Consejo de Gobierno ha aprobado los planes especiales de actuación en situación de alerta y eventual sequía para las demarcaciones hidrográficas de las cuencas Mediterráneas Andaluzas y del Guadalete y Barbate. 


La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha elaborado estos documentos de los que carecía la comunidad autónoma a pesar de recogerse su obligatoriedad en la Ley de Aguas de Andalucía de 2010. 


Las Cuencas Mediterráneas contaban con un documento aprobado anteriormente (2009) que quedó desactualizado hace más de una década como resultado de la aplicación de la normativa regional sobre aguas y de la aprobación de dos ciclos de planificación hidrológica (2009-2015 y 2015-2021), ya que la legislación establece que los planes especiales de sequía deben revisarse tras la entrada en vigor de cada uno de estos textos.


Por el contrario, los nuevos documentos redactados por el actual Gobierno andaluz incorporan las novedades y modificaciones legislativas y técnicas que se han producido en los últimos años, así como indicadores y criterios homogéneos para las demarcaciones hidrográficas intercomunitarias.


Estos planes de gestión incluyen propuestas y medidas específicas dirigidas a prevenir y mitigar los impactos de la sequía y la escasez coyuntural de recursos hídricos sobre el medio ambiente y favorecer el uso sostenible del agua


Precisamente, estas planificaciones dan cumplimiento al Pacto Andaluz por el Agua, aprobado por el Parlamento de Andalucía en diciembre de 2020, al ser una herramienta imprescindible para la gestión sostenible de los recursos hídricos y la garantía de disponer de agua para abastecimiento, incluso en situación de sequía.


De hecho, entre sus objetivos se encuentra tanto asegurar la disponibilidad de agua requerida para la salud y la vida de la población, como evitar, en todo lo posible, los efectos negativos de la sequía sobre el estado de las masas de agua, en especial sobre el régimen de caudales ecológicos. 


Asimismo, estas planificaciones también persiguen minimizar un posible impacto negativo de la escasez de recursos hídricos sobre las actividades económicas, de acuerdo con la priorización de usos establecidos en la legislación de aguas y en los planes hidrológicos.


Para lograrlo, los planes especiales establecen mecanismos para poder identificar y diferenciar situaciones de sequía y escasez de agua, definen qué escenario se considera sequía y cuáles son los elementos a considerar para valorar un posible agravamiento de las situaciones de escasez, y fijan las acciones a aplicar en cada caso. Al mismo tiempo, aseguran la transparencia y participación pública en el desarrollo de las actuaciones que proponen.


Los indicadores y escenarios de sequía prolongada y escasez coyuntural que incluyen estos documentos son fundamentales para la aplicación de las estrategias de gestión de la sequía en la demarcación hidrográfica concreta a las que se refieren. Las medidas que incluyen los planes se van activando de forma escalonada en respuesta a la evolución de las circunstancias.


PROCESO DE TRAMITACIÓN


Para la elaboración de los nuevos planes especiales de sequía de las Cuencas Mediterráneas y la demarcación del Guadalete y Barbate, el Gobierno andaluz ha contado con la colaboración de los sectores y administraciones afectados, que han facilitado a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible la información necesaria para redactar los planes, y con la ciudadanía en general, puesto que ambos documentos se han sometido a un proceso de participación pública que ha ido acompañado de sesiones informativas dirigidas a los agentes especialmente interesados. Además, estos planes han contado con el procedimiento de evaluación ambiental estratégica.


Para mantener su necesaria coherencia con la planificación hidrológica, los planes especiales de sequía elaborados por la Junta contemplan su revisión antes de 2024 una vez que entren en vigor los Planes Hidrológicos del Tercer Ciclo 2021-2027.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD