Frutas y Hortalizas

Denuncian el "desperdicio de agua" del acuífero Yecla-Jumilla ante el abandono de un cultivo con millones de lechugas

viernes, 30 de julio de 2021


Boalage 4 junio 2021 (3)


La Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca ha denunciado públicamente del "ingente desperdicio de agua" del acuífero Yecla-Jumilla, empleada para el cultivo de millones de lechugas que han sido abandonada en una gran finca de cultivos intesivos en el paraje del Boalege, en Yecla (Murcia).


El colectivo asegura que esta situación vuelve a repetirse este año por parte de "una gran empresa que pertenece, a su vez, a un grupo que factura, según su propia página web, unos 311 millones de euros". 


"Se han abandonado millones de lechugas en un número muy difícil de precisar, pero que suponen gran parte del ciclo que se ha llevado a producción, gastando millones y millones de litros de agua del acuífero Jumilla-Villena, sobreexplotado a más del 500%, es decir, que se extrae cinco veces más agua de la que se recarga", apuntan.


La Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca se ha dirigido en un escrito presentado esta semana a la Confederación Hidrográfica del Segura para rogar y pedir amparo "ante la situación de indefensión a la que nos enfrentamos los vecinos del Altiplano y sur de Albacete".


En este sentido, recuerdan que desde hace cuatro años, "estamos denunciando y documentando la gravísima situación de sobreexplotación de los acuíferos de nuestro territorio, viendo además cómo las grandes empresas de regadío industrial e intensivo de la Región de Murcia se han ido instalando en nuestras comarcas sin ningún tipo de restricción ni limitación en sus consumos de agua, multiplicando en muchos casos entre seis y ocho veces el consumo de agua de los cultivos tradicionales".


Igualmente, la plataforma ciudadana apunque que "para mayor desgracia, todos los años hemos asistido impunemente al abandono y destrucción de gran parte de las cosechas una vez han sido producidas: miles de toneladas de brócoli en 2017, miles y miles de toneladas de calabacín y lechuga en 2018, tres millones de lechugas en 2019, cinco millones de melones y sandías en 2020..."


"En algunos casos, además, estamos asistiendo a la puesta en regadío de terrenos y parcelas que no se han regado en los últimos treinta años", agrega.


Por ello, la Plataforma solicita a la CHS que "se detengan de forma inmediata en el Altiplano y sur de Albacete todos los regadíos intensivos de monocultivos hortícolas, frutales de hueso y uva de mesa que se han instalado en los últimos cinco a diez años por parte de grandes empresas que utilizan estos recursos hídricos para una producción especulativa y de contingencia, lo que deriva en muchos casos en abandono masivo de cosechas, lo que se traduce en pérdida de recursos irrecuperable". 


A su vez, reclama que "se mantengan los regadíos de mantenimiento, apoyo o socorro a los cultivos tradicionales de la zona, así como a cultivos novedosos pero que no requieran cantidades elevadas de agua para su producción y desarrollo, como el caso de las aromáticas".


También que "no se conceda ningún cambio de uso de agua de agrícola a ganadero cuyo fin sea la producción masiva, intensiva, industrial y estabulada de ganado, especialmente porcino, avícola y bovino, bajo las pautas, técnicas, métodos y procedimientos de una ganadería fuertemente industrializada, cuyos animales no pastorean ni ven el sol, y todo ello debido a la situación de sobreexplotación de nuestros acuíferos, lo cual pondría en peligro todavía más la vulnerabilidad de los mismos". No obstante, ha solicitado que se mantenga el agua destinada a la ganadería tradicional y a su desarrollo equilibrado.


Además, exigen que "no se conceda especialmente el cambio de uso de agua de agrícola a ganadero para construir varias explotaciones porcinas junto al Monte Arabí y Cerro de los Santos, con una capacidad para más de 26.000 cerdos". 


A juicio de la plataforma, "conceder el agua a este proyecto de ganadería industrial supondría la proliferación de decenas de cebaderos de porcino por toda la comarca, con la consiguiente demanda de agua permanente en constante aumento, lo cual es una irresponsabilidad dada la situación de sobreexplotación de nuestros acuíferos, ya que todo indica que a la larga no se podrá mantener dicho desarrollo de ganadería industrial en expansión".


"Han pasado más de 30 años sin que el organismo de cuenca haya hecho nada para frenar la sobreexplotación de nuestros acuíferos, es más, en cierta manera lo ha consentido al otorgar cinco veces más derechos de agua que recarga natural", lamentaron desde el colectivo vecinal. 


De ahí que considere que "ha llegado el momento de tomar medidas antes de que siga aumentando el regadío industrial y de que se instale y prolifere la ganadería industrial en nuestro territorio", remarcó Alejandro Ortuño, portavoz de Salvemos el Arabí y Comarca.

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD