Distribución

Bruselas adopta un plan para evitar la escasez de suministros alimentarios en futuras crisis

lunes, 15 de noviembre de 2021


Camiones muelle (Foto UNO Logística)


La Comisión Europea (CE) publicó el pasado viernes un plan de contingencia para evitar problemas de suministro de alimentos en futuras crisis, porque aunque durante la covid-19 quedó demostrada la "resiliencia" del sistema, la pandemia sí fue "una llamada de atención".


"La resiliencia del sistema alimentario de la Unión Europea (UE) aseguró que la crisis sanitaria desencadenada por la covid-19 no desembocara en una crisis alimentaria", pero la pandemia sí "fue una llamada de atención para quienes pensaban que eran inconcebibles los graves desafíos de suministro de alimentos específicos en las tiendas de la UE", ha asegurado el Ejecutivo comunitario.


Durante la fase inicial de la pandemia, el parón de los servicios en los mercados como la pesca, la carne, el vino o la patata "provocó una fuerte caída de la demanda" y entre abril y mayo de 2020 el precio de los alimentos aumentó "moderadamente" hasta un 5 %, si bien la situación se "normalizó rápidamente".


Tras la pandemia, Bruselas ha sacado algunas "lecciones", como la necesidad de mayor coordinación entre los países europeos porque "algunos Estados miembros adoptaron medidas unilaterales que pusieron en riesgo al mercado único".


Para garantizar el transporte de los alimentos durante el cierre de las fronteras en los primeros meses de la crisis sanitaria, la Comisión propuso que se reconociera a los transportistas como trabajadores esenciales para que pudieran cruzar con mayor agilidad de un país a otro.


El Ejecutivo comunitario suspendió también temporalmente las reglas de ayudas de Estado, para poder financiar a los productores.


Ahora, Bruselas ha puesto el foco en los "riesgos climáticos y medioambientales, que tienen el potencial de tener un mayor impacto en el suministro de alimentos de la UE que la crisis de la covid-19".


"Durante las últimas décadas, la UE se ha librado en gran medida de crisis que resultaron en problemas de seguridad alimentaria asociados con malas cosechas o conflictos políticos", pero "los acontecimientos relacionados con el cambio climático y la degradación medioambiental van en aumento", ha dicho el Ejecutivo comunitario, que puso como ejemplo las inundaciones de los últimos años.


"La mayor probabilidad de acontecimientos extremos simultáneos que afecten a varias áreas de producción puede generar tensiones en los mercados y las existencias de alimentos", ha subrayado el documento que publicó Bruselas.


Apunta también a otros riesgos como la energía o la elevada dependencia del exterior de algunos productos, por ejemplo en el sector pesquero, que "tiene un alto grado de dependencia de las importaciones, siendo la autosuficiencia de la UE del 14% para las cinco especies más consumidas". 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD