Fitosanitarios, biotecnología, semillas y piensos

Troyan, la solución contra la plaga del gusano cabezudo del almendro

martes, 21 de junio de 2022


Koppert gusano cabezudo larva almendro


El control biológico de la plaga del gusano cabezudo crece de forma imparable entre los productores españoles de almendro, que demandan soluciones realmente eficaces contra una plaga muy dañina, capaz de provocar la muerte del árbol. 


De hecho, las larvas de gusano cabezudo se alimentan directamente de las raíces del almendro y, si no se controlan a tiempo, convierten el arranque del árbol en la única alternativa al alcance del productor, indicaron fuentes de Koppert.


Troyan®, es un producto 100% biológico que contiene nematodos entomopatógenos (provocan enfermedades en los insectos, pero no atacan a las plantas) capaces de controlar con un alto grado de eficacia la plaga de Capnodis tenebrionis, un coleóptero más conocido en toda España como gusano cabezudo del almendro. En los últimos años, esta plaga se ha extendido por todo el país hasta convertirse en un grave problema por los daños que provoca en cultivos de almendro, cerezo, albaricoquero, ciruelo y melocotonero.


Infección mortal 


El funcionamiento de Troyan® se basa en la acción natural del nematodo beneficioso Steinernema carpocapsae, especialmente eficaz contra larvas que intentan alcanzar las raíces del cultivo y en pupas, evitando el desarrollo de la plaga. 


Tras la aplicación de Troyan® en el suelo, los nematodos buscan de inmediato a las larvas y pupas de gusano cabezudo. Cuando las encuentran, los nematodos penetran en ellas a través de cualquiera de sus aberturas naturales y liberan en el interior de la plaga unas bacterias tóxicas que en 48-72 horas generan una infección mortal. Cuando los nematodos han terminado de alimentarse en el interior de la plaga, la abandonan y buscan otra para repetir el proceso.


De este modo, Troyan® logra controlar la plaga de gusano cabezudo en varios de sus estadíos, tanto larvas, que provocan los mayores daños, como en pupas, cortando el ciclo de la plaga y reduciendo su incidencia al año siguiente. 


Desde Koppert explicaron que cuando las larvas de gusano cabezudo roen las raíces, detienen el paso de savia y provocan un debilitamiento general en la planta que reduce la producción y que, en algunos casos, puede desencadenar la muerte del árbol.


La formulación de Troyan® incluye los nematodos entomopatógenos beneficiosos en un material de soporte que facilita la aplicación sin dejar ningún residuo en la planta. Troyan® se comercializa en cajas que contienen 500 millones de nematodos. 


La dosis de aplicación depende del estado de la plaga y del cultivo, aunque se recomiendan aplicaciones de entre 1 y 3 millones de nematodos por árbol en los periodos de mayo a junio para el control de las larvas neonatas y de agosto a septiembre para control de pupas.



PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD