Ayudas, financiación e inversión
España dispondrá de ayudas por valor de 7.200 millones de euros anuales para repartir entre los productores

La nueva PAC podrá entrar en vigor 1 de enero al aprobarse el plan neerlandés

miércoles, 14 de diciembre de 2022

Maquinaria Agrícola Demostración (Foto Mapama)


La nueva Política Agrícola Común (PAC), diseñada para dar forma a la transición hacia un sector agrícola europeo más "sostenible, resistente y moderno", podrá entrar en vigor el próximo 1 de enero, tras la aprobación este martes del plan estratégico de Países Bajos, el único que quedaba por validar.


"Aprobamos y estudiamos la Política Agrícola Común y su plan estratégico para Países Bajos. Esto significa que todos los planes estratégicos de todos los países han quedado aprobados, por lo que la PAC podrá entrar en vigor plenamente el primero de enero", dijo el vicepresidente comunitario Margaritis Schinas en una rueda de prensa, tras la reunión del Colegio de Comisario celebrada en Estrasburgo (Francia).


La PAC recibirá 270.000 millones de euros de financiación para el periodo 2023-2027.


España dispondrá de ayudas por valor de 7.200 millones de euros anuales para repartir entre los productores.


La nueva PAC, sobre todo por los ecoesquemas, traslada al sector los principios del Pacto Verde europeo y la estrategia de biodiversidad al dedicar el 43 % de los fondos a objetivos medioambientales a través de los ecoregímenes.


Una de las principales novedades de la PAC 2023-2027 es que todos los Estados miembros deben contar con un Plan Estratégico de la PAC en el que se indiquen las intervenciones o medidas con las que se pretenden alcanzar los objetivos de la PAC y la ambición del Pacto Verde Europeo.


El diseño de las intervenciones se basa en un análisis minucioso de las necesidades del sector agrario y el medio rural en su conjunto.


De esta manera, según Bruselas, se pretende que la PAC responda mejor a los retos presentes y futuros, como el cambio climático o el relevo generacional, sin dejar de apoyar a los agricultores para conseguir un sector agrícola sostenible y competitivo.


Esta reforma genera inquietud entre las asociaciones de agricultores y ganaderos ya que, entre otras cosas, fue diseñada en un contexto muy diferente al actual, antes de la guerra de Rusia en Ucrania, cuando los precios de la energía y de los fertilizantes aún no se habían disparado.


Sensible a estas quejas, el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski, alertó la semana pasada de que en la última década la Unión Europea (UE) ha perdido 3 millones de granjas, un 17 % de las unidades ganaderas y un 1 % de las tierras de cultivo, lo supone un millón y medio de hectáreas, algo que considera "preocupante".


Por ello, Wojciechowski pidió a los Estados miembros que sean "más sensibles y protejan mejor" la superficie agrícola de sus países.


También señaló que la agricultura solo supone un 0,4 % del producto interior bruto (PIB) de la UE, lo que considera que "no es suficiente" en una perspectiva a largo plazo para garantizar la seguridad alimentaria.


"El gran reto es el relevo generacional o la falta de relevo generacional", aseguró, pues la edad media de los agricultores europeos ha aumentado a 57 años y un tercio de los agricultores europeos tienen más de 65 años.


El comisario señaló que se deben aumentar las ayudas a los jóvenes agricultores en el marco de la Política Agrícola Común y mejorar las condiciones de vida en las zonas rurales. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD