Café, té e infusiones

Los tés de calidad se consolidan en España

miércoles, 22 de abril de 2020

Tea 1132529 1280  1


Hasta hace años, en España no era común el consumo de teína. El café parecía el líder indiscutible en lo que a estimulantes se refería, de modo que parecía imposible que tuviera un competidor a la altura. Sin embargo, la compra de tés se ha disparado en los últimos tiempos. 


Como indican desde la tienda de tés, Aromas de té, cada vez hay más consumidores que apuestan por productos de mayor calidad.


Los beneficios del té

El té, originario de China, posee numerosas propiedades que lo hacen un aliado idóneo para permanecer despierno y concentrado. Al igual que la cafeína, la teína es una molécula que afecta al sistema nervioso, mejorando sus capacidades y permitiendo un alto rendimiento mental.


Sin embargo, las propiedades del té van más allá. Es altamente digestivo, ayudando al sistema en la eliminación de toxinas así como en la hidratación. Además, contiene antioxidantes, vitaminas y ayuda en el desarrollo y control de enfermedades cardiovasculares.



Por lo tanto, el té es una alterativa al café a la hora de ingerir algo entre horas. A ello se suman los diversos tipos de tés, con sabores y aromas variados, que se pueden utilizar tanto para tomar como infusión como para cocinar. De hecho, desde tiendas especializadas como Aromas de té se ha señalado el aumento de ventas desde el comienzo del confinamiento.


Té negro

Debido a sus sabores dulces y concentrados, el té negro es uno de los más populares. Se puede beber solo o con leche, ya que sus ingredientes incluyen chocolate, vainilla, caramelo y todo tipo de sustancias dulces que lo hacen ideal para ingerir en el desayuno o la merienda.


Sin embargo, existen muchos tipos de té negro. Limón, regaliz o cúrcuma son solo algunos de los sabores que pueden utilizarse para cocinar. Y es que, aunque en España no sea tan conocida esta faceta del té, en China es común recurrir al mismo a la hora de realizar guisos y aportar sabor a los alimentos. Concretamente, el té negro es idóneo para condimentar carnes con sabores fuertes, como cordero o ternera, ya que permite evitar recurrir a sal y especias.


Té rojo

El té rojo es otro de los más populares en nuestro país. Al igual que el té negro, este tipo de té se caracteriza por un sabor dulce, aunque más cítrico. Por ello, el té rojo más conocido en todo el mundo es el de frutos rojos. Sin embargo, existe una amplia variedad de té rojo: aloe vera, chocolate, vainilla... La diferencia fundamental con respeto al té negro es la fermentación de la hoja.


A la hora de cocinar platos con té rojo, preparar galletas o pasteles con este ingrediente dota a los platos del toque cítrico que necesitan.


Té verde

Junto al té negro, el té verde es el más consumido debido a su gran cantidad de propiedades adelgazantes, astringentes o estimulantes. De hecho, es muy común que los dietistas lo recomienden para consumir entre horas, ya que es un buen modo de mantenerse activo e hidratado.


Podemos encontrar té verde de sabores diversos, como aloe vera, algas o flor de azahar. Por ello, en la cocina China se utiliza para preparar salsas con legumbres, verduras o setas.


Té blanco

Desde hace milenios, la medicina tradicional china ha recurrido al té blanco por sus propiedades relajantes. Y es que el té blanco se diferencia de los anteriores en su elaboración, pues las «yemas» que se utilizan como ingrediente se dejan marchitar al sol hasta que su color es blanquecino. Como consecuencia, durante cientos de años ingerir este té era símbolo de poder.


En la actualidad, el té blanco se puede encontrar en todas las tiendas de té del mundo. Sus ingredientes lo dotan de un sabor dulce, muy similar al té negro. Sin embargo, su principal característica reside en la intensidad del sabor. El té blanco es de sabor suave y afrutado, por lo que es perfecto para aquellos que quieren probar con el té sin atreverse con sabores intesos. En la cocina, el té blanco es habitual para cocinar carnes suaves, como pollo.


Rooibos

Pese a la popularidad de otros tipos de tés, el rooibos es uno de los más solicitados en las cafeterías. La principal razón es su carencia de teína o cafeína, lo que lo convierte en una infusión perfecta a la que recurrir a partir de media tarde. Además, el rooibos tiene numerosas propiedades, como calcio, magnesio, potasio o fitoquímicos para prevenir el envejecimiento.


A diferencia de los tés anteriores, podemos encontrar rooibos rojo y verde, diferenciados por el color que han adquirido las hojas durante el proceso de oxidación. Pero, al igual que en los casos anteriores, los sabores son muy variados: chocolate, frutos rojos, jengibre y limón... Precisamente por ello, el rooibos se utiliza para la realización de bizcochos.

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Espacio cedido por Agrodiario