Ciencia

Hallan un nuevo ingrediente apto para la elaboración de productos sin azúcar

viernes, 15 de mayo de 2020

Villamiel Pectina Azu00facar (Foto UAM)

Un equipo del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) ha logrado utilizar subproductos del girasol como fuentes de pectinas, unos polisacáridos con múltiples aplicaciones en la industria alimentaria, para dar con un nuevo ingrediente apto para la elaboración de productos sin azúcar.


En la industria alimentaria la pectina se reconoce como “un aditivo seguro” (E-440) y sin límite de ingesta, por lo que el interés sobre ese elemento se ha incrementado "notablemente" en los últimos años, llegándose a extender su uso a la industria médica, farmacéutica y cosmética, según recoge la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).


Ahora, investigadores del CIAL, centro mixto de la Autónoma madrileña y el CSIC, han logrado obtener pectinas a partir de "capítulos de girasol que son residuos de la industria elaboradora de aceite y habitualmente se abandonan en los campos, lo que constituye un problema medioambiental".


Estas pectinas, al ser de "bajo metoxilo, son capaces de formar geles con baja o nula cantidad de azúcar".


De acuerdo con profesionales de la salud, la ingesta de esta fibra soluble también puede reforzar el sistema inmunitario y reducir la cantidad de glucosa y colesterol en sangre.


Se estima que, a nivel mundial, el consumo anual de este polisacárido asciende a los 45 millones de kilogramos, ya que se emplea como espesante, estabilizante y gelificante, apenas es digerible y llega al colon para ser fermentada por la microbiota intestinal, cuyos productos del metabolismo evitan la proliferación de bacterias patógenas, añade la UAM.


La producción de pectina se llevó a cabo en una planta piloto, realizando su extracción en condiciones suaves (72 grados centígrados, 194 min) con citrato sódico (0,74%), que es un agente extractante de grado alimentario. Los rendimientos obtenidos (10%) fueron aceptables y semejantes a los de algunas fuentes de pectina tradicional.


Los resultados de los investigadores, descritos en la revista internacional ‘Food Chemistry’, aportan información “relevante” para la “revalorización” de subproductos de la industria agroalimentaria, y para la “producción sostenible” de ingredientes con múltiples aplicaciones tecnológicas y bioactivas. 

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Publicidad