Regadíos y Abastecimientos

Asaja Alicante pide la dimisión de la ministra por el nuevo "tijeretazo" al trasvase, que "aboca a la ruina a los agricultores en plena pandemia"

jueves, 29 de octubre de 2020

Img 8927 1024x682



Asaja Alicante considera que la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, debe dimitar por el "nuevo tijeretazo" sufrido por el trasvase Tajo-Segura al autorizar un envío de agua de 13 hm3 en lugar de los 20 hm3 propuestos por la Comisión Central de Explotación, el máximo legal previsto para el nivel 3 de reservas (de situación hidrológica excepcional) en el que nos encontramos actualmente.


En este sentido, la organización profesional agraria critica el "ensañamiento" con el que la ministra "trata al trasvase Tajo-Segura y, por ende, a los agricultores del Levante, que además de estar teniendo que lidiar con la propuesta de aumentar los caudales ecológicos del Tajo, que pondrá en jaque la viabilidad del acueducto ya que reducirá un 20% los volúmenes trasvasables, han recibido un nuevo desplante con esta decisión del Ministerio sobre el envío correspondiente a octubre".


Para Asaja Alicante, se trata de un "nuevo ataque frontal desde el Miteco al trasvase Tajo-Segura y a los agricultores y territorios del Levante que dependen de él".

 

Es por ello que desde la organización provincial de los agricultores y ganaderos solicitan la dimisión 'de facto' de "una ministra que con esta actitud irresponsable, unilateral y partidista va a abocar a la ruina a uno de los pocos sectores que en plena pandemia siguen en pie y, lo más importante, está mantenido intacto el abastecimiento alimentario de la población con excelente regularidad y sin ningún tipo de desabastecimiento".

 

"Resulta ilógico estas intenciones viscerales de exterminar de cualquier manera y a cualquier precio el entramado agrícola y agroalimentario del sureste español con acciones como la reducción de transferencias de forma unilateral, incluso desoyendo el consejo de su propio Comité de Expertos, perjudicando a un sector que en plena pandemia ha sido declarado como esencial e insustituible y que en las semanas más duras de confinamiento dio, y lo sigue haciendo, el 200%, poniéndose en riesgo para seguir produciendo alimentos para la población española y europea", añade.


Igualmente, recordaron que Ribera "nos tiene además en constante amenaza con temas como el incremento de los caudales ecológicos del Tajo". "Otra artimaña más para acabar con el acueducto de manera sigilosa y por la vía de su inutilización", alertó el presidente de Asaja Alicante, Eladio Aniorte.

 

Para Aniorte, "en estos momentos difíciles que estamos soportando todos los ciudadanos, con el cierre de empresas, ascenso del paro a niveles históricos, caída del turismo, la hostelería, restauración y otros sectores productivos, no podemos permitir que una persona, por mucho cargo político que tenga, aniquile una de las pocas actividades económicas que generan empleo y, en lugar de apoyarla y animarnos a tirar hacia adelante, quiera hundirnos en la miseria".  

 

Por su parte, el presidente de Asaja Orihuela, José Vicente Andreu, afirmó que "es prácticamente un delito, y más en la dificilísima situación social y económica en la que nos encontramos, arruinar uno de los pocos sectores que en estos momentos funcionan en nuestro país y lo están manteniendo".


A su juicio, la ministra debe "quitarse de una vez la careta de que lo que busca es reducir hectómetros para asegurar la regularidad a los desembalses, porque si con más de 600 hectómetros en los embalses de cabecera no tiene la voluntad de darnos 12 para producir las frutas y hortalizas frescas que estamos suministrando a la población, es porque su intención real es acabar de lleno con la agricultura de esta zona". 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD