Aceite

COAG-Jaén apuesta por seguir las movilizaciones para alcanzar mejoras en el sector cuando la crisis sanitaria lo permita

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Campo de olivos olivar (Foto Universidad Córdoba archivo)


La organización agraria COAG-Jaén apuesta por seguir las movilizaciones cuando la crisis sanitaria lo permita para conseguir las reformas estructurales que han quedado paralizadas tras la llegada de la covid-19.


Así lo pone de manifiesto la organización en un balance del año agrario y ganadero en la provincia de Jaén, que comenzó "con una movilización sin precedentes y que tuvo su origen en la provincia de Jaén y el sector del olivar ante la crisis de precios y la necesidad de reformas estructurales que le den estabilidad, y que después se extendió a toda España y la agricultura en general".

A raíz de esas movilizaciones se produjo, según aseguran en un comunicado, una reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria, una de las reivindicaciones de las movilizaciones, que, sin embargo, aseguran que necesita que sea aplicada por parte del Estado.

De hecho, Juan Luís Ávila, responsable del olivar de COAG Andalucía y secretario general de COAG Jaén, ha denunciado durante el año coacciones a cooperativas para que vendan por debajo de costes.

"Prácticas mafiosas para intentar sortear la reforma de la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria que obliga a pagar por encima de costes a los agricultores".

Asimismo, aseguran que durante el primer estado de alarma y el confinamiento los agricultores han sido trabajando para poder abastecer los mercados a pesar de las circunstancias e incluso han colaborado en la desinfección de los municipios, y en el caso de los ganaderos han donado carne de cordero para residencias y hospitales.

En lo que se refiere el sector del olivar, destacan la falta de lluvia de los últimos meses que ha afectado especialmente a los secanos los que hacía prever una reducción de la cantidad de la aceituna y por otro, que esa misma falta de agua, obligaba a finales del mes de noviembre a paralizar la recogida de la aceituna en algunos tajos al obtener rendimientos muy bajos.

La recolección se había adelantado este año en al menos quince días, por la climatología y por las condiciones sanitarias exigidas por el coronavirus, sin embargo, en algunas zonas de secanos y en regadíos muy abundantes, después de comenzar la recogida tuvieron que paralizar el trabajo por rendimientos de alrededor de un 13-14 %, muy por debajo de lo normal, para esta fecha (17-19 %).

Esta pérdida de aceite puede ocasionar que las buenas previsiones que se barajaban para Jaén de 670.000 toneladas de aceite y 3.095.000 toneladas de aceituna, un 69 % más que en la anterior campaña 2019/2020 y un 34,2 % más que la media de las últimas cinco campañas, se reduzcan.

En cuanto a los precios, en los últimos meses se está registrando una lenta subida de precios consiguiendo remontar los dos euros, pero sin llegar a alcanzar los costes de producción.

Según el Pool Red, esta última semana el precio medio estaba a 2.39 euros, el virgen extra a 2,54 euros, mientras que el aceite de oliva se situaba a 2,17 euros y el lampante a 1,87 euros.

La situación sanitaria y el protocolo para evitar rebrotes de casos de la COVID-19, es otro de los grandes condicionantes e incertidumbres que están marcando la campaña de este año. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD