EN NOMBRE PROPIO

Elola (InLac): "Necesitamos que el consumidor otorgue el valor adecuado a los productos lácteos, optando por ellos como una fuente de nutrientes esenciales"

viernes, 9 de abril de 2021


IGNACIO ELOLA ZARAGu00dcETA INLAC


La Organización Interprofesional Láctea (InLac)  tiene como objetivo el representar los intereses comunes de la cadena del sector lácteo de vaca, oveja y cabra. En Agrodiario hemos entrevistado a su presidente, Ignacio Elola Zaragüeta, quien nos ha contado la situación actual del sector y su importancia en la cadena alimentaria, entre otras cuestiones, en nuestra sección 'En nombre propio'...


¿Qué es la Organización Interprofesional Láctea (InLac)? ¿Cuántos asociados forman InLac?


INLAC es la organización interprofesional que engloba a todo el sector lácteo de España (Cooperativas Agro-Alimentarias de España, FENIL, ASAJA, COAG y UPA). Somos un instrumento fundamental de interlocución y vertebración entre los agentes de la cadena láctea y un foro estable de colaboración entre sus miembros, respetando los ámbitos de actuación propios de las organizaciones que la componen. Entre nuestras actividades, destacaría un amplio abanico de líneas de trabajo en torno a la promoción de los lácteos, la vertebración sectorial, el fomento de la I+D+i y un largo etcétera. Todo, encaminado a defender el producto y garantizar la sostenibilidad económica y social de este sector estratégico para el país y esencial para asegurar el abastecimiento de alimentos a los consumidores.


¿Cuántos empleos genera este sector en España?


La cadena de producción, transformación y comercialización del sector lácteo factura en torno a 13.000 millones de euros al año y genera más de 60.000 empleos directos. Las industrias lácteas suponen más de 9.500 millones de euros al año de volumen de negocio y emplean a más de 30.000 personas mientras que, alrededor de 21.700 ganaderos realizan entregas de leche de forma estable.


Pero más allá de las cifras, el sector lácteo forma parte de nuestra cultura y raíces como país, siendo un motor de la economía rural y un agente esencial para luchar contra la España vaciada.


En la actualidad, ¿cuáles son los principales retos que afronta el sector?


Tenemos múltiples retos en un panorama tan cambiante y repleto de incertidumbres. Pero creo que el principal es lograr revertir la destrucción de valor que se lleva produciendo en la cadena en los últimos años. Ganaderos e industria vemos como nuestros costes no han parado de subir, mientras que la distribución ha bajado de manera continuada el PVP de los productos lácteos en el líneal. Una situación agravada desde el inicio del año que amenaza seriamente la viabilidad del sector si continua en la misma senda. No se puede construir el valor de la cadena comenzado por el final.


Por otro lado, necesitamos que el consumidor otorgue el valor adecuado a los productos lácteos, optando por ellos como una fuente de nutrientes esenciales. Y debemos realizar un esfuerzo en el conjunto de la cadena por avanzar en sostenibilidad y bienestar animal con el objetivo de contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU en 2030.


¿Cómo está afectando la crisis sanitaria mundial a la producción e industria láctea?


En este punto, querría poner en valor el innegable esfuerzo que han realizado todos los ganaderos y sus cooperativas así como de los fabricantes para garantizar que los lácteos lleguen con regularidad a los supermercados, pese a las circunstancias adversas que vivimos hace un año.


El impacto ha sido desigual en función del producto y de cuál es el canal de comercialización. Mientras que vimos un incremento del consumo dentro del hogar, que ha favorecido a categorías como la leche, la mantequilla o quesos para cocinar, el lado muy negativo lo vemos en el canal de hostelería, donde especialmente la venta de quesos y leche se ha desplomado.


En este sentido, una de las quejas de los productores y la industria durante la pandemia ha sido la entrada de quesos de otros países de la UE a bajo precio. ¿Qué soluciones existen para este problema?


No solo durante la pandemia, sino desde hace ya varios años. Mientras que en España no entran cisternas de leche que distorsionen el mercado, sí lo hacen miles de toneladas de quesos en barra de bajo valor añadido, procedentes de excedentes de producción de países del centro y norte de Europa. Tanto para ganaderos como para los fabricantes, es muy difícil competir con dichos productos, que son el resultado de dar una salida a la leche sobrante en determinados países en un formato fácil y rápidamente exportable.


Para luchar contra ello es necesario contar con el apoyo del consumidor para que opte por los quesos españoles y aquellos que realmente tienen valor. Desde INLAC estamos incidiendo en la necesaria promoción de nuestra amplia variedad de quesos nacionales, caracterizados por sus altos estándares de calidad y seguridad alimentaria, y con valores nutricionales muy interesantes para la población. En este sentido tenemos que poner en valor nuestros quesos y esto es, entre otras cosas, lo que estamos haciendo a través de la campaña “Quesea”, dando a conocer esas grandes joyas del lineal en los principales supermercados e hipermercados del país.


En cuánto a las importaciones y exportaciones de lácteos, ¿qué balance se puede hacer a día de hoy?


En 2019 observamos una significativa mejoría en el comportamiento general del comercio exterior del sector lácteo español, consecuencia principalmente del importante crecimiento de las exportaciones sectoriales, tanto en volumen como en valor. Las exportaciones totales de lácteos españoles sumaron 1.129,6 millones de euros, el 4,5 % más que en 2018 y un 27,7 % superior respecto a 2014. Pendiente de cifras oficiales, prevemos que en 2020 se hayan producido importantes descensos, especialmente en queso manchego debido a los aranceles impuestos por EE.UU. sobre los productos españoles y que supuso un importante golpe para todo el sector.


El mercado de la leche de cabra sigue afianzándose después de superar los peores meses de la pandemia de Covid-19, con descensos muy significativos en el precio que se produjeron durante la pasada primavera. ¿Es posible que se produzcan algunos movimientos ya a la baja, debido al aumento estacional de la producción durante la primavera?


La situación del sector no es fácil, ni para los ganaderos ni para las industrias, que temen por su viabilidad. Se han disparado los costes laborales, de la electricidad, en prevención sanitaria durante la pandemia y en general todos los insumos para ganaderos y fabricantes, a lo que se suman otros factores adversos como el cierre de miles de hoteles y restaurantes y el colapso del turismo -un canal muy importante para las ventas de queso de cabra- o los aranceles impuestos al queso por la anterior Administración Trump, en EE.UU, aunque finalmente revocados de forma provisional hace unas semanas.


El sector caprino de leche es un motor de la economía y empleo de las zonas rurales y un factor esencial para luchar contra la “España Vaciada”. Nuestro país es una potencia europea con alrededor de 4.900 ganaderos y más de 468.645 toneladas de leche de cabra al año. Un segmento clave, además, para comunidades autónomas como Andalucía, Castilla La Mancha, Murcia, Extremadura o Canarias, entre otras. Somos el segundo productor europeo tras Francia y tenemos la cabaña más importante después de Grecia.


Otro de los aspectos que está preocupando al sector en los últimos tiempos es el consumo de lácteos en España, ¿cuál es la situación actual? ¿qué acciones llevan a cabo para mejorar los índices de consumo?


Afortunadamente parece que el descenso de consumo, especialmente de leche, que se vino produciendo desde 2010 se ha frenado, gracias a que los consumidores vuelven a incluir la leche en su dieta como un alimento con una alta densidad nutricional. Desde INLAC hemos ayudado a apuntalar la tendencia positiva del consumo en hogares con nuestras campañas de información como “3alDia”, “Súmate a la Generación Láctea” o “Teléfono Lácteo”, por poner algunos ejemplos. Creo que nuestras acciones de divulgación han sido decisivas para apoyar el consumo.


¿Qué papel juegan las bebidas vegetales en esta caída del consumo?


Las bebidas vegetales han aumentado sus  ventas en los últimos años. En nuestro caso, tratamos de informar a los consumidores que estos productos no son lácteos (ni se pueden denominar como tales) ni tienen las mismas características nutricionales. Por tanto, nunca serán productos sustitutivos de la leche. Con esto hay mucha confusión en el consumidor y desinformación que tratamos de contrarrestar con información veraz y recurriendo a las evidencias científicas que muestran, por ejemplo, los beneficios para nuestra salud de tomar al menos tres lácteos al día, entre leche, yogur y queso.


En su opinión, ¿se están cumpliendo las directrices que recoge la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria?


La ley de la cadena de alimentaria debe ser un compromiso para todos los operadores de la cadena, como su propio nombre indica. En el sector queremos un desarrollo real del marco normativo que implique, sobre todo, mayores compromisos de la distribución comercial con el sector lácteo. Necesitamos una cadena que genere valor para todos los profesionales, tanto ganaderos como fabricantes. Y no podemos aceptar que la presión de la gran distribución y sus guerras de precios la terminen pagando los productores de leche o los fabricantes de productos lácteos. Si se destruye valor, tenemos un problema todos y me atrevería decir, que también la distribución. Nos duele ver, por ejemplo, que la leche se utilice como producto reclamo. Se banaliza un alimento de gran valor nutricional y se impide una remuneración justa para el sector lácteo. Desde INLAC hemos solicitado una reunión urgente al Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, para que medie en esta situación.


El sector lácteo está también comprometido con la sostenibilidad y el medio ambiente. ¿Qué acciones están llevando a cabo al respecto?


Tanto ganaderos como fabricantes llevamos años dando ejemplo de nuestra apuesta por la sostenibilidad y el medio ambiente. Recordemos que hoy contamos con envases más sostenibles y avances importantes en economía circular, reducción en el uso de insumos, búsqueda de desperdicio cero e introducción de energías renovables. En este sentido, puedo decir que las industrias son actualmente muy eficientes. En las granjas, los ganaderos están introduciendo mejoras que conducen a una menor huella de carbono. Estamos absolutamente comprometidos con la Estrategia “Green Deal” de la Unión Europea, con las medidas de una PAC cada vez más “verde” y con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). En los próximos años queremos dar avances históricos en el campo de la sostenibilidad y el medio ambiente.


Por último, ¿considera que existe una desinformación del sector por parte del consumidor? ¿Por qué?


Creo que debemos trabajar en mejorar la información al consumidor porque no existe un conocimiento muy amplio sobre todo lo que hay detrás de un litro de leche, un yogur o un trozo de queso. Un enorme entramado empresarial y social que vertebra el territorio, mantiene el tejido rural, lucha contra la España Vaciada y crea riqueza y empleo. El sector lácteo es estratégico para la sociedad y así debe ser entendido. Y también para preservar el medio ambiente y nuestros pueblos vivos. Desde INLAC vamos a seguir comunicando a la sociedad estos valores porque ganaderos, fabricantes y consumidores debemos estar más cerca. Porque todos somos imprescindibles.


EN NOMBRE PROPIO


Un libro....Cien Años de Soledad

Una película...Cinema Paradiso

Un color...Azul

Un animal...Caballo

Una afición…Mountain Bike

Un deseo...Que el mundo que dejemos a nuestros hijos sea mejor que el que recibimos

Un día de la semana...Viernes

Una estación del año...Otoño

Una comida...Arroz caldoso

Un destino....San Sebastián

Un refrán...Quien bien hace, para sí hace


PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD