Fitosanitarios, biotecnología, semillas y piensos

La pandemia dispara la inversión privada en biotecnología hasta los 150 millones

jueves, 3 de junio de 2021


Biotecnología insectoBIO (Foto Junta de Andalucía)


La inversión privada en el sector de la biotecnología superó los 150 millones de euros en 2020, un 50% más que lo invertido en 2019 (103 millones de euros), datos que confirman la creciente consolidación del sector que cada vez capta más financiación internacional.


De hecho, en unos 100 millones de euros del volumen de inversión privada en 2020, hubo participación de fondos internacionales, una señal de la "fortaleza" y la "madurez" de la industria 'biotech' española, ha destacado hoy el director general de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), Ion Arocena.


Además, el crecimiento del sector ha venido acompañado de una década de consolidación del capital riesgo que ha invertido más de 740 millones en empresas biotecnológicas españolas.


Pero mientras que la inversión privada no ha parado de crecer en los últimos años, la financiación pública ni siquiera ha alcanzado los valores de hace una década (2010), cuando las ayudas públicas eran el doble que ahora, unas cifras que "no se corresponden con el potencial económico de nuestro país", ha lamentado Arocena.


En su opinión, el impulso de la biotecnología en España -que suma unas 800 empresas- pasa por aumentar la colaboración público-privada, porque aunque este sector es "global, con proyectos y financiación internacional" necesita tener un "tejido adecuado" en el que sustentarse y en ese aspecto las administraciones públicas y el Gobierno son esenciales.


Arocena ha hecho estas afirmaciones en la presentación de BIOSPAIN 2021, un evento que se celebrará en Pamplona entre el 27 de septiembre y el 1 de octubre, y al que asistirán más de 1.500 profesionales del sector nacionales e internacionales para presentar nuevos proyectos y captar financiación.


En la presentación del congreso han participado también María Eugenia Lecumberri, directora de inversiones de Sodena, Sociedad de Desarrollo de Navarra, y Raúl Martín-Ruiz, de la gestora Ysios Capital, quienes han subrayado el potencial del sector biotecnológico.


Lecumberri ha advertido de que la colaboración público-privada es "obligada" en este sector que está "desatendido" en financiación y que, sin embargo, con una "apuesta firme" por parte del sector público no solo genera beneficios para las empresas, sino que también tiene un gran impacto socioeconómico para la región.


"Desde hace años ya, el Gobierno de Navarra vio que la biotecnología tenía recorrido y desde entonces Sodena ha apoyado las inversiones en una veintena de empresas locales que han logrado multiplicar por tres sus ventas y que generan más de un millar de puestos de trabajo. Ese es el impacto socioeconómico de invertir en biotech", ha explicado.


"Esa misma colaboración público-privada que funciona en Navarra debería funcionar a nivel estatal y hacer de este sector un sector de impacto", según Lecumberri.


En la misma línea, Martín-Ruiz ha dicho que la biotecnología se percibe como "un sector de riesgo científico, clínico, regulatorio y financiero" pero si esos riesgos se identifican antes y se toman las decisiones adecuadas, el retorno es doble: financiero y social.


Además, aunque la pandemia ha disparado las inversiones en biotecnología y ha demostrado la importancia de la ciencia y la innovación, "no todo es covid", ha dicho Arocena, porque la biotecnología también trata de dar respuesta a retos como la producción agraria, la emergencia climática o la inmunoterapia, "unas necesidades que están ahí" y que forman parte del Plan de Recuperación del Gobierno. 

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

ESTUDIO

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD