Fitosanitarios, plásticos y maquinaria

Los bancos comunitarios de semillas llevan a los agricultores a compartir beneficios

jueves, 21 de febrero de 2019


Bancos de Semillas Comunitarios (Foto FAO)


Los bancos comunitarios de semillas sirven de plataformas para que los agricultores de todo el mundo compartan conocimientos y beneficios económicos, apuntaron hoy en Roma distintos expertos y activistas.


Regine Andersen, especialista del Instituto noruego Fridtjof Nansen, expuso en un acto algunos de los proyectos financiados por su país y centrados en los bancos de semillas de comunidades locales, que permiten "compartir conocimientos tradicionales, beneficios y tomas de decisión".


En Nepal fueron analizados diez de esos bancos, que surgieron después de que muchas variedades de semillas nativas desaparecieran tras la introducción del riego y cultivos híbridos.


Allí las comunidades han producido toneladas de semillas de arroz, frutas, verduras y tubérculos que, según Andersen, han mejorado la nutrición en los hogares y ayudado a generar un capital que luego se reparten en forma de microcréditos.


En Etiopía también se han puesto en marcha 13 iniciativas comunitarias con el objetivo de adaptarse al cambio climático y ocupar el "vacío" que existía entre los bancos de semillas nacionales y los agricultores, según la experta.


La representante de las Iniciativas regionales del Sudeste Asiático para el empoderamiento de la comunidad (Searice) Normita Ignacio destacó que ese enfoque "participativo" ayuda a mejorar las variedades "comenzando por lo que ya hay en el terreno".


"La mejor forma de proteger la diversidad es conservarla y continuar usándola", aseguró Ignacio, que reivindicó el derecho de los agricultores a almacenar, intercambiar y emplear las semillas, así como a expresar sus intereses en el ámbito político, aunque "no siempre tengan éxito".


El activista de la Red de semillas rurales de Italia Riccardo Bocci afirmó que en su caso se han beneficiado de un programa nacional para implementar el conocido como tratado internacional de las semillas, en vigor desde 2004 con el fin de facilitar el acceso de los productores a esos recursos básicos para la alimentación.


Bocci detalló que han firmado acuerdos específicos de bancos de semillas públicos, apoyan a las autoridades en las negociaciones internacionales y promueven la diversificación de cultivos.


Además, están aliados con otras diez organizaciones no gubernamentales en Europa, donde se han contabilizado casi 80 experiencias de bancos comunitarios, considerados como una de las opciones para realizar los derechos de los agricultores a nivel mundial.


Estos derechos se refieren, según el tratado internacional, a la protección del conocimiento tradicional relevante para la alimentación, la participación en los beneficios que se deriven del uso de plantas en la agricultura y la inclusión en la toma de decisiones relacionadas con la conservación y el uso sostenible de esos recursos. 

PUBLICIDAD

MÁS NOTICIAS

PUBLICIDAD

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Publicidad